sábado, 25 de abril de 2009

Algo de música: Louis Armstrong


ARGENPRESS

“El Reverendo Satchelmouth es el principio y final de la música en América”. Eso dijo Bing Crosby y cuánta razón tenía porque Armstrong es la figura más importante en la música popular del siglo XX. Si hay un artista que no estuviera directamente influido por sus impresionantes improvisaciones, y más importante, su fraseo, es que estaba influido por otro que lo estaba. Armstrong hizo más con el tempo, los matices y la personalidad que todas las formaciones musicales juntas. Pero olvidando la influencia que tuvo sobre los demás, su música llena de alegría y encanto a cualquiera que la escucha. Seguro que en el cielo se escucha Louis Armstrong.
Luis Morganti


Louis Armstrong (1901-1971), también conocido como “Satchmo”, fue uno de los más destacados trompetistas y cantantes de de jazz de Estados Unidos. Se trata de una de las figuras más carismáticas e innovadoras de la historia del jazz y, seguramente, su músico más popular. Gracias a su gran talento musical y a su brillante personalidad, transformó el jazz desde su condición inicial de música de baile en una forma de arte popular, llevándolo a conquistar fama internacional. Aunque en el arranque de su carrera cimentó su fama sobre todo como cornetista y trompetista, más adelante sería su condición de vocalista la que le consagraría como una figura internacionalmente reconocida y de enorme influencia para el canto jazzístico, con una voz ronca inconfundible y que le daba un toque tan especial a sus interpretaciones.

La influencia de Armstrong en el desarrollo del jazz es virtualmente inabarcable. Incluso se puede decir que a causa de su desbordante personalidad, tanto como figura pública en sus últimos años como intérprete, su contribución como músico y cantante ha podido ser infravalorada.

Como trompetista virtuoso, Armstrong tenía un toque único y un extraordinario talento para la improvisación melódica. A través de su especial estilo interpretativo, la trompeta emergió como un instrumento solista en el jazz. Fue un magnífico acompañante y músico de grupo, aparte de sus extraordinarias cualidades como solista. A Armstrong se le considera el inventor de la esencia del canto jazzístico. Tenía una voz extraordinariamente peculiar, grave y rota, que desplegaba con gran destreza en sus improvisaciones, reforzando la letra y la melodía de una canción con propósitos expresivos. Fue también un gran experto en el scat, e incluso de acuerdo con algunas leyendas lo había llegado a inventar él durante su grabación de "Heebie Jeebies" al verse obligado a improvisar sílabas sin sentido al caérsele las partituras al suelo. Billie Hol
iday, Bing Crosby y Frank Sinatra son ejemplos de cantantes influenciados por él.

Armstrong apareció en más de una docena de películas de Hollywood, habitualmente de director de banda o como músico. Fue el primer afroamericano en protagonizar un espectáculo radiofónico de ámbito nacional en los años treinta. Realizó también apariciones televisivas, especialmente en los cincuenta y sesenta.

Aquí presentamos una pequeña muestra de su talento.





Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.