sábado, 25 de abril de 2009

Enfoque de China: Guerreros de Terracota serían en realidad sirvientes, dice experto


XINHUA

Un historiador y académico chino está refutando la interpretación moderna del ejército de terracota del Primer Emperador, afirmando que las figuras serían sirvientes y guardaespaldas, y no guerreros, como cree la mayoría de la gente.

"Las figuras de arcilla deben ser interpretadas como copias de los guardianes y sirvientes del emperador", dice Liu Jiusheng, profesor asociado de historia de la Universidad Normal de Shaanxi. "La forma en que están distribuidos en las fosas, con carrozas y caballos, es propia de grandiosas ceremonias con la presencia del emperador", sostiene.

Mucha gente cree que el ejército, de unos 2.200 años de antigüedad y sepultado alrededor del mausoleo del primer emperador de la dinastía Qin, ubicado a unos 35 kilómetros al este de la ciudad de Xi'an, tendría la "misión" de ayudar a éste a gobernar en el más allá. Tanto para el común de los chinos como de los extranjeros interesados en el tema, las figuras son conocidas como "los guerreros y caballos de terracota".

Liu, un experto en la historia Qin (221-207 a.C.), y quien ha venido estudiando el hallazgo durante más de 20 años, ha descartado esa hipótesis.

"Enterrar guerreros de terracota en mausoleos imperiales va en contra de las tradiciones chinas, tradicionalmente los chinos valoramos la paz en la vida que hay después de la muerte", dice.

En un artículo publicado este mes sobre sus investigaciones, Liu asegura que lo más probable es que las estatuas de arcilla hayan sido moldeadas a partir de funcionarios de la corte imperial, sirvientes y guardaespaldas, todos los cuales eran personas de un alto estatus social. "Hombres de origen humilde o soldados ordinarios no podrían haber llegado a estar tan cerca del emperador, ni siquiera en su mausoleo", argumenta.

El "ejército" fue sepultado cerca de la entrada principal del mausoleo, lugar que estaba vedado para la gente del común. Sólo los funcionarios de más alto nivel, los guardaespaldas y los servidores más cercanos del gobernante podían estar allí, continúa el experto.

La altura promedio de las figuras es de 1,90 metros, una talla muy superior a la de los chinos del pasado e incluso de los de hoy en día. "La gente común y corriente no era tan alta. Es probable que (los escultores) los hayan elaborado más altos (deliberadamente) con el fin de mostrar su estatus", sostiene.

El argumento de Liu no goza todavía de gran aceptación, pero ofrece un nuevo ángulo para estudiar a los terracotas, dice el profesor Duan Qingbo, un reconocido historiador de la Universidad de Noroeste, ubicada en Xi'an, capital de la septentrional provincia de Shaanxi.

"Han pasado 35 años desde cuando fueron descubiertos los guerreros de terracota y aún estamos explorando nuevas áreas y perspectivas (sobre ellos)", asegura Duan.

El ejército fue descubierto en el distrito de Lintong, cerca de Xi'an, en 1974 por unos campesinos que estaban cavando un pozo para obtener agua. Fueron halladas más de 1.000 figuras de tamaño natural, las cuales, de acuerdo con la explicación más difundida hasta hoy, representan una armada imperial de funcionarios, arqueros, músicos, caballos y carrozas. No hay dos figuras idénticas, cada una de las estatuas, de color arena, tiene una expresión facial y un peinado diferentes, por lo que se cree que los artesanos las moldearon tomando como base a seres humanos reales.

El hallazgo, que hace parte de la lista de patrimonio cultural de la humanidad de la UNESCO desde diciembre de 1987, ha convertido a Xi'an en una de las atracciones turísticas más importantes del país.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.