sábado, 9 de mayo de 2009

Nepal: Crisis permanente en la cima del mundo (Parte I)

Jon Juanma (Desde España. Especial para ARGENPRESS CULTURAL)

Hablar de "comunismo" hoy pareciera pasado de moda. Tenemos miedo a hacerlo, no tanto por una cuestión de seguridad... sino para no pasar por “dinosaurios”. Pero es hora de quitarse esos prejuicios y retomar viejos planteos, tan vigentes hoy como ayer. O más aún: más vigentes hoy que nunca, ahora que vivimos en un mundo unipolar donde parecieran extinguidas las alternativas y donde es tan imperioso un aire fresco.

Las siguientes reflexiones van en esa línea; nos las presenta Jon Juanma, fiel colaborador de ARGENPRESS, que desde España nos hace llegar ahora este excelente trabajo: "Nepal: crisis permanente en la cima del mundo".

Luego de un prolijo y bien logrado esfuerzo de investigación sobre la realidad histórico-política del país asiático, hoy gobernado -¡aunque parezca mentira!- por un partido comunista, Jon Juanma formula dos reflexiones, como él mismo dice: "extensibles a otras sociedades similares en situación de pobreza y explotación. 1) La posibilidad o imposibilidad de conseguir la paz verdadera sin métodos violentos dentro de la democracia burguesa en un país dependiente de la periferia" (pregunta totalmente pertinente para nuestra realidad latinoamericana, en especial para algunos puntos álgidos como Colombia o Centroamérica. Y "2) Las carencias políticas de la teoría marxista de la "dictadura del proletariado", asimilada como "dictadura del partido único" en relación a la efectividad o inutilidad que tiene para la consecución de sus propios objetivos de avanzar hacia el socialismo", punto igualmente vital para seguir desarrollando desde cualquier posición que se diga, como mínimo, progresista". ¿Qué es esa famosa dictadura?, pregunta que, en otros términos, significa: ¿cómo se construye una sociedad nueva?

Dado que es un trabajo largo y que merece una detenida lectura, lo ofreceremos en varias entregas. Aquí presentamos hoy la primera.

ARGENPRESS

Nepal: Crisis permanente en la cima del mundo
Jon Juanma (Jon E. Illescas Martínez) *

Introducción

La actual República Federal Democrática de Nepal 1 es uno de los estados más pobres del mundo, con un PIB de 35.000/40.000 millones de $ aproximadamente, 2 un Renta per Cápita de 1.550 aprox. $ de PPA 3 y un Índice de Desarrollo Humano de 0,534 4 (ocupando la posición nº 142 de un total de 177 países analizados). Además, es una de las repúblicas más jóvenes del mundo, ya que sólo lo es desde hace unos meses. 5 Antes de esa fecha fue una monarquía de corte a veces absolutista (casi siempre), a veces constitucionalista (breves lapsos) que gobernó el país durante 240 años, 6 hasta que la Asamblea Constituyente resultante de las elecciones de 2008 decidió abolirla por una aplastante mayoría. 7 Estas elecciones democráticas se produjeron gracias a los acuerdos de paz alcanzados en 2006 entre la monarquía y la insurgente guerrilla maoísta, que se estuvieron enfrentando durante 10 años en un campo de batalla llamado Nepal.

En su configuración geofísica, la reciente república es un país casi exclusivamente montañoso situado en el Himalaya. De norte a sur nos encontramos con el Alto Himalaya, donde más de 250 cumbres sobrepasan los 7.000 m, incluidas entre ellas, la más alta del orbe: el Everest. Más al sur divisamos el Himalaya medio, que en su piso templado (por debajo de los 2000 m) nos da las llanuras boscosas de Terai, donde se encuentra la mayor parte de la población nepalesa. 8 Ésta suma la cifra de 28.563.377 ciudadanos 9 con una densidad considerable de población (más de 180 hab./km2 ). 10 Sus principales recursos (aprovechados o no) son la energía hidráulica, la madera, el cuarzo y pequeños depósitos de cobalto, cobre, mena y lignito (combustible de mediana calidad). Sus bellos parajes naturales y la impresionante herencia arquitectónico-cultural del Valle de Katmandú 11 también son recursos naturales e históricos en los que se basa su turismo (CIA, 2009).

Geográficamente, Nepal se halla cercado por dos gigantes: China e India. En el norte también limita con la región autónoma china de Xizang donde se halla parte del “Tíbet histórico”, lo que también condiciona sus relaciones con China. Pero siempre ha sido el país sagrado del hinduísmo (India) quien ha codirigido y/u observado más de cerca el decurso de su política. Esta religión también ha influido poderosamente en la cultura nepalesa debido a que hasta hace sólo dos años era el único Estado confesional con esta religión en el mundo 12 .

La dependencia histórica del Nepal empobrecido respecto a la India es tal que, en materia económica, cabe destacar que en 1993 la rupia nepalesa pasó a ser fijada en relación a la rupia india en razón de 1,6 a 1 respectivamente (MAEC, 2009:12).

Nepal ha sido escenario de violencia, revueltas e inestabilidad social desde los últimos 60 años, cuando comenzó la insurrección popular contra la familia Rhana, que ostentaba el monopolio del cargo de Primer Ministro de modo hereditario, hasta llegar a nuestros días donde la inestabilidad no ha cesado (MAEC, 8). Sin duda, para generar este ambiente convulso de descontento social, ha tenido una importancia clave que durante ese tiempo el 10% de la población acaparase la mitad de la riqueza nacional (Hobsbawm, 2005: 407n) o que existiera un sistema laboral llamado la Haliya, que en la práctica fuera un modo legalizado de trabajo esclavo en la agricultura 13 , parecido al que se emplea en algunas zonas del norte de Brasil. 14 Para hacernos una idea de la pobreza en Nepal basta decir que la quinta parte más empobrecida de la población gasta del 10% al 15% del total del ingreso familiar en comprar o recolectar leña para calentarse. 15 Además, el tiempo que utiliza en recolectarla tiene un alto coste, en especial para la mujer, porque le impide acceder a labores retribuidas (perdiendo independencia en relación al marido), que además, también generarían un mayor ingreso para el conjunto de estas familias (Watkins, 2008:45). Por si todo esto fuera poco y cumpliendo la máxima según la cual los países pobres (y/o los pobres en general) pagan los desmanes de los más ricos, Nepal es uno de los países que mayores peligros enfrenta con el incremento del Cambio Climático. Principalmente debido a que sus glaciares se están derritiendo a una velocidad preocupante y los lagos, con la nueva agua procedente de los antiguos gigantes de hielo, están expandiéndose de un modo alarmante, 16 obligando a los propios habitantes de las zonas de riesgo a establecer sistemas de vigilancia y auto-ayuda ante posibles inundaciones (Ibid., 173) .

