viernes, 13 de noviembre de 2009

Roque

Beatriz Paganini (Desde Santa Fe, Argentina. Especial para ARGENPRESS CULTURAL)

Roque se baja del ómnibus, aprieta el paso porque hace frío y quiere llegar antes que se duerma Janina, su hermanita porque hace dos días que cuando llega ya está durmiendo y, a la mañana, él se va temprano.

Minutos antes de su llegada, se había desarrollado el siguiente diálogo entre su madre y su hermanita:

_ Mamá ¿Porqué somos pobres?

Al no saber, que contestarle, Feliza optó por el silencio.

_ Mamá ¿por qué somos pobres? Contestame.
Feliza levantó su vista cansada, iba por la vigésima quinta alforcita del vestido de novia que estaba cosiendo, aún le faltan ciento ochenta y tres, debiendo entregar la costura mañana a las ocho.
_ Mamá ¿No me oís?

Sí que la ha oído.
Trata de pensar ¿Porqué somos pobres? Y, en lugar de una respuesta comienza a llorar.
_ Mamá ¿Por qué llorás?
Pero fue en ése momento que Feliza sintió el ruido de la llave, se seca las lágrimas y trata de disimular.
_ ¡Vieja! ¿Qué te pasa?- pregunta Roque al darse cuenta del disimulo.

_ Nada.

_ ¿Cómo nada? ¿Llorás por nada?

_ Por nada no - aclara Janina - yo le pregunté por qué somos pobres-

Roque es un aventajado alumno que asiste al último año del bachillerato y tiene como profesora de Literatura a la señora Ladi Fernández, quien practica un original método de enseñanza; consistente en que los últimos quince minutos de la clase los dedica a conocimientos generales. Estos comprenden desde novedades científicas, hechos políticos, problemas sociales, derechos humanos, es decir todo lo que sea de interés y actualización cultural: POLÍTICA, HISTORIA, CIENCIAS.

Por supuesto, sembrada la semilla del conocimiento, los alumnos investigan luego por su cuenta.
Así aprendieron que era el Juicio a los Comandantes en Argentina, la guerra de Bosnia, quienes eran los tres de Las Azores, que al ex-presidente Aznar el Congreso yanqui le iba a conceder una medalla pero que el gobierno español tenía que pagarla al costo de más de un millón de dólares, que un dictador africano se había hecho el trono en oro macizo, que el gobierno de Estados Unidos secuestraba ciudadanos en algunos países de Europa, porque los consideraba terroristas y los trasladaba en aviones a sitios desconocidos, que en China no pueden tener más de dos hijos y existen los niños fantasmas porque los padres no los quieren matar pero tampoco los pueden anotar en ningún registro civil, que Henry Kissinger, premio Nóbel de la paz colaboró con el dictador Pinochet , que el comandante Massera, integrante de la Junta Militar Argentina se enriqueció apropiándose de los bienes de los ciudadanos a quienes mandaba matar, que estudios de A.D.N permiten individualizar a un asesino o violador, que el comandante Marcos era un patriota como el CHE y que tuvo mejor suerte porque se radicó en CHIAPAS y allí logró formar un asentamiento que subsiste y se mantiene, que HUGO CHAVEZ el presidente de Venezuela había conseguido la adhesión internacional en el acto que se llevó en Mar del Plata con la contra-Cumbre de Las Américas y que le hizo pito catalán a Bush , con una frase que se hizo famosa recorriendo la prensa mundial:
¡ALCA al CARAJO!
Además, cada fin de semana ordenaban los temas que iban incluyendo en las carpetas individuales.

