viernes, 4 de septiembre de 2009

Preguntas

Eduardo Pérsico (Desde Lanús, Buenos Aires, Argentina. Especial para ARGENPRESS CULTURAL)

¿Dónde estarás, amor? Ni han devuelto tu nombre.

Tu nombre que tan breve parecía, íntimo y murmurado
al desnudarte con presteza musitando tu nombre.
¿Aún tu aliento tibio sobrevuela por el aire crispado, 
soledoso de una cárcel muy lejos, sin ventanas?

¿Y tu ojos, amor? 
Siguen siendo tan grises absortos y redondos, 
tus ojos de encontrarnos decayendo la tarde? 
¿Tus dos asombros brillos ansiosos de la vida, 
en la plaza entusiasta de canciones y pájaros? 

Y también por tu ojos, apropiadores grises, 
un silencio ultrajado de uniformes y absurdo. 
Y niños sollozantes robados en la noche,  
un rictus de banqueros, militares y curas.

¿Dónde estarás amor?
¿Guarda aún tu cuerpo el calor de mis manos, 
y tu piel desvelante mantiene todavía 
el temblor de mi beso recorriéndola toda? 

¿Y tu voz me ha nombrado en ese mediodía, 
 cuando fuiste arrastrada sin palabras 
 y la gente impasible siguiendo su camino.

¿Me ha gritado tu voz en la alta noche? 
Silenciada,  acallada, sometida.

Amor, mi nombre se habrá hecho vacío en tu lamento. 
¿A qué sumar un rezo al perpetuo siniestro, 
imperdonable y siempre constancia de tu muerte? 

¿Y tanto nos amamos que callaste mi nombre?

De su libro ‘Resistencia Lunfarda’, 1985. 

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.