sábado, 31 de octubre de 2009

Rosendo Maqui, sigue esperando



Jorge Zavaleta (Desde Lima, Perú. Especial para ARGENPRESS CULTURAL)

El presidente Alan García cumpliría su promesa de erigir un monumento al emblemático Rosendo Maqui, después de 25 años del concurso nacional que convocó a través del Banco Agrario, entidad ya desparecida, señalan fuentes del Congreso de la República. El ganador de esa competencia fue Humberto Hoyos, uno de los artistas plásticos más notables del Perú actual, según la crítica especializada.

Rosendo Maqui, personaje de la novelística la
tinoamericana, “sim
boliza al indio sabio, mayor y tradicional” que defiende el derecho de su gente a vivir en sus tierras; utopía arrasada por la irreversible migración a las urbes y la implacable exclusión social de las mayorías.

En el Perú durante siglos solo se ha rendido homenaje a militares, en consecuencia un monumento a Rosendo Maqui, el personaje de Ciro Alegría, podría ser una herejía, al igual que a Agapito Robles, el comunero de Redoble por Rancas, del desaparecido Manuel Scorza, entre otros líderes naturales del mundo andino.

Hace un cuarto de siglo que Alan García, presidente del primer gobierno aprista, prometió a los peruanos reivindicar al protagonista en “El Mundo es Ancho y Ajeno”, novela cumbre del escritor, político y periodista peruano Ciro Alegría (1909-1967), casi contemporáneo de Víctor Raúl Haya de la Torre.

En efecto, Humberto Hoyos, desde 1987 espera con paciencia cajamarquina el cumplimiento de ese compromiso del Estado. Inclusive sugiere el espacio para la estatua: un parque de la Avenida Arequipa, muy cerca de Radio Nacional y de la residencia diplomática de los EEUU. El monumento concebido por Hoyos tiene varias toneladas de bronce, y representa a Rosendo
Maqui con sus seis regidores comunales, más un
a alegoría granítica de niños jugando a la ronda.

La viuda de Ciro Alegría, la doctora cubana Dora Varona, considera que Rosendo Maqui sigue creciendo. Por ello ha emprendido nuevas gestiones para concretar el proyecto. La Comisión de Cultura del Congreso, con fallo favorable, ha optado por trasladar la iniciativa de gasto al seno de Palacio de Palacio.

Dora Varona considera que Humberto Hoyos “es un escultor digno de un sitial en la galería de los grandes maestros italianos que han trascendido en el difícil arte de dar vida a materiales inertes, de crear belleza reproduciendo a seres y animales ante los que el espíritu se recrea y pregunta: ¿Cómo puede un hombre tan sencillo expresar tanta grandeza? Esta es la misma pregunta que se siguen haciendo muchos al leer a Ciro Alegría”.

Hoyos también tiene esculturas dedicadas a personajes políticos, ya desparecidos, con vigente presencia. Egresado de las escuelas de Bellas Artes de Trujillo y la Nacional de Lima, su obra embellece varios escenarios de Lima y otras ciudades del país y del exterior.
Por ejemplo, en El Vaticano, existe desde 1983 un busto a Juan Pablo II; una “Imagen del mestizo peruano” en la galería Bosnia y Herzegovina; la arqueóloga María Reiche, en Dresde, Alemania. Y con la embajada de Sudáfrica en Perú tiene el proyecto de plasmar un homenaje a Nelson Mandela. La galería del Colegio de Arquitectos del Perú, durante el mes octubre, tuvo el honor de mostrar la profusa obra de Hoyos.

Literatura - Arte - Política es una trilogía difícil de convergencia en un país donde sus gobernantes pronuncian entusiastas discursos alimentándose de la obra de sus más grandes valores, pero al mismo tiempo practican indiferencia y olvido, mientras el reconocimiento siempre viene del exterior, como es el caso de los escritores Ciro Alegría, César Vallejo, José María Arguedas, Manuel Scorza, y ahora del monumentalista Humberto Hoyos que aún sigue creando.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.