En la carátula se especificaba:

COMPILACIÓN DE NOTICIAS
COLABORACIONES DE:
Alumnos – Familiares – Amigos.
INFORMACIÓN EXTRAÍDA DE:
Diarios – Revistas – Internet – Televisión – Radio.
Fue con esa metodología de enseñanza, que Roque expandió sus conocimientos. La biblioteca era su consulta semanal o el ciber del barrio servía de excelente auxiliar.
Ahora estaba frente a su madre y a su hermanita y tenía que explicarles:
Porqué eran POBRES.
_ Mirá mamá ¿Querés que te lo haga fácil? Mirá este libro.
Roque muestra la tapa de un libro, cuyo autor es Alejandro Olmos.
Titulado:

Una historia de ladrones

El testimonio de un fraude:

Las Acciones de TELEFÓNICA Y TELECOM.
_ ¿Y qué tienen que ver Telefónica y Telecom?_dice Felizia.
_ Todo mamá, es una cadena de robos e injusticias que cada vez repercuten con más violencia en nuestras espaldas, los pobres.
_ ¡Ajá, si Telefónica y Telecom no robaran yo sería rica!
_ No mamá: no serías pobre. Tendrías un trabajo bien remunerado, casa y atención médica. No te arruinarías la salud pedaleando quince horas con la máquina. Dirigiéndose a su hermana, le dijo:
_ Janina. ¿Podés traer el planisferio que hicimos para tus clases de geografía?
Janina lo trae y entre los dos lo colocan sobre el mueble de latón de la cocina y lo sostienen con tres imanes
_ ¡Atención! ¿Lista la clase?
Roque hace una larga pausa y mira con amor a esos dos seres que tanto ama:
Su madre y su hermanita.
Luego toma la larga regla de marcar que tiene su mamá y coloca un extremo de la misma, sobre el oeste de Norteamérica, sobre el Pacífico, aproximadamente por California y el otro extremo tocando el norte de Canadá.
Prácticamente, la regla es tan larga que llega al polo norte lo cual es justo lo que quiere porque al deslizarla como la aguja de un reloj, va tocando Inglaterra, Europa, Asia, África, toda Latinoamérica y América del sur hasta que queda justo donde finaliza Chile.
_ ¿Han visto lo que hago?

_ Estás haciendo un semi-círculo-contesta Janina.

_ Exactamente y miren ahora de nuevo.

Roque parte otra vez, de su posición inicial y va corriendo la regla lentamente mientras les dice:

_ Hagan de cuenta que esta demostración es un traslado de dinero, mucho dinero, capitales de numerosas empresas que van saliendo de los países que voy tocando, como por ejemplo ¿Me los podes ir nombrando Janina?
_ Canadá, Inglaterra, España, Francia, Alemania…
_ Suficiente, alumna Feliza ¿Continúa usted?
_ No, yo no juego.
_ ¡Mamá, no es un juego! Pero bueno, se me está durmiendo el brazo, yo lo sigo bajando: Italia, toda Asia, Australia, Japón, repito, van bajando de toda Europa hacia África y toda América Central y América del Sur, dinero, mucho dinero que es colocado en empresas e industrias .Pero fue tanto, tanto dinero que se transformaron en empresas multinacionales
_ ¿En todos los países?
_ Sí, en casi todos, pero más en los que los gobiernos les han dado facilidades a costa de los bajos sueldos y malos contratos de trabajo. En Argentina, por ejemplo, se cerraron fábricas por competencias desleales, se privatizaron empresas nacionales como los ferrocarriles, Yacimientos Petrolíferos Fiscales que era el famoso, YPF.
_ ¡Los teléfonos Roque, perdón profesor! _ dice Janina con entusiasmo.
_ Sí alumna, justamente. Ese es el tema de hoy: Telefónica y Telecom las dos compañías que vinieron a piratear y les cuento como lo hicieron.
Roque señala España y dice:
_ De allí salió Telefónica, de aquí, señala Francia, salió Telecom. Se transforman en capitales transnacionales, multinacionales con mucho, mucho dinero y, tienen tanta ganancia que las envían a bancos que están en paraísos fiscales.
Y ¿Por qué? Porque en esos bancos nadie los controla Y a un señor James Tobin se le ocurrió que si se aplicaba un impuesto a las ganancias de esas empresas transnacionales, se acabaría la pobreza y el hambre en el mundo.
_ ¿Y en qué año fue eso?_ pregunta, ahora medio interesada, Feliza

_ En 1972, hace treinta y seis años porque estamos en el 2008.

