viernes, 7 de agosto de 2009

En los propios límites de la realidad


Bencomo Artemi Remidan (Desde Canarias. Especial para ARGENPRESS CULTURAL)

Que sepas que a tu cerebro nunca le ha llegado a pasar nada,
somos nosotr@s los que andamos manipulándote y controlándote,
si quieres podrás incluso hasta cambiar de decisión,
eso a nosotr@s nos llega a importar un carajo.
Podemos llegar a decirte que cuando votes,
a quien tú creas que cambiarán las cosas,
te equivocas porque siempre somos l@s mism@s,
como una grande y enorme familia que controla todo el cotarro del espectro político.
Que sepas que desde la derecha,
incluido el centro,
hasta los de izquierda,
por supuesto que el clero eclesiástico,
terminando por los sindicatos y la patronal,
como también tenemos el control de los medios de desinformación social y,
sobre todo un enorme y gran capital.
Siempre te hemos hecho mirar para que siguieras creyendo,
lo que a nosotr@s nos llega apetecer,
créeme que hasta nos inventamos amenazas invisibles y,
te acojonamos de tal forma hasta con enemigos que sólo son irreales,
así podemos justificar nuestra propia violencia,
nuestro grandísimo y querido negocio de las armas,
tú no sabes a cuánt@s nos está dejando ric@s perdid@s.
Se me olvidaba comentarte que también tenemos nuestro ejército policial.
Cuando nos dé la gana te quitaremos tus derechos y tus libertades,
claro que lo haremos por tu propio bien y en nombre de la seguridad,
pero esa sólo será la nuestra bob@,
¿o acaso habían pensado que nosotr@s iríamos con el poder que tenemos a darles esa libertad o dejarles con todos esos derechos?
¡Jamás !;
eso ya ni siquiera se te ocurra llegar a soñarlo,
porque hasta tu propia intimidad la tenemos vigilada y controlada,
incluso hasta el aspecto exterior que sueles llevar,
tus palabras serán grabadas y medidas y,
pobre de ti si te llegas a quejar o a protestar,
porque la tunda de palos no hay ni habrá nadie que te la llegue a quitar.
Tú nos has elegido,
¿ ya nos has olvidado ?,
tu nos has llegado a votar,
Así que simplemente lo que debes de hacer es callarte y
si no sigues por las veredas que te marcaremos,
entonces ten por seguro que la tunda de palos y algo más no te la quita nadie,
cuenta con ello porque será seguro.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.