sábado, 6 de diciembre de 2008

La candidez de Lady

Romilda Bernarda Leiva (desde Argentina. Especial para ARGENPRESS CULTURAL)

- ¿Has comido esperma?- le pregunta Lady a Alejandro.

Las preguntas que, ahora, ella formulaba, eran distintas a las que solía hacerle antes de empezar con sus lecturas y estudios; cuando era una encantadora mujer pero rústicamente instruida.

Pero esta vez….

- ¡Alejandro! ¿Qué me contestas? ¿Has comido alguna vez esperma?

Tratando de superar la sorpresa por la inusitada pregunta, Alejandro se auto-exigió paciencia y, contando hasta diez, le dijo:

- Vamos a ver. Para contestar tu curiosa pregunta, yo tengo que preguntarte primero a ti. ¿Sabes lo que es el esperma?

- Si, amor mío, lo sé.

- ¿Y me lo puedes decir?

- Es algo muy rico y valioso para la gente que viaja en barcos, por lo general barcos de cazadores de ballenas. Se lo sacan a ellas en cantidades y lo guardan en toneles para luego comerlo como grasa, cocinarlo en comidas y hasta sólo untado en el pan.

- ¡Ah, bueno!

- ¡Pero pones cara de sorprendido! Quizás me he explicado mal. Mejor te lo leo, está en el libro Moby Dick de Herman Melville que tú me regalaste:

“Cuando se decapita la ballena, el instrumento de quien hace la operación, se hunde muy cerca del lugar donde, después, se abrirá una entrada al depósito de esperma; por lo tanto, hay que poner muchísima atención para que un corte descuidado e intempestivo, no invada el santuario y deje que se pierda su inapreciable contenido. Así como el de Heidelberg estaba lleno de los más excelentes vinos de los valles renanos, el tonel de la ballena contiene el más precioso aceite de todas sus vendimias: es el valioso esperma, en estado absolutamente puro, límpido y odorífero. Esta inestable sustancia, aunque es perfectamente líquida mientras la ballena está viva, después de expuesta al aire, muerto “el animal, se solidifica enseguida y forma hermosos ramales cristalinos, “como la primera y delicada capa de sutil hielo que se forma en el agua. Una ballena grande, por lo común, suministra unos quinientos galones de esperma”.

- Ahora entiendo.

- Si, entiendes porque antes no me supe explicar.

- No mi amor, no es eso. El esperma es el fluido líquido que tiene el hombre para fecundar a la mujer y el animal macho para fecundar al animal hembra. Por lo general, es un término que sólo se emplea a nivel médico y no en una conversación común. Quizás para ti, ha sido un término nuevo y la confusión proviene que, al decir ballena, pareciera exclusivamente género femenino. Es la ballena hembra y la ballena macho. Se suele decir también balleno.

El rubor en las mejillas de Lady, corroboraron que recién, en ese momento, entendió el significado de la palabra esperma.

Se cobijó en sus brazos escondiendo el rostro.

Él la apretó contra sí y le besó los cabellos.

Al cabo de unos minutos, Lady le comentó:

- ¿Y sabes? Herman Melville era un admirador de Nathaniel Hawthorne, el escritor que aún no he podido leer.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.