_ ¿Y por qué no lo hacen? ¿Es que no les importa que la gente muera de hambre, de frío, de enfermedades?

_ Bueno , lleva tiempo , los ricos deberán darse cuenta que no se les quitará nada a ellos, sus Rolls Royce, sus cruceros, sus cantryn, no serán tocados. Si se le preguntara a un rico:

¿Es justo que la gente muera por falta de atención médica? ¿Usted quiere que la gente no coma? Con toda seguridad el rico dirá que no debe haber gente sin comida y sin atención social.
_ ¿Cómo se hace entonces?- pregunta nuevamente Feliza
_ Se debe concientizar a los políticos que son los responsables de cada Estado y también a la gente común, al vecino, a los alumnos en las escuelas deberán saber qué es la Tasa TOBIN.
Roque se enardece

- Hoy por ejemplo: han muerto de frío seis personas en Francia, dos en la calle.

_ ¿Cómo en Francia?-pregunta Janina- si mi maestra nos dijo que el G8 estaba integrado por los países más ricos del mundo y uno de ellos es Francia.

En un momento, Roque cree que no tiene argumentos para explicar lo inexplicable. Mira alternativamente a las dos mujeres: Ve que en el rostro de su madre están reflejadas todas las privaciones que ha sufrido a lo largo de su vida ¿Vida? ¿Es eso vida?
Su madre tiene arrugas como de una mujer veinte años mayor. Las manos con dedos nudosos por la artritis no tratada y que avanza inexorablemente. Su ropa, limpia pero gastada y con zurcidos en los codos. El cabello grisáceo, anudado en la nuca para que no le moleste cuando, casi permanentemente, baja la cabeza fijando la vista en las puntadas que va dando la máquina. ¿Y, su hermanita?
¡Chiquilina! ¡Cuanto la quiere!
¿Podrá cambiarse su destino de pobre? ¿Su destino de excluida?
_ Lo que pasa. (Roque no encuentra las palabras quiere transformar, en esperanzada, la mirada de resignada frustración de su madre)
_ Lo que pasa. - repite otra vez.
_ ¡Sí, otra vez, dale! Dele profesor-vuelve a decir Janina con una pícara sonrisa-
_ Alumna, admiro su entusiasmo, pero respetemos el lugar de cada uno-contesta Roque siguiéndole el juego.
_ ¡Cómo si no se respetara!- alza la voz Feliza- se respeta, se aguanta, se traga, se sufre la injusticia diaria. ¡Y, no lo digo por usted señor maestro, pero dígame como se soluciona esto!
La reacción de su madre es espontánea, es la rebelión del ignorado, pisoteado, marginado en toda su vida de pobre.
Esto ¿Qué es esto?
¿Cómo se soluciona esto?
Tiene razón su madre, esto es no saber si mañana habrá comida suficiente para los tres.
Si alcanzará para comprar la garrafa o comerán todo frío o sólo pan.
Si la única camisa decente se le secará porque va a la escuela nocturna.
Si tendrá para el ómnibus o irá caminando.
Si su madre cenará a la noche o dirá como otras veces:
_ No tengo hambre me duele la cabeza aunque, él, sabía que la comida sólo alcanzaba para Janina.

¿Cuántas sensaciones no han tenido ni tendrán los señores de la G8?

Frío.

Hambre.

Vergüenza.

Dolor en los pies porque las zapatillas se mojan por la lluvia del invierno y, como consecuencia de ello el frío se hace insoportable, entonces, se suman los sabañones en los talones, sumados a los que ya se tenían en las orejas y las manos.

Lavarse los dientes con jabón.

Bañarse con agua fría en invierno.

Comprar cuarto litro de aceite, 250gramos de azúcar y unos huesos pelados para la sopa.