Respecto al nivel educativo, la población nepalesa tiene una tasa de analfabetismo en adultos del 51, 4% y una población bajo el umbral de la pobreza que alcanzó durante el período comprendido entre 1990 y 2004, el 30,9 % (atendiendo al umbral que marcaba la monarquía del rey Gyanendra, ya que todo nos indica que fueron muchos más, porque la población que ganaba menos de 2 dólares al día se hallaba durante ese mismo período en el 68,5 %, o sea, más de dos de cada tres nepaleses) (Ibid, 248). Los datos de desigualdad más actuales nos indican que Nepal tiene un coeficiente Gini del 47,2 en 2004 según el PNUD (Ibid, 285), que el 20% más rico multiplica por 9,1 veces lo que tiene el 20% más pobre de la población, y peor aún, que el 10% más rico tiene 15,8 veces más que el 10% más pobre. Si bien es un país con una desigualdad importante parecida a Estados Unidos (45) o China (47), no llega a casos tan extremos como Guatemala (55,1), Bolivia (59,2), Sudáfrica (65) o Namibia (70,7) (CIA, 2009). 17 Pero esta desigualdad resulta más hiriente y devastadora para la población nepalesa por el hecho de ser, en su conjunto, un país terriblemente pobre (el número 104 según su PIB atendiendo a la clasificación del World Factbook) (Ibid, 2009).

En este breve ensayo, intentaré demostrar cómo la insultante pobreza y desigualdad que sufre Nepal entre su élite económica y las clases populares, más su interdependencia al sistema-mundial capitalista y la sombra que proyectan sobre su territorio los dos colosos que la circundan (India y China) junto a la mirada vigilante de EEUU como primer imperio global (todavía), han sido las verdaderas culpables del escenario de violencia constante que ha golpeado a su sociedad hasta nuestro días. A su vez, trataré de esbozar escenarios de futuro atendiendo a los actores que participan del teatro político nepalés, junto a los principales riesgos que afronta a la hora de alcanzar la paz verdadera (lo que Prachanda, actual presidente comunista, denomina “la conclusión lógica”). Todo ello delimitado transversalmente por la constante relación entre dos vectores llamados “violencia” y “desigualdad”. Observaremos cómo en una sociedad tan desigual como la nepalesa golpeada por una violencia estructural tan fuerte (de clase, de casta, de género, de etnia, religiosa y la histórica imperialista de centro-periferia), es imposible que no exista una reacción de violencia directa, y si la estructura injusta persiste, también cultural. Todo ello teniendo muy presente el bajo nivel democrático que ha permitido la superestructura política nepalesa todos estos años, que hacía muy dificil, sino imposible, la resolución pacífica de los problemas estructurales. Análisis que realizaré sin olvidar la mirada “a vista de pájaro”, en un marco global de creciente polarización social que el sistema-mundo capitalista está ejerciendo en su actual fase neoliberal, tanto entre ciudadanos de un mismo país, como entre los más ricos y los más pobres de países distintos “en bruto”.

En el capítulo final, realizaré dos reflexiones sobre la realidad nepalesa, extensibles a otras sociedades similares en situación de pobreza y explotación. La primera girará en torno a la posibilidad o imposibilidad de conseguir la paz verdadera 18 sin métodos violentos dentro de la democracia burguesa en un país dependiente de la periferia; la segunda, lo hará sobre las carencias políticas de la teoría marxista de la “Dictadura del Proletariado” 19 asimilada como “Dictadura del Partido Único” en relación a la efectividad o inutilidad que tiene para la consecución de sus propios objetivos de avanzar hacia la construcción de un nuevo orden mundial, de justicia y libertad, llamado socialismo. Esta reflexión se producirá debido a que que la principal organización política que pretende interpretar el rol de agente de cambio estructural en Nepal es el PCN(m) “armado” de su particular teoría marxista-leninista-maoísta. Mi crítica será constructiva, realizada con la intención de avanzar en la implantación futura de esa sociedad más justa, colectiva y necesaria. 20 Es más, se realizará partiendo de la dialéctica marxista complementada por otras escuelas de pensamiento humanista, junto a las pruebas aportadas por el centro de experimentación más importante que el mundo conoce: la Historia.

Sin mayor demora, espero que el presente trabajo sea capaz de producir interés y reflexión en sus futuros lectores. Sobre todo entre las personas que honestamente desean cambiar este maltrecho mundo desde una óptica de profundización de la justicia social y eliminación paulatina de toda explotación. Si una vez acabada la lectura, el receptor tiene esta experiencia; el emisor estará de sobra agradecido y feliz por el esfuerzo dedicado.

Breve historia de Nepal antes de 1996

“Ser pobre e independiente es una cosa casi imposible” William Cobbet 21

La historia primitiva de Nepal está rodeada por un halo de misterio ya que las crónicas dinásticas primitivas se entremezclan con los relatos mitológicos, sin que sea posible hasta hoy comprobar su verdadera cronología. El resto más antiguo de actividad humana nos lo da una “hacha de mano” encontrada en los valles de Inner Tarai, que tiene una antigüedad no inferior a los 100.000 años y que fue utilizada por el Homo Erectus, predecesor del Neandertal y el hombre moderno (Whelpton, 2005:15). Los anales de la historia nepalesa se inician en 879, con la nueva era del rajá (rey) Raghavadeva. En los siglos siguientes, Nepal fue punto neurálgico de las rutas comerciales entre la India y China (Ibid, 19). Se sucedieron una serie de rajás que no aportaron ningún cambio significativo al ordenamiento de la sociedad nepalesa de entonces, hasta que la dinastía Malla sucedió a la dinastía Ayodhya . Fue entonces cuando Jahyastithi-Malla (1386/1429) introdujo el códigos de leyes y el sistema de castas, lo que Engels llamaría la consolidación del paso de la comunidad primitiva a la sociedad de clases basada en la propiedad privada (1970:201/205) . Por tanto, ni más ni menos que otra fase en el comienzo de la desigualdad legalizada, ya instituida con los rajás, esto es, la posibilidad de heredar el máximo cargo de poder público dentro de la comunidad.

Respecto al principio de la desigualdad, a los socialistas nos suelen tachar de ingenuos y aun a riesgo de parecer obvio, tendré que recordar que la desigualdad a secas siempre ha existido. Desde el momento en que por genética (otro tipo de “herencia”), alguien más fuerte podía llevarse mediante la coerción, explícita o implícita, la parte más importante de la caza dentro de la comunidad, ha existido desigualdad. Pero ésta, “natural”, sin minimizarla, era puntual, no sistemática, como sí lo fue a partir de su legalización y de la división social del trabajo, donde adquirió una fortaleza estructural. Pasó de ser “natural” a otra predominantemente cultural-estructural-sistémica, que mantenía a la primera sin hacerla desaparecer , pero, en segundo orden. Precisamente siendo el ser humano un animal eminentemente cultural, los socialistas aspiramos a que la cultura sea un herramienta para nuestra liberación, para la convivencia en justicia, libertad, paz e igualdad; no una herramienta para nuestra explotación, pauperización y sometimiento, como lo ha venido siendo hasta la fecha. 22

Durante esta Edad Media nepalesa, se sucedieron diversas guerras entre los estados del Valle de Katmandú. En aquella época era frecuente que gobernaran no sólo rajás, sino reinas regentes o ministros como en otros lugares durante el medievo. Al igual que en ellos, o quizás más, entre los miembros de su élite eran muy frecuentes las seducciones letales, envenenamientos y demás conspiraciones palaciegas (Whelpton, 2005: 22).

