viernes, 21 de agosto de 2009

Clara


Anónimo (Enviado por Rodolfo Bassarsky. Desde España. Especial para ARGENPRESS CULTURAL)

Clara,
Tu has sido la luz de nostros dias oscuros cada dia de estos años. Ere la muller mas increïble dol mundo. Gracias por todo momento y ayuda.
Las mulleres de Margarita y diana te querremos y nunca te olbidaremos.
Nos has dado tanta alegria en nuestros corazones.
Clara, ere muy buena y te mereces todo lo bueno de este mundo.
Nunca olbides que nos tienes para lo que tu necessitas.
Que Dios te bendiga querida amiga. Te quiero,
Toas tus mulleres.

Este texto fue escrito por un grupo indeterminado de prostitutas que trabajan en la carretera y en los clubes Margarita y Diana. Clara ha sido durante 5 años la educadora social responsable del "Programa Carretera" que funciona en un Hospital público de Cataluña.

El programa procura asistencia social y sanitaria a las TSC, trabajadoras sociales de la carretera, eufemismo con las que denomina la Generalitat a estas mujeres. Yo soy el ginecólogo que las atiende una vez por semana, lo que me dio la oportunidad de conocerlas y de charlar con Clara.

Estas prostitutas son inmigrantes en su totalidad: rumanas, rusas, búlgaras y latinoamericanas (dominicanas, ecuatorianas, colombianas y brasileñas). Prácticamente no existen de otras nacionalidades. Es un mundo interesante, lleno de derivaciones de muy diversa índole y a veces insólito (por ejemplo es frecuente que mis pacientes tengan vergüenza de desnudarse). Existe una tendencia equivocada a hacer generalizaciones sin tener en cuenta que cada mujer es una individualidad, que existen pocas características comunes más allá de las propias de la actividad.

Probablemente parezca una exageración de mi parte pero me entusiasmó la mezcla del lenguaje en el que pueden detectarse influencias de los diversos idiomas maternos de estas mujeres. También el esfuerzo por escribir en el mejor español posible, característico de quien está aprendiendo.

Por supuesto el contenido tampoco tiene desperdicio. Es una carta plena de afecto, justamente la mayor carencia que padecen individualmente estas prostitutas. La sola presencia de Clara, aún si no fuera la intermediaria de ayudas concretas, hubiera sido importante en la vida de estas personas.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.