¿Y los accionistas de Telecom, Telefónica, Repsol, Carrefour, Coca Cola, Pepsi, Seven, Mac Donal, IBM, L’Oreal , Colgate, Mosanto, Banco SANTANDER, City Banc, Visa, Nestlé, Niker , Adidas, y todos los laboratorios medicinales y…?
¿Para qué seguir nombrando?

Roque hace un esfuerzo para que un pensamiento lo ayude a argumentar el tema que las lágrimas de su madre lo hicieron incursionar buscando la solución salvadora.

Janina le acerca el libro que había colocado sobre la mesa cuando tomó la regla.

_ Tome profesor, lea y explíquenos – le dice ilusionada.

Roque lo recibe y lee:

UNA HISTORIA DE LADRONES. EL TESTIMONIO DE UN FRAUDE: LAS ACCIONES DE TELEFÓNICA Y TELECOM

Alejandro Olmos - Editorial de los Argentinos

_ ¡Já! ¡Editorial de los argentinos! ¿Es que todavía nos dejaron algo?-piensa para sí.
Mira la tapa, lo hojea y lee en la contratapa:

“Este libro como mi anterior sobre la “deuda externa”, es un testimonio de estos tiempos. Y, muestra cómo la delincuencia pública maneja la vida y el destino de los hombres y mujeres del pueblo. De ése pueblo que, resignado al infortunio y al engaño, no acierta con el camino que conduce a la reivindicación de sus derechos ni busca en la unidad, de todos los excluidos y defraudados, el arma de la rebelión justa frente al poder de los ladrones.

Esta podría ser una historia policial. Pero cuando el delito se convierte en una forma institucional y en una expresión política de un grupo dominante, esa historia policial pasa a ser un capítulo de ésa historia que cambia el destino de los pueblos. Sea dicho, y repetido, que en la Argentina, falta una clase dirigente. Yo creo que lo que falta es una clase dirigente comprometida con los intereses del país y de su pueblo. Hoy la clase dirigente que maneja los resortes del poder ha puesto las instituciones al servicio de las más aberrantes trampas financieras. El Estado responde a las demandas del lucro y la codicia, mientras permanece sordo a los reclamos del hambre y la miseria.
Este libro es la muestra de un sistema. Y de la técnica aplicada al objeto del fraude y del despojo. Lo que aquí expongo es el ejemplo de lo que ocurre en el país bajo el dominio de los que mandan. Y que someten a los que ejercen la ficción de gobernar. En el marco de esa otra ficción que los políticos cómplices invocan como el sacramento de la democracia. Ojala estas páginas sirvan para que la dignidad de los argentinos proclamen la voluntad nacional de la desobediencia, negándose a acatar la estafa y la impostura.”
Enseguida se da ánimo y les dice:
_ Saquen una hoja, y ahora les explico qué es y cómo se aplicará la TASA TOBIN.
Janina abre el cuaderno y espera escribir al dictado.
Feliza acomoda la tela que estaba cosiendo en la máquina. Se pone de pié, se acerca a su hijo, lo abraza, lo besa y, luego, acariciándole una mejilla le dice emocionada:
_ Yo sé que vos vas a encontrar la solución para que salgamos de pobres, pero ahora se ha hecho muy tarde. Entre los dos me preparan la mesa así cenamos. Voy a calentar el guiso que nos trajo doña Norma de regalo porque le cosí el guardapolvo para su nieta.
Las últimas palabras de la frase las dice dirigiéndose al calentador que está junto a la pileta sobre una mesita que hace la función de mesada.
_ ¡Cierto mamá! También trajo un alfajor-confirma contenta Janina.
Al escucharla, Feliza se da vuelta, ve que Roque la está mirando y ambos intercambian, con la mirada, el entendimiento cómplice de la resignación que se mezcla con un dejo de esperanza.
_ Es valiente mi vieja-piensa Roque- me salva justo del papelón y al mismo tiempo me da a entender que confía en mí.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.