En 1768, un suceso clave marcó la historia de Nepal, cuando los gurkha conquistaron el país. 23 Esto ocurrió a pesar de la intervención británica en defensa de la anterior dinastía mediante petición del último rajá Jayaprakasa (VV.AA, 1979:682). El suceso nos permite entender la importancia que la religión hinduísta ha tenido en la sociedad nepalesa hasta nuestros días, que según datos del MAEC, la profesa un 80,6 % de la población (2009:1). Fue entonces cuando el rajá gurkha Prithwi Narayana unificó el Nepal en los límites que aproximadamente conocemos en la actualidad (Whelpton, 2005:35).

En los siguientes años, el expansionismo gurkha entró en disputa con el imperio británico por la posesión de unos territorios indios (VV.AA, 2003:10.890). Después de una época de conspiraciones e inestabilidad, tomó el poder Yung Bahadur Rana en 1846, quien a partir de entonces hizo hereditario el cargo de Primer Ministro. Ésta situación duró hasta 1951. Los Rana desarrollaron una política de aislamiento de Nepal tanto desde el punto de vista cultural como económico. Siguiendo las tesis de Wallerstein sobre la desconexión de zonas cuando otras próximas se unen, podríamos decir que la reacción del período Rana fue la respuesta política de desconexión respecto a la India que ya hacía casi un siglo que se había introducido poderosamente como zona de la economía-mundo capitalista y en esos momentos ejercía de área clave dentro del Imperio Británico “a todo vapor” (Wallerstein, 1989:234). Ello sin duda porque pudieron permitirse, quizás ayudados por la orografía, esa independencia política. Hasta esa fecha, con el poder de los Rana, Nepal se adhirió incondicionalmente a las políticas dictadas por los ingleses, que los apoyaban como punto estratégico contra los nacionalistas indios que luchaban por su independencia. Nepal fue aliado de los británicos en las dos guerras mundiales y ayudó a las autoridades inglesas en la India a sofocar la sublevación de los cipayos. 24 En recompensa, el Reino Unido reconoció oficialmente su independencia en 1923. 25 Durante este período las tensiones entre la figura del monarca (pro-indio) y el primer ministro de la familia Rana (pro-británico) fueron en aumento por ver quién controlaba mayores parcelas de poder. Sobre todo de cara a que los Rana estaban mermando progresivamente las competencias monárquicas sin abolir la institución. A partir de 1947 el conflicto entre ambos se agudizó al intentar la India (ya independiente) anexionarse Nepal. Mientras el Primer Ministro Rana se pronunció claramente a favor de la independencia de Nepal (pues como he dicho su gobierno era nacionalista autárquico tanto en materia económica como cultural), el rey Tribhuvana adquirió una posición poco clara (como hiciera Fernando VII ante las tropas napoleónicas en España) y se refugió en Nueva Delhi desde donde orquestó un golpe de estado con los partidos opositores al régimen autocrático de los Rana con la inestimable ayuda de la financiación del gobierno indio. Ello permitió a Tribhuvana establecer una monarquía constitucional (febrero de 1951) y posteriormente echar a los Rana del poder, aunque algunos de sus miembros ya se habían mezclado con la familia real (como ocurrió, en parte, durante el franquismo con la cohorte del Pardo y la nobleza borbónica ). 26 El rey Tribhuvana se apoyó en los partidos ilegalizados que luchaban contra la autocracia Rana. Entre éstos, en especial el Partido del Congreso Nepalí (PCN), financiado por el Partido del Congreso de la India o Congreso Nacional Indio (que por aquel entonces mantenía unas ideas socialistas moderadas cercanas a Nerhu, líder del PCI) tenía una gran “sintonía” con la India. En el movimiento democrático anti-Rana también tuvieron mucha influencia las ideas de Arya Samaj, líder de una versión “protestante” del hinduísmo a principios del siglo XIX en Bombay (Whelpton, 2005:79).

En 1955 Nepal entra en la ONU. En 1959 tras la promulgación de una nueva constitución y con las primeras elecciones democráticas el PCN gana las elecciones y forma gobierno, pero 18 meses más tarde el Rey Mahendra (el mismo que había promulgado la constitución multipartidista), destituye al gobierno y en 1962 promulga otra constitución de “democracia sin partidos” llamada democracia panchayista (democracia de consejos). Mediante una estructura piramidal que iba desde las asambleas locales en las villas, hasta el Parlamento Nacional, este sistema dio de facto el poder absoluto a la monarquía sobre cualquier institución del país.

Con las manifestaciones y movilizaciones populares en contra del sistema panchayat, el nuevo rey Birendra (desde 1972) convocó un referéndum para ver si el pueblo nepalés respaldaba su sistema de “democracia sin partidos”, Los resultados le dieron la razón por estrecho margen con 2,4 millones a favor frente a 2 millones en contra, (Whelpton, 2005:109) Si bien es cierto que el pucherazo en las villas se produjo mediante la presión de los caciques agrarios (auténticos señores feudales), las ciudades sí votaron mayoritariamente en contra del sistema panchayat. A partir de ese momento, a pesar de ganar, para aplacar la fuerte oposición, el rey hizo algunas reformas en la educación superior a favor de las demandas de los estudiantes y permitió la elección popular de 112 de los 140 miembros de la Asamblea pero sin legalizar los partidos todavía. En 1981 se celebraron las primeras elecciones legislativas directas desde 1959, aunque continuando con el sistema apartidista panchayat. la Asamblea Nacional reeligió a Thapa (reformista moderado) como Primer Ministro (MAEC, 2009:9). A finales de 1986, ante la creciente influencia del sector comunista en la Asamblea Nacional (infiltrado mediante su participación en los panchayat), figuras relevantes de la política como el ex-ministro Jog Meher Shrestha (extrema derecha) y Chand (derecha moderada), entre otros, fundaron el Foro Democrático Panchayat apoyando el sistema apartidista monárquico.

En 1989, tras la detención del opositor alcalde de Katmandú del PCN (centro-izquierda entonces) y la posterior represión, se intensificaron las protestas. Al final de ese mismo año, el PCN junto a comunistas y laboristas crearon el “Movimiento para la Restauración de la Democracia” que demandaba entre otras cosas: aliviar los problemas económicos de Nepal con la clásica disputa que mantenían con la India mediante acuerdos asimétricos, siempre favorable para la segunda, y la restauración de la democracia multipartidista. Tras arduas luchas, protestas en las calles y presión política, se consiguió la promulgación de la primera constitución democrática en 1990. Durante estas protestas se llevaron a cabo cientos de detenciones de activistas, se clausuraron periódicos y se produjeron decenas de muertos. La represión monárquica llegó a su cénit cuando ante una movilización de entre cien mil y doscientas mil personas que se dirigían al Palacio de Katmandú, el ejército abrió fuego sobre la multitud dejando un saldo de 50 muertos (MAEC, 2009:11). De este suceso, saldrían muchos futuros guerrilleros maoístas que vieron la imposibilidad de reformar el régimen por la vía pacífica ante la intransigencia de los cañones del ejército monárquico. Como ni aún con esas gran parte del pueblo se callaba y continuaban las protestas, el Rey tuvo que ceder permitiendo la amnistía de muchos presos políticos, restaurando la libertad de prensa y llegando al acuerdo para una reforma constitucional. En las elecciones de 1991 ganaron los centristas del PCN seguidos de los izquierdistas moderados del PCN-UML (Unión Marxista Leninista, partido que pese al nombre no destacaba ni destaca por su radicalidad, siendo su praxis claramente socialdemócrata) y después una serie de partidos comunistas menores como el Frente Unido Popular (FUP, maoístas), el Partido de los Trabajadores de Nepal (PTN) y el Partido de los Agricultores (PA).

