viernes, 12 de junio de 2009

Elegía por las ballenas varadas


Jorge Ángel Hernández (Especial para ARGENPRESS CULTURAL)

Ah, ballenas varadas en las costas,
impotentes al pie de su agonía,
anunciación del fin que nos espía
depredando el Planeta. Sus angostas,
rugidas madrugadas, son orgía
del usurero cruel de la noticia.
¡Cuántas bestias hermosas la codicia
subasta en su bazar! Nos queda un día,
una noche, un susto, un noticiero
de cavar en la tumba en que vivimos.
Morirán en las playas, y en las plagas
será campana su grito justiciero.
Ah, ballenas varadas que perdimos,
metáfora de Dios en nuestras llagas.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.