viernes, 21 de agosto de 2009

Música: La música andina


ARGENPRESS CULTURAL

El término “música andina” se refiere a una muy extendida cantidad de géneros musicales, interpretados con una enorme y variada cantidad de instrumentos, con historias muy diversas y con estructuras melódicas, armónicas y rítmicas bien diferenciadas. En todo caso, si algo hay en común en toda esta producción popular, anónima en muchos casos, es el lugar geográfico donde se origina. Por ser los Andes de Sudamérica la zona donde aparece, lleva el nombre de “andina”. Esa zona corresponde aproximadamente a lo que fuera en otra época la Confederación Inca, es decir: los andes peruanos, el altiplano boliviano, los andes ecuatorianos, el sur de Colombia, el norte de Chile y el noroeste de Argentina. Pero fuera de ese rasgo común, la variedad entre todas las formas musicales que allí entra es grande.

Encontramos en la llamada música andina, por ejemplo: carnavalitos, huainos, huaylas, lamentos, kantus, llameradas, chayas, tonadas, albazos, cuecas. Es decir, hay de todo un poco: música alegre para bailar, evocaciones románticas, dolidos lamentos, composiciones tanto religiosas como profanas, música ceremonial, etc. Un elemento común a todas estas especies es que conserva profundas raíces autóctonas, en muchos casos antiquísimas, de las ricas y desarrolladas culturas que poblaron los Andes sudamericanos desde varios miles de años atrás, y que en más de un caso se mezclaron con los elementos traídos por los conquistadores españoles a partir del siglo XVI.

Entre los instrumentos que hacen parte de la música andina se cuentan:

Sicu: Instrumento de viento compuesto de varias flautas de diferentes diámetros y largos.

Tarka o pinquillo: Flauta (de grandes tubos de caña o de madera ahuecada sin nudos) con seis agujeros en hilera y uno lateral que produce la escala.

Quena: Flauta de caña hueca o bambú que produce sonidos dulces con aires melancólicos.

Toyo: Tipo de zampoña de tubos gruesos que produce sonidos graves.

Charango: pequeña guitarra hecha comúnmente con el caparazón del armadillo, con cinco cuerdas.

Chullo chullo: Patitas de cabra o caparazones de caracol anudadas entre sí que al chocar producen sonidos rítmicos y sirven para el acompañamiento.

Bombo: Tambor grande y chato

Anata: Cilindro de madera perforado en el centro a lo largo. Tiene seis agujeros. Anata significa "carnaval".

Erke: También llamado trompa o corneta, se construye con trozo de caña y cuero de la base de la cola del vacuno. Suena como lamento lejano.

Maracas: consisten en dos cascabeles hechos de calabazas disecadas, con semillas sueltas en su interior que suenan al agitarlas.

Para ilustrar esta música, presentamos tres clásicos; El cóndor pasa, Moyobamba y El poncho rojo.







Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.