sábado, 7 de febrero de 2009

Algo de música: Concierto Brandeburgués Nº 5, de Juan Sebastián Bach


ARGENPRESS

"Hace dos años tuve la buena fortuna de tocar ante Vuestra Alteza Real por Vuestra Orden, y percibí en ese momento que Vuestra Alteza demostraba cierto placer ante el pequeño talento musical que el cielo me ha concedido. Cuando me despedí, Vuestra Alteza Real me hizo el gran honor de pedirme que le enviara algunas piezas de mi propia composición: por lo tanto, y de acuerdo con el gracioso pedido de Vuestra Alteza, me he tomado la libertad de cumplir con mi muy humilde deber ante Vuestra Alteza Real con estos conciertos, que he orquestado para varios instrumentos.

Ruego muy humildemente a Vuestra Alteza que no juzgue su imperfección con el rigor del fino y delicado gusto por las piezas musicales por el que es universalmente conocida Vuestra Alteza, sino que infiera de ellos, en benigna consideración, el profundo respeto y la más humilde obediencia que con ello intento demostrar a Vuestra Alteza.

Además, Señor, ruego con toda humildad que Vuestra Alteza Real siga teniendo la bondad de tenerme en su beneplácito y que sepa que no hay nada más caro a mi corazón que el poder servirle en ocasiones más dignas de Vuestra Alteza y de su servicio.

Con todo fervor, Señor, quedo a los pies de Vuestra Alteza Real como su más humilde y obediente servidor, Johann Sebastian Bach."

Con estas reverencias palabras Juan Sebastián Bach (1685-1750) le hacía llegar a Christian Ludwig, margrave de Brandeburgo, la colección de seis conciertos de música de cámara para distintos instrumentos que posteriormente serían conocidos como “Conciertos Brandeburgueses”.

Ironías del destino: el margrave desestimó el envió y nunca siquiera hizo interpretar en público estos conciertos. Años después, recuperados del olvido, pasaron a ser de las obras más célebres del compositor alemán, y una muestra de las piezas más hermosas que se han escrito en la música barroca.

Presentamos hoy aquí el Número 5, en re mayor, para flauta traversa, dos violines, viola, violonchelo, bajo continuo y clave (que juega el papel de solista), con sus tres movimientos: allegro, affettuoso y allegro. Interpreta la orquesta Philharmonia Slavonica, bajo la dirección de Rudolf Pribil.







Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.