sábado, 5 de diciembre de 2009

Es medianoche

Maria Etchart (Especial para ARGENPRESS CULTURAL)

Es medianoche y llueve en Costa Rica,
Un silencio total puebla las calles,
Algunos dormirán sus borracheras,
Esos chicos que ocultan su droga y su vergüenza
Bajo un trailer vacío yacerán en el suelo silenciosos.
El cerro que amenaza derrumbarse
Perturbará, ominoso y letal, algunos sueños.
Muchos hombres y mujeres, serenos,
Juntarán fuerzas para un nuevo día.
Y yo anhelo escuchar que llegó la mañana
Con los gritos de ardillas en las ramas
Y coloridos pájaros que picotean frutos.
El sol traerá de nuevo la esperanza,
Siempre lo hace, desde siempre aparece
Y todo vuelve a comenzar como si ese día
Tal vez todo resulte diferente.

Las tres de la mañana en Buenos Aires,
Como hormigas silentes volvieron a su casa los nocheros,
Los que festejan el despojo que del país hicieron,
Pero también han regresado los que recorren barrios,
Noche a noche y las bolsas de residuos,
En busca de un mendrugo, un trapo
O tal vez un juguete con que alegrar a un niño.

En distintos lugares del planeta,
En diferentes horas, otros hombres, en silencio,
Prosiguen, inmutables, amasando fortunas y creando miserias.
Sus codiciosas mentes no descansan, nunca tendrán bastante,
Y tan sólo perciben el verde dólar, el negro del petróleo,
La blanca cocaína que hay que seguir vendiendo,
Atizando conflictos para vender armas y fabricar guerras
En las que morirán los inocentes.
Su boleto de entrada es el soborno,
compran almas como otros compran panes,
todo lo ensucian, matan
Sin ensuciar sus manos con la sangre.

Y en esta misma noche, bajo este mismo cielo,
Habrá miles de niños con pancitas vacías, ojos secos,
Durmiendo un sueño yermo, sin esperanza alguna,
Salvo ese infaltable sol de la mañana
Que siempre nos engaña, haciéndonos creer
Que, tal vez este día, todo sea diferente.

Maria Etchart es argentina residente en Costa Rica.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.