sábado, 18 de octubre de 2008

La calle

María Cristina Garay Andrade (desde Argentina, especial para ARGENPRESS CULTURAL)

En esta calle umbrosa de mi fantasía,
Nostálgica y gris la lluvia entristecía,
Siluetando las sombras de nuestros cuerpos,
Voy caminando solitaria recogiendo mis recuerdos.

Traje azul vestía tu varonil figura,
Sosteniendo con tus tibias manos mi cintura,
En un dulce beso comprometido de los dos,
Sonó el eco lejano entrecortado de tu voz.

Que penumbras hoy el tiempo resplandece,
De eterna juventud que al corazón estremece,
La belleza del amor temprano y apasionado
Primaveras vehementes que vivimos en el pasado.

Cuando a lo lejos escucho esta melodía,
Veo que ya nada queda sólo mi melancolía,
En mi memoria tu nombre se pierde en la lejanía
Como fantasma que desaparece lentamente en su agonía.

Estas cenizas atizadas que fueron fuego,
Se esparcen en el aire por la calle haciendo duelo,
El dolor se calma apaciguado por el ruego,
Y el olvido abatido no puede resignarse al desapego.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.