sábado, 7 de noviembre de 2009

Música: Música de muertos en México

ARGENPRESS CULTURAL

En México la muerte se vive como una celebración. Algunos de los protagonistas de este día son la luz y el color que impregnan cada calle, casa y cementerio. Comida, velas y música reúnen a los familiares alrededor de las tumbas de los antepasados donde los más ancianos prodigan oraciones y cantos a sus antepasados. Esta fiesta es más que un rito. Es un sentimiento que paraliza a todo el mundo alrededor de los antepasados en el que la muerte domina por un día el mundo de los vivos.

Esta fiesta tradicional prehispánica y típicamente mexicana, le ha valido el reconocimiento de UNESCO como Patrimonio Oral Inmaterial de la Humanidad. Usualmente los festejos inician el 31 de octubre con todos los preparativos para realizar la ofrenda. Un día después se coloca un altar para los niños muertos y el 2 de noviembre se lleva a cabo la celebración para los difuntos adultos. Los altares y las tumbas se visten con flores de cempasúchil, calaveras de azúcar y algunos platillos en honor a los fieles difuntos. Ciudad de México, Michoacán y Oaxaca son los lugares donde esta tradición tiene más presencia.

Dicha celebración representa para los mexicanos algo más que la veneración de sus muertos; es en verdad una celebración de la vida y una forma de recordar a sus familiares fallecidos, mediante estos altares cuyo gran significado se cree que ayuda a los muertos a llevar un buen camino después de la muerte.

Esta convivencia ha dado lugar a diferentes manifestaciones de arte popular, a través de expresiones muy originales como son: las calaveras de azúcar, el pan de muerto, dibujos que se burlan de la muerte y las famosas “calaveritas literarias” compuestas por versos populares y breves escritos en modo de epitafio mediante los que se ironiza sobre algún personaje vivo o institución, tratando al aludido como muerto.

La música no está ausente de la celebración. Para esos días aparecen conjuntos musicales por todos lados, y pueden escucharse canciones fúnebres no tan “fúnebres”, con ninguna solemnidad, que en todo caso hacen de la muerte una verdadera fiesta. Para muestra, aquí presentamos tres canciones de esa rica expresión cultural tan mexicana.




Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.