viernes, 27 de noviembre de 2009

Heridas del alma

María Cristina Garay Andrade (Desde Monte Grande, Buenos Aires, Argentina. Especial para ARGENPRESS CULTURAL)

Como el viento que gime solitario en la montaña
Así te sentí vida hoy en la sombría mañana
Buscando un escondrijo donde ocultar mí pena
Reprimiendo lágrimas procurando llorar serena

Intenta tristeza aléjate de la melancolía incurable
Ella encamina su asilo en campo santo innegable
Recuerdos que son motivos del corazón conmovido
Marcas grabadas a fuego y del vivir su contenido

Desamparo es el vacío del desánimo comprometido
Templo de acero el sentir encontrando contrasentido
La súplica con plegarias de agonía en retiro
Provoca entrecortados suspiros y al alma le dan respiro

Poder encontrar con paz ese equilibrio tan justo
Dejando atrás la existencia de un pasado ajusto
Entre el placer y el dolor sensatez que tanto cuesta
De leyendas la vida está por áridos caminos compuesta

Son heridas del alma que sondeando con firmeza
El tiempo no encuentra limar con exclusión las asperezas
La partida de una existencia no mitiga al finalizar
El duelo velando al dolor no es fácil cicatrizar

Por los atajos placenteros de mi vida diaria
Aquellos que nostálgica evoca hoy mi memoria
Yo te contengo tristeza haciéndote meritoria
De la huella impresa por quienes forjaron mi historia.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.