B.P Koirala, del PCN, formó gobierno, pero las protestas y la fuerza de la izquierda iban en aumento. El PCN, en los años 50, había sido considerado un partido socialista suave cercano a las tesis de Nerhu; pero cada vez más, era visto entre la población nepalesa como un partido sin una ideología coherente más allá de la obtención del poder (Whelpton, 2005:174). Por tanto la población con sensibilidad socializante/izquierdista iba paulatinamente abandonando las filas del PCN y apoyando a otros partidos como por ejemplo el PCN-UML.

El creciente poder de la izquierda iban quedando demostrado por las importantes movilizaciones de 1992 contra las subidas de los precios de las tarifas del agua (controladas por la India), los cortes de la misma y la corrupción gubernamental. Pese a la aprobación del toque de queda, la izquierda nepalesa tomó las calles y el seguimiento de las huelgas generales fue masivo. Pronto el Primer Ministro Koirala tuvo que hacer frente al recrudecimiento de las críticas de la izquierda, tanto de la real como de la moderada socialdemócrata que quedaba en su propio partido, ante los acuerdos alcanzados por su gabinete con la India, los cuales garantizaba el acceso al agua de la presa Tanakpur en condiciones muy favorables para sus empresas (MAEC, 2009:14).

1993 fue un año clave debido a las “extrañas muertes” del Secretario General del Partido Comunista de Nepal (UML) y de un miembro decisivo de su Politburó, ambos pertenecientes a los sectores más izquierdistas de la organización. La nueva dirección más moderada del PCN-UML llego a un acuerdo con el Partido del Congreso por el cual abandonaba la agitación en las calles a cambio de la formación de una comisión de investigación que indagara sobre las muertes de sus antiguos “camaradas”. Esta decisión de la nueva dirección comunista acrecentó la división entre moderados y radicales dentro de los comunistas nepaleses. Los primeros formaron gobierno en 1994 tras ganar el PCN-UML las elecciones de ese mismo año (Whelpton, 2005:XXV).

Por supuesto, en todo la mitad del siglo XX y durante los noventa, la situación de desigualdad en Nepal, era muy parecida a la actualidad. Según Hobsbawm, aunque no hay datos fidedignos, atendiendo a cálculos propios, el 10% de la población seguía teniendo la mitad de la renta nacional. (Hobsbawm, 2005:407n)

Los siguientes años, incluidos los de la Guerra Civil (1996-2006), serían en el bando monárquico los de una sucesión de batallas y frágiles acuerdos de gobierno entre los grupos de izquierda socialdemócrata como el PCN-UML, otros más pequeños, y el cada vez más moderado Partido del Congreso Nepalés. En el pueblo aumentaba el descontento por la subida de los precios de diferentes insumos de importancia vital como el petróleo y las aprobaciones de polémicas leyes “antiterroristas” que cercenaban las libertades de los nepaleses, muchas veces justificadas desde el gobierno por la lucha contra los “terroristas” maoístas; pero ciertamente auspiciadas por presiones del monarca y la élite dirigente que controlaban de facto a los militares y al Ministerio de Interior. 27

La Guerra Civil o la “Guerra del Pueblo”

“La política es una guerra sin efusión de sangre, y la guerra, una política con efusión de sangre.”
Mao Tse-Tung 28

El 13 de febrero de 1996 el Partido Comunista de Nepal (maoísta y clandestino por aquel entonces, a partir de ahora PCN(m)) junto a Unión de Frente Popular (maoístas legales) lanzaron la "Guerra del Pueblo", una insurgencia armada con la meta declarada de derrocar al estado monárquico existente y establecer una república comunista, o una "democracia popular" maoísta.

El bajísimo nivel de democracia permitido por la monarquía feudal-capitalista nepalesa que impedía articular la voluntad pacífica de cambio de una gran parte de su sociedad, hizo que toda esa frustración fuese articulada y sistematizada por los maoístas que llevaron hasta la desconexión insurgente a una parte del pueblo nepalés que decidió irse a las montañas, para desde allí, intentar cambiar con las armas lo que la superestructura política impedía mediante la democracia amañada (sistemas electorales no proporcionales, injerencias del rey por sobre la voluntad popular, etc) La lucha de clases ejercida por las clases altas feudales y capitalistas nepalesas de un modo continuo y estructural contra los de abajo a lo largo de cientos de años, fue respondida esta vez de un modo directo y violento por las lucha de clases de los de abajo hacia los de arriba.

Los rebeldes fueron financiándose por medio del robo de bancos, la extorsión a capitalistas y terratenientes junto al apoyo de los campesinos. La guerrilla fue avanzando gracias al creciente descontento del pueblo contra el gobierno y sus instituciones. Los guerrilleros maoístas venían a ocupar flacos que el Estado dejaba en las vidas de los nepaleses pobres que se concentraban en las zonas rurales, como la educación (cada vez más en manos privadas debido a las purgas de profesores izquierdistas por parte del gobierno y el bajo financiamiento de las mismas) y la seguridad. Muchos nepaleses del medio rural preferían la seguridad maoísta a la “oficial” monárquica, como sus policias que frecuentemente completaban sus paupérrimos sueldos mediante la extorsión directa a la población comportándose como una auténtica mafia. Si bien en Katmandú la situación era diferente, ya que apenas tenía un 5% de su población bajo el umbral de la pobreza cuando en el resto del país la proporción ascendía a 40% 29 y la guerrilla no tenía la presencia que sí mantenía en el campo y algunas ciudades pequeñas. Esta falta de presencia guerrillera en las ciudades hasta los últimos años del enfrentamiento armado podría obedecer también, como dice Tortosa, al menosprecio que el marxismo mayoritario ha tenido del lumpenproletariado como agente revolucionario de cambio (Tortosa, 2001:102) sobre todo en un país como Nepal donde el desempleo alcanzaba a más del 40% de la población (CIA, 2009) y donde por tanto, la economía sumergida tiene una importancia tan grande. En este sentido, les hubiera venido bien leer un poco de las teorías del norteamericano Huey P. Newton (también influenciado por el maoísmo), princpial teórico de los Panteras Negras, que defendió el papel revolucionario del lumpen, en especial en los países empobrecidos por el imperialismo (NEWTON, Huey P.: To die for the people, New York, Writers and Readers, 1999 (1972)).

De todos modos, poco a poco, los motivos y fines de la lucha del ELN iban calando en la población urbana a medida que el gobierno monárquico se hacía cada vez más autoritario y por tanto, impopular.

