viernes, 24 de julio de 2009

Una reflexión sobre el hombre como masa y la comunicación (Parte VI)


Ricardo Vicente López (Especial para ARGENPRESS CULTURAL)

Los responsables de los grandes medios, sus caras visibles, sus periodistas, sus directores, adoptan una actitud purista al sostener que ellos no fabrican la realidad, no hacen más que reflejarla y comunicarla. Dicen no ser culpables de cómo es la realidad, no crean ni distorsionan los hechos, tan sólo nos informan acerca de ellos. Esta defensa suena tan infantil, tan ingenua, que no es nada fácil de acompañar. Sin embargo, por el mismo efecto de la anestesia aplicada, es muy poco lo que se ve como reacción ante todo ello. Creo que no es que nadie advierta lo que se está tramando es que la anestesia produce, como efecto residual, un escepticismo respecto de lo que podría hacerse para impedir algo, aunque más no sea en parte, para cambiar este estado de cosas. Debo aceptar que el proceso que ha logrado instalar en la conciencia colectiva este modo de la verdad, que es la mentira periodística, ha sido altamente eficaz.

El profesor Munnigh sostiene: «Los medios no sólo muestran: también ocultan. No sólo ocultan: también simulan. En nuestro imaginario, la información que recibimos -similar a las imágenes- posee un efecto de verdad. Como si perteneciera, por derecho propio, a un régimen de verdad y creencia. En este régimen, toda información sería por sí misma verdadera, indubitable. Hemos establecido una relación de identidad entre información y objetividad, información y verdad. En virtud de esta relación, toda información sería un relato de verdad. Nos hemos habituado a aceptar toda noticia, toda información, toda imagen del mundo salida de los medios como verdadera, absolutamente cierta, sin criticarla ni cuestionarla a fondo. Incurrimos en la creencia de todo cuanto se nos informa». Está haciendo una descripción de los resultados del fenómeno global de la información. Y sigue.

«Los denominados “intelectuales mediáticos”, que suelen confundirse con los informadores públicos, son responsables de difundir una forma de la verdad, una opinión generalizada y al parecer consensuada. Pretenden ser los detentadores naturales del consenso y la opinión pública. Existe un discurso general, cuasi-oficial, pseudo-legítimo, formateado por los poderes mediáticos. Esos poderes se hallan, tanto al nivel local como mundial, en manos de grandes corporaciones financieras, de lobbies político-económicos, de grupos empresariales a los que se vinculan estrechamente grupos editoriales y académicos». Nos pone frente al poder concentrado que es el responsable de esa comunicación masificada.

«En el ejercicio de esa forma de la verdad, de ese discurso formateado, se recurre hoy sin ningún tipo de escrúpulos a todos los recursos del poder (desde el chantaje, el soborno, la intimidación, la mentira y el engaño conscientes, hasta la censura y la autocensura en los medios) para justificar políticas hegemónicas y guerras de saqueo y despojo en nombre de la “guerra contra el terror”. La guerra de agresión contra Irak es el ejemplo más elocuente». Claro que no es el único. Alcanza con comprobar cómo aparecen ese tipo de verdades y desaparecen con la misma velocidad. La afirmación de algo puede ser seguida con la afirmación de lo contrario, muchas veces, casi sin solución de continuidad. O puede tomarse un breve tiempo como para dejar caer en el olvido lo dicho y así poder reemplazarlo.

La aparición de la cultura moderna, entre los siglos XVI y XVII, desmontó paulatinamente la creencia que había instalado una cosmovisión teológica que legitimaba el poder de las clases dominantes. Al instalar la duda y la crítica exigía pasar toda verdad por el cedazo de la razón analítica. Este tipo de crítica caracterizó profundamente a la cultura de la modernidad. Decía el profesor Nicolás Casullo en sus clases: «Lo importante, y lo que a ir elaborando el nuevo pensamiento moderno que hace consciente la modernización del mundo, es que el mundo es, sobre todo, la representación que nos hacemos de él… tiene como elemento esencial un proceso de comprensión de lo real, del sujeto y las cosas, del yo y la naturaleza, de las formas de conocer esa naturaleza y ese mismo yo que estoy conociendo». Todas estas conquistas del espíritu moderno se fueron perdiendo en los últimos tiempos por el trabajo sistemático y perverso de los medios de comunicación concentrados, al haber asumido la tarea monopolizada de convertirse en la interpretación excluyente de la realidad. Todo ello, como hemos visto, encubierto por el manto de la transmisión de datos fidedignos.

Se podría decir que hemos retrocedido cuatro siglos. Sin embargo, algo de culpa tenemos en todo esto. Me atrevo a decir que sin un poco de complicidad colectiva, de un dejar hacer, una parte de todo esto tal vez hubiera sido evitado. No se me escapa que los logros obtenidos por el sistema informático fueron el resultado de años de estudio y planificación y de una tenacidad, digna de mejor causa, en la aplicación de las medidas necesarias para ese triunfo. También debo aceptar que nada de ello paso repentinamente, que fue un largo proceso de mutación paulatina. Pero hoy, que empieza a hacerse público por lo menos una parte de todo lo dicho, ¿no deberíamos comenzar a levantar nuestras voces de rechazo? ¿No deberíamos organizarnos para acordar formas de hacer sentir ese rechazo? En alguna medida, tal vez pequeña, el debate de la nueva Ley de Comunicación nos abre una oportunidad para debatir todo esto.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.