viernes, 10 de julio de 2009

Junto al mar con tu recuerdo


María Cristina Garay Andrade (Desde Buenos Aires, Argentina. Especial para ARGENPRESS CULTURAL)

Cae la tarde serena sobre el mar que esta tranquilo,
Templada la arena se cubre con olas de espuma aguamarina,
Al galope lento recorro la belleza del paisaje que perfilo,
Con la pasión de cabalgar por la playa desierta que me fascina...

El jadeo del animal se va sintiendo en movimientos rítmicos,
Jugueteando charcos al cruzar algunas olas presumidas,
se desdibujan salpicando cristales sus pisadas atrevidas,
en el anfiteatro perdurado en instantes bellamente místicos.

El muelle piernas abiertas con sus pies siempre en remojo,
observa a la pleamar pasar pasiva atento y de reojo,
una suave brisa cálidamente roza la orilla,
dejando ondulaciones de arena que me maravilla.

Mis brazos se convierten en alas aladas,
El viento pega fuerte en mi cara acalorada,
El alma se magnetiza con energía positiva,
Y la libertad preconiza su independencia permisiva,
De estar a solas en plenitud conmigo misma cautiva

El rumor del mar acompaña el galope acompasado,
Con el regreso del atardecer en el horizonte rojizo dibujado,
Paseo mi mirada en los últimos rayos de luz que se agotan,
Estampida de gaviotas a mi paso alzando vuelo se alborotan.

Escenario de magnitud que me cautiva y me enamora,
Convierte a las horas placenteras y encantadoras,
Se va adelgazando sobre la arena mi sombra
Acosándome como una espigada alfombra,
Agazapada y sin respiro colgada del estribo.

Crepúsculo de embrujos y quimeras,
Recuerdo aquellas jóvenes primaveras,
La luna cordialmente me saluda blanca y desnuda,
Bañando mi figura con todo su esplendor,
Pregunta que me hace indiscreta y en forma directa:
¿Acaso inmenso como el mar es el amor?...

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.