En este sentido, en 2001, en el interior del Palacio Real, ocurrió otro hecho de importancia capital: el príncipe heredero Dipendra mató al rey Birendra y a ocho miembros de su familia, después de lo cual acabó con su propia vida. Todo, “supuestamente”, por razones de índole sentimental 30 . Evidentemente esto fue un nuevo golpe para la imagen de la monarquía entre la población nepalesa. El nuevo rey Gyanendra, hermano del rey asesinado, a ojos de muchos nepaleses estaba detrás de la masacre. Gyanendra tenía una baja popularidad en la población por su perfil claramente reaccionario. No tardó poco en confirmarlo declarando el estado de emergencia por tres meses y, posteriormente en 2002 destituyó al Primer Ministro y a todo el gobierno, 31 asumiendo él mismo todos los poderes gubernamentales (lo cual sólo fue un paso más en la escalada progresiva que ya se venía dando entre la lucha de fuerzas, dentro del gobierno, entre moderados demócratas y los absolutistas que controlaban todas las fuerzas que aseguraban el monopolio de la violencia estatal: policias y ejército junto a otros grupos paramilitares afines que luchaban contra la guerrilla comunista). Con estas medidas, la oposición al Rey aumentó, tanto en las ciudades como en el medio rural, en esos momentos controlado casi en su totalidad por la insurgencia.

En cuanto a la zona gestionada por la guerrilla, en los “gobiernos populares”, los maoístas habían establecido comunas parecidas a las que realizó el gobierno de Mao Tse-Tung en China. 32 Además, siguiendo las teorías de éste, apostaban por hacerse con el control de las zonas rurales para luego atacar los centros urbanos. En estas zonas los objetivos políticos marcados fueron acabar con la explotación de cuatro caras: la de clase (ejercida por los señores feudales), la de casta (sufrida por los dalits o intocables), la de género (por las mujeres) y la geográfica (que la capital Katmandú practicaba con los distritos más pobres y olvidados) del país. 33

Ciertamente hondo fue el cambio que experimentó la mujer allí donde los maoístas controlaron el territorio. Antes de su llegada, éstas debían aceptar por marido al hombre que hubiesen elegido sus padres, no podían divorciarse (sí los hombres) y las viudas no podían volver a casarse ni poseer tierras, entre otras formas de sumisión de género. En las zonas guerrilleras las tierras se concedieron tanto a hombres como a mujeres y las anteriores prácticas machistas fueron abolidas. Para darse cuenta de la situación de la mujer en Nepal basta decir que hasta hace bien poco era uno de los tres países del mundo en el que la esperanza de vida era inferior a la del hombre, junto con Zimbawe y Níger (Watkins, 2008:400/402). 34

Notas:
1. SENGUPTA, Somini: Nepal reborn as a Republic, The New York Times, 29 de mayo de 2008 http://www.nytimes.com/2008/05/29/world/asia/29nepal.html?scp=2&sq=nepal&st=cse y CIA Worl Factor 2009 o http://www.lahaine.org/index.php?p=31125
2. 42.000 millones de $ de PPA en el año 2005 según el PNUD (Watkins, 2008:281), sgún la CIA de 31.000 millones de $ en el 2008 según The World Factbook (CIA:2009), según el Banco Mundial la cifra en 2007 se situó en 10.000 millones.
3. Estos datos correponden a 2005 y son del PNUD (Watkins, 2008:281), según el MAEC haciéndose eco de unos datos de UNICEF en 2006 fue de sólo 290 $, mientras que el Banco Mundial calcula una RpC estimada para 2009 de sólo 470 $ : http://www.worldbank.org.np/WBSITE/EXTERNAL/COUNTRIES/SOUTHASIAEXT/NEPALEXTN/0,,contentMDK:22147453~pagePK:141137~piPK:141127~theSitePK:223555,00.html Estas diferencias se deben a que los datos de UNICEF y el Banco Mundial no están en Paridad del Poder Adquisitivo (PPA) ya que por ejemplo la CIA lo estimó para 2008 en una cifra más parecida al PNUD: 1.100 $ de PPA: https://www.cia.gov/library/publications/the-world-factbook/print/np.html y el mismo PNUD lo cifra en 220 $ para 2005 sin PPA. Me pareció más pertinente mostrar los datos ONU que los de la CIA , pese a que son un poco más antiguos debido a que me merecen mayor credibilidad al aparecer la autoría de los especialistas, las pautas de investigación desarrolladas y las fórmulas matemáticas utilizadas en las encuestas.
4. Datos extraídos del Informe sobre Desarrollo Humano 2007/2008 (Watkins, 2008:233)
5. Concretamente desde el 28 de mayo del 2008: http://actualidad.terra.es/articulo/html2/av22507981.htm
6. EFE: Nepal abre una nueva era política tras la proclamación de la República, Público, 29 de mayo de 2008 http://www.publico.es/agencias/efe/120213/nepal/abre/nueva/politica/proclamacion/republica
7. EFE: Nepal dice adiós a la monarquía 240 años después, Público, 28 de mayo de 2008 http://www.publico.es/internacional/119782/nepal/dice/adios/monarquia/240/anos/despues
8. El gentilicio de Nepal contemplado en el Diccionario de la RAE es “nepalés/a”. También aparece como correcta en el apartado digital de gentilicios la forma “nepalí”: http://buscon.rae.es/dpdI/apendices/apendice5.html Ésta continúa ganando peso en los medios de comunicación y podríamos decir que cada vez es más mayoritaria. Pero lo cierto es que la forma “nepalí” si se busca en el Diccionario de la RAE no se hallará al no estar contemplada. Por esta razón, ante la mayor aceptación de la primera forma y en aras de la corrección lingüística y en espera de un reconocimiento inequívoco de la segunda, en todo este monográfico la forma empleada es la clásica de “nepalés/a”.
9. Esta información es una estimación de la CIA para julio de 2009. Los datos PNUD del censo de 2005 hablan de 27,1 millones (Watkins, 2008:247)
10. Estimación propia del autor partiendo de los datos aproximados del censo de la CIA cruzada con los datos del 2003 del Atlas Larousse (VV.AA, 2004:151) y la superficie de Nepal.
11. Aquí tenemos un interesante enlace de la UNESCO para aprender más sobre la inmensa herencia histórica del Valle: http://whc.unesco.org/en/list/121/
12. Fue declarado un Estado laico el 18 de mayo de 2006 (MAEC, 2009:25)
13. Con este sistema legal los terratenientes tenían esclavizados “de facto” a los campesinos más pobres de algunos distritos de Nepal. Debido a que el sueldo que le pagaban era insuficiente para afrontar los gastos de manutención básicos y los pobres agricultores debían endeudarse con los mismos terratenientes. De modo que con el salario pagaban los intereses de la deuda que crecía y crecía en un círculo vicioso sin poder escapar de la “propiedad” del señor feudal de turno. Enlace relacionado con el tema: http://in.reuters.com/article/southAsiaNews/idINIndia-35363420080907
14. Ejemplo de ello esta noticia de AI: http://www.aiven.org/profiles/blogs/brasil-libero-a-mas-de-4000 o para ver diversos tipos de esclavitud, en los países que opera y los principales documentos internacionales subscritos en contra: http://www.hrea.net/index.php?doc_id=848
15. Datos del PNUD (Watkins, 2008:45)
16. Un caso muy preocupante es el del lago Tsho Rolpa que aumentó su caudal en los últimos 50 años por 7 veces. (Watkins, 2008:92)
17. Años de la encuesta sobre el Gini: EEUU y China: 2007. Bolivia (2006), Guatemala (2007), Sudáfrica (2005) y Namibia (2003).
18. La paz verdadera, entendida como antagónica a la ausencia de violencia es aquella que partiendo de la definición que de ésta hace Tortosa vendría a significar la ausencia de la misma tanto en su forma directa, como estructural y cultural (Tortosa, 2003:66 (gráfico)) Ello no nos lleva a sobrentender el fin de los conflictos, (que vendría a ser el Nirvana o el Cielo en la Tierra) algo que tanto J..M Tortosa como el propio Mao Tse Tung niegan con rotundidad: “Las contradicciones siempre estarán con nosotros y nunca llegará el fin de la historia, es decir, de las contradicciones. El problema, por tanto, no va a ser el de suprimir los conflictos, sino el resolverlos o transformarlos, sin que lleven a la violencia directa” (Tortosa, 2003:11). Mao dijo: “El antagonismo y la contradicción no son, en absoluto, la misma cosa. Bajo el socialismo, el primero desaparecerá mientras que la segunda susistirá” (Turia:1977:434) o “La filosofía marxista proclama que la ley de la unidad de los contrarios es la ley fundamental del universo. Esta ley actúa por doquier, tanto en la naturaleza, como en la sociedad humana y en la conciencia del hombre. Los polos opuestos de las contradicciones coexisten en la unidad y en la lucha, y esto estimula el movimiento y los cambios de las cosas y de los fenómenos. Para cada cosa concreta (fenómeno) la unidad de los contrarios es condicional, temporal, transitoria, y por eso relativa, mientras que la lucha de contrarios es absoluta.” (Wright Mills, 1970:354) Más adelante en el texto “Que florezcan cien flores” afirma: “Lo justo siempre se desarrolla en el proceso de la lucha contra lo injusto. Lo verídico, lo bueno y lo hermoso siempre en comparación con lo falso, lo malo y lo monstruoso, siempre se desarrollan en lucha contra ellos. Cuando la humanidad en todas partes desecha lo erróneo y acepta en todas partes la verdad concreta, entonces la nueva verdad vuelve a luchar con las nuevas opiniones erróneas. Esta lucha jamás se acabará. Es la ley regular del desarrollo de la verdad y, desde luego, la ley regular del desarrollo del marxismo” (Wright Mills (citado en), 1970: 359/360). Lo que deseamos es que los conflictos se resuelvan con la discusión, la persuasión y, en definitiva, mediante métodos democráticos y pacíficos.
19. Como pasa con los textos sagrados en las religiones, depende de cada corriente interpretativa (desde la Teología de la Liberación hasta el Opus Dei en el catolicismo) que enfatice una parte u otras de los mismos (la que le interese para sus objetivos). En principio, Marx y Engels en el “Manifiesto Comunista” (1848) indican que en la revolución socialista “el principal paso de la revolución obrera será la exaltación del proletariado en el poder, la conquista de la democracia” (Marx, 1999:67) o Engels en los principios del comunismo de 1847 indica que el proletariado “implantará ante todo, un Estado democrático, y, dentro de él, directa o indirectamente, la dominación política del proletariado”. La Dictadura del Proletariado queda sintetizada más claramente en la obra “El Estado y la Revolución” de Lenin (1917) donde afirma: “el desarrollo del comunismo pasa pasa a través de la dictadura del proletariado...” o “(la dictadura del proletariado) no puede conducir tan sólo a la simple ampliación de la democracia. A la par con la enorme ampliación del democratismo, que por vez primera se convierte en un democratismo para los pobres, en un democratismo para el pueblo, y no en un democratismo para los ricos, la dictadura del proletariado implica una serie de restricciones puestas a la libertad de los opresores, de los explotadores, de los capitalistas. Debemos reprimir a éstos, para liberar a la humanidad de la esclavitud asalariada, hay que vencer por la fuerza su resistencia, y es evidente que donde hay represión, donde hay violencia no hay libertad ni hay democracia” (Lenin, 2006:139/140) Pero lo mismo que habla de esto, propugna claramente la necesidad de implantar una democracia primitiva y directa, la revocabilidad de todos los cargos, pagar un máximo de sueldo al más alto funcionario de un obrero cualificado o la reducción de la jornada laboral (Ibídem, 83/84, 85 y 178 respectivamente). Aún así las cosas se fueron complicando irremisiblemente ante la imposibilidad de aplicar de arriba a abajo y de abajo a arriba el llamado “centralismo democrático” que propugnaban Lenin o Mao, que luego, cada vez más, se trasnformarías en burocratismo absolutista opresor, oxidado y rampante que quería hacer pasar por “Palabra de Dios” toda decisión del Buró Político del Partido. El “centralismo democrático” solía/suele funcionar mejor siempre de arriba a abajo (absolutismo, aristocracia, etc), que de abajo a arriba (democracia) mucho más relativo y dependiente de la menor o mayor autenticidad y/o corrupción de los dirigentes respecto al ideario esgrimido ante los dirigidos. La parte que citaba Lenin de reprimir a los opresores también es muy relativa como vimos con el experimento de la “Revolución Cultural Maoísta” que tuvo que ser frenada por Mao ante los excesos de los guardias rojos. ¿Quiénes son los enemigos? Los que diga en cada momento el Buró Político. La prohibición de las tendencias con Lenin, llevada al paroxismo con el estalinismo, sirvió para que muchas veces el enemigo fuera simplemente las cabezas visibles de la tendencia no mayoritaria dentro del Buró Político o los órganos de dirección de los partidos comunistas en el poder. Por tanto, se les debiera presentar urgente a los partidos comunistas que quieran seguir vivos, renovar los restos de centralismo democrático mal entendido junto a Dictadura del Proletariado entendida como Dictadura de SU Partido si quieren salir del óxido perenne en el que se hayan y ser una alternativa significativa y real al capitalismo genocida “realmente existente”.
20. Aunque la ética y el sentido de injusticia es el que nos lleva a quererla, desde un punto de vista racional relacionado con la sostenibilidad del planeta Tierra nos es absolutamente perentoria, ya que el desarrollo capitalista es suicida para nuestra especie. Para ver que pasaría si todos los países siguieran el mismo patrón productivo y de consumo que los países enriquecidos capitalistas, consultar el excelente artículo del profesor Carlos Fernández Liria titulado “¿Quién cabe en el mundo” publicado en la sección de Opinión del diario Público el 22 de enero de 2008: http://blogs.publico.es/dominiopublico/267/%C2%BFquien-cabe-en-el-mundo/
21. Periodista y político inglés (1762/1835).
22. Es muy interesante consultar la tabla de Eckhardt, reproducida por J..M Tortosa en su libro “El largo camino: De la violencia a la paz” (p.61), en la cual se cuantifican las muertes producidas por mil habitantes en las guerras en los últimos nueve siglos, quitando el siglo XVIII que tuvo un porcentaje más bajo que el XVII, todos los demás han mantenido una tendencia claramente al alza, siendo muy preocupante en especial desde el siglo XVIII (9,72 cada 1.000 hab.), XIX (16,19) y XX (44,37). En este sentido está claro que la tecnología, como parte de la cultura, no ha servido al ser humano para vivir mejor sino para matarse más y mejor.
23. Hinduistas expulsados por los musulmanes de diferentes países.
24. Los cipayos eran en el Imperio inglés los soldados nativos de la India al servicio de la Corona Británica.
25. “Los únicos países en los que no se celebraron elecciones de ningún tipo en el período 1919-1947 (Etiopía, Mongolia, Nepal, Arabia Saudí y Yemen) eran fósiles políticos atrasados.” (Hobsbawm, 2005:117-118) Cronología sintética de Nepal: http://news.bbc.co.uk/2/hi/south_asia/country_profiles/1166516.stm
26. Para un mayor conocimiento de esta realidad sociológica histórica, consultar las siguientes excelentes obras: MUNIESA, Bernat: “Dictadura y Transición. La España lampedusiana, Tomo I. La dictadura franquista”. 1939-1975, Barcelona, Universitat de Barcelona, 2005 y SÁNCHEZ SOLER, Mariano: “Ricos por la Patria”, Barcelona, Plaza & Janés, 2001.
27. CRUZ, Alberto: La nueva etapa de Nepal, ¿reforma o revolución?, CEPRID, 14 de mayo de 2006 http://www.nodo50.org/ceprid/territorios/asia/asia2.htm
28. Señor, Luís: Diccionario de citas, Madrid, Espasa, 2006. ISBN: 978-84-670-2374-9
29. Esta explotación del centro a la periferia era una de las denuncias constantes de los maoístas durante la guerrilla.
30. Para ver más sobre la trágica historia: http://www.elmundo.es/2001/06/03/mundo/1004632.html
31. (MAEC, 2009:22)
32. M. DÍEZ, Pablo: El paraíso comunista de Nepal, ABC, 5 de enero de 2009 http://www.abc.es/20090105/internacional-asia/paraiso-maoista-nepal-20090105.html
33. CRUZ, Alberto: La nueva etapa de Nepal, ¿reforma o revolución?, CEPRID, 14 de mayo de 2006 http://www.nodo50.org/ceprid/territorios/asia/asia2.htm
34. La esperanza de vida según el PNUD para Nepal es de 62,9 años para las mujeres y 62,1 para los hombres (según datos de 2005 recogidos por el Informe de Desarrollo Humano de 2007/8). Según Alberto Cruz hasta hace poco era superior la de los hombres.


Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Mis sombras

Miguel Longarini (Desde Buenos Aires, Argentina. Especial para ARGENPRESS CULTURAL)

Asombrado voy despacio buscando mi espacio.
Son solo sombras las que dejo; las que asombran, las que se alejan y dejan.
Son mis días sombríos los que no vuelven; los que quedan; lejos, lejos…lejos.
Nadie entiende, nadie puede; nadie quiere…

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Cuento breve con moraleja

Rodolfo Bassarsky (Especial para ARGENPRESS CULTURAL)

Quise hacerle un homenaje a la Brevedad. Por eso cuando tuve a mi hijo lo llamé Nicasio. ¿Qué mejor homenaje puede concebirse? Me sentí un verdadero triunfador. Alguien que frente a un desafío casi imposible supo encontrar la solución acertada, impecable. Mi antiguo amigo Pipino, amigo también de la Brevedad, creyó ponerle a su hijo el nombre más breve posible. Lo llamó O. Rivalizaba con él su amigo Pulgarcito, también del círculo de mis amistades, quien ni corto ni perezoso, llamó a su propio hijo con una aparente alusión a las horas: Casio. Es decir menos que la O del hijo de Pipino. Nadie hasta ahora pudo batir mi ingeniosa apología. Mi hijo es menos que un trozo de O. Con lo que se pone en evidencia una curiosa paradoja: cuanto más largo el nombre, más breve. En ocasiones será necesario ser abundante, explicarlo bien, para ser al mismo tiempo sintético y preciso.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Yo acuso al origen de todos los males...


Beatriz Paganini (Desde Santa Fe, Argentina. Especial para ARGENPRESS CULTURAL)

Es contundente que el origen de todos nuestros males provienen de la globalización salvaje y asesina sumada a las multinacionales corruptas que atentan contra la salud industrializando los alimentos que previamente generan con los animales hacinados, desprotegidos (aunque los atiborren con antibióticos) al punto que Mike Davies , manifiesta que los virólogos acusaron, en la China Meridional, el origen del primer vector de la gripe aviar. Al tiempo que, ahora, el sector pecuario se ha transformado en industria dejando la granja familiar para las películas infantiles y se han transformado “las pocilgas de los animales” en intercambio de “agentes patógenos a la velocidad del rayo.”

Un dato elocuente consigna que en 1965, en EE UU había 53 millones de cerdos repartidos en más de un millón de granjas y, ahora, hay 65 millones de cerdos concentrados en 65.000 instalaciones que son”ciclópeos infiernos fecales”.

Davis escribe muy gráficamente y con potencial literario, lástima que del tema no podamos sacar una creación artística sino sólo una conclusión de la avidez desnaturalizada del hombre que solo busca beneficio monetario y obvia las consecuencias más elementales de precaución destruyendo este hermoso valle en uno sólo de lágrimas.

"Ya corre el rumor en la prensa mexicana de un epicentro de la gripe situado en torno a una gigantesca filial de Smithfield en el estado de Veracruz", sigue en la denuncia.

En 1998 en Carolina del Norte murieron puercas en cantidad por una cepa descontrolada que se originó en una granja.

Y continúa expresando:

“Cualquier mejora en la ecología de este nuevo agente patógeno tendría que enfrentarse con el monstruoso poder de los grandes conglomerados empresariales avícolas y ganaderos, como Smithfield Farms (porcino y vacuno) y Tyson (pollos). La comisión habló de una obstrucción sistemática de sus investigaciones por parte de las grandes empresas.”

Como consecuencia, en la industrialización de los criaderos de animales se acumulan los virus, las vertientes residuales contaminan los afluentes; “El monstruo llama a nuestra puerta” así tituló el libro editado en Barcelona en el año 2006, su redacción hace llevadera e interesante “ la historia de la gesta industrializadora de los monos con navaja y billetera” “ (esa frase en mía, me ha contagiado Davis)

Argenpress me acerca otra investigación que hace el chileno Ernesto Carmona sobre la influenza porcina:

“El medicamento llamado Tamiflu y su ex “dueño” Donald Rumsfeld, ex ministro de Defensa de Bush, obtendrán grandes ganancias con la actual epidemia de influencia porcina, según informes de la prensa independiente, distinta a los grandes medios que manipulan a la opinión pública mundial.”

¡Bueno! El círculo perfecto: Globalizada la USURA.

Y, sigo buscando datos referentes al tema, llegando a mí por la virtual Internet, un hijo del Dante: Claudio Albertani , quien con su musical italiano demanda alerta y, permítaseme, poner primero sus palabras en italiano al tiempo que nos desintoxicamos del frío inglés.

Senza dubbio il processo si sta esaurendo. Dopo aver trasformato in merce tutti i beni, compresa l'acqua che beviamo e l'aria che respiriamo, il capitalismo si scontra non tanto con barriere quantitative ma qualitative: il di dominio sulla natura non domina più.

Sin duda, el proceso se está agotando después de transformada en mercancía todos los bienes, incluidos el agua que bebemos y el aire que respiramos, el capitalismo se enfrenta no sólo con obstáculos cuantitativos, sino cualitativos: el dominio de la Naturaleza que no es dominada.

Termina diciéndonos:

Dobbiamo cambiar le nostre abitudini alimentari. In questo inizio di> millennio mangiare è un atto politico e le grandi compagnie ci stanno> assassinando. Boicottiamo le transnazionali della morte. Non mangiamo> carne. Né di porco né pesce né pollo che è il più contaminato.> Possiamo comprare cibi da persone conosciute o creare cooperative di> consumo intelligente.> Ne La fafftoria degli animali, incubo letterario su un futuro che sta> arrivando. George Orwell descrive come il potere ha trasformato i> porci da semplici compagni in dittatori spietati. No permettiamo che> la profezia si traformi in realtà

Debemos cambiar nuestros hábitos alimenticios. En el comienzo de este
Milenio comer es un acto político y hay grandes empresas que están asesinando
Boicoteemos las transnacionales de la muerte. No comamos carne
o pescado o carne de cerdo o pollo que es la más contaminada.
Se puede comprar la comida de gente que conoces o crear cooperativas
de consumo inteligente.
George Orwell describe como el poder transforma de simples y meros compañeros a dictadores despiadados. No permitamos que la profecía se transforme en realidad.

¿Por que yo acuso?

Porque no hay un parate, un basta.

¡Acaben YA!

¿A dónde quieren terminar?

¿O no se han fijado que la cuenta es regresiva solamente depende del giro que se tome para sumergirnos o salir de este infierno de intereses mezquinos. Y las consecuencias que el Hambre y la Pobreza conllevan porque si ahora, alguien o algunos no toman severas medidas nos arrastrarán al fin de la Humanidad. Fue por Pobreza que se instaló la Granja de porcinos La Gloria en Veracruz, fue por Pobreza que en diciembre de 2008 el 50% de sus habitantes sufrieron enfermedades respiratorias. Porque de nada valdrá el dinero amarrocado.

Tanto los capitales acumulados y declarados como el escondido en los paraísos fiscales, no tendrán sentido como medio de resguardo porque no habrá resguardo alguno que valga.

No habrá cerco, frontera, muro, cárcel, tortura, ecosistema selectivo, daños colaterales, presupuestos previos, pasaportes, bunker, salvo-conductos, tarjetas de identificación, grupo sanguíneo, trasplantes, desarrollo sustentable,…..

No.

No habrá nada capaz de evitar lo provocado contra la PACHA MAMA, contra la GAIA UNIVERSAL que algunos arrogantes e ignorantes con su subordinación al Dios Mercado están provocando.

En otro párrafo Mike Davis expresa:

“los países ricos que, como los EEUU y el Reino Unido, prefieren invertir en sus propias líneas Maginot biológicas, antes que incrementar drásticamente la ayuda a los frentes epidémicos avanzados de ultramar.”

Entonces se debe pensar que la ignorancia, fatuidad, arrogancia de los que se creen poderosos por poseer dinero, padecerán también con el búmerang provocado, dado que, ese mismo dinero está demostrando que ,acumulado, no se transforma en beneficio sino que fagocita, insaciable, como un pozo que succiona sin fin.

Quizás sea ése el significado final del dinero:

SIN FINALIDAD ÚLTIMA SE AUTODESTRUYE Y NOS ARRASTRA A UNOS Y A OTROS.

Autor foto: David Levene (THE GUARDIAN)


Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Migraciones en situaciones extremas, síndrome del inmigrante con estrés crónico y múltiple: El síndrome de Ulises


Joseba Achotegui

Resumen realizado por Jesús Dapena Botero

Emigrar no es una experiencia fácil y en los últimos años para muchos inmigrantes la cosa ha sido cada vez peor, ya que viven procesos que tienen intensos niveles de estrés, que superan la capacidad de adaptación del ser humano, lo que los hace susceptibles del padecer el Síndrome del Inmigrante con Estrés Crónico y Múltiple o Síndrome de Ulises, para hacer alusión al héroe griego de La Odisea homérica, situación clínica que viven los inmigrados en los países de acogida, en el contexto de un mundo globalizado para las transnacionales y endurecido para la recepción de seres humanos foráneos, lo que hace que las condiciones de vida en el nuevo país lleguen a ser peores que antes de la partida.

El grado de estrés es proporcional a la aparición de síntomas psicopatológicos, lo cual requiere la atención de los profesionales de salud mental.

Ulises era un semidios, que tuvo que soportar terribles adversidades y peligros en su largo periplo pero los seres humanos que hoy emigran son demasiado humanos y a veces tiene que vivir peores circunstancias que las que viviera Odiseo. Tienen que enfrentar el miedo, la desesperanza, un poco a la manera de aquel héroe griego que se pasaban sentado en las rocas, a la orilla del mar, consumiéndose en llanto, suspiros y penas, mientra miraba a un océano estéril, como lo expresara Homero en su canto V. Ulises tenía que protegerse de su perseguidor, Polifemo, a quien el héroe decía que no era nadie, ya que nadie le llamaban todos, como lo vemos en el canto IX; ello nos habla de la pérdida de identidad del inmigrante, quien se encuentra marginado de la estructura social, no integrado, no asimilado por la nueva cultura, lo cual constituye una amenaza para su salud mental.

La persona que migra en situaciones extremas se enfrenta a grandes tensiones y duelos, lo cual puede producir una psicopatología muy amplia, que se manifieste en diversos cuadros psiquiátricos.

El estrés constituye todo un desequilibrio entre las demandas ambientales y las capacidades de respuesta del sujeto y el duelo implica toda una reorganización de la personalidad cuando se pierde algo significativo; podría decirse que el duelo es un estrés prolongado e intenso.

Sobre estas premisas, Achotegui estudia:

1. Factores de tensión o estresores.

2. La fenomenología que acompaña a los pacientes que padecen esta situación.

3. El diagnóstico diferencial que debe hacerse.

Entre los estresores están:

a. La soledad, dada la separación de la familia y de los seres queridos, en especial cuando se dejan hijos pequeños y/o padres ancianos y enfermos, que no se pueden incluir en el proyecto migratorio ni tampoco pueden irse a visitar por la tramitología que implica volver al país de acogida. Además de que el paciente piensa que no puede regresar a su mundo con el fracaso a cuestas, una situación que afecta no sólo a los que no tienen papeles, sino a todos aquellos emigrantes que no pueden viajar con su pareja o su familia, cuando todavía no tienen derecho a la reagrupación familiar, que muchas veces se obstaculiza desde el mundo burocrático.

El trabajo en condiciones de explotación, muchas veces agrava estos cuadros, ya que impide tener una buena calidad de vida.

La soledad forzada entonces ocasiona un gran sufrimiento, que se incrementa en las noches, cuando afloran recuerdos, necesidades afectiva y miedos de toda índole, sobre todo en personas que vienen de culturas donde las relaciones familiares son mucho más estrechas, en contextos culturales donde no sólo se dan vínculos con la familia nuclear sino con una familia extensa, con fuertes vínculos de solidaridad, lo cual hace más penoso el vacío afectivo.


b. También se da un duelo ante el fracaso del proyecto migratorio, estado emocional que va cargado de desesperanza y decepción cuando no se logran condiciones mínimas, cuando se sienten lejanas las oportunidades de salir adelante ante las dificultades en los trámites oficiales, ante las problemas que emergen en el mercado laboral, que imponen que la única forma de vinculación para entrar en él sea en condiciones de explotación, después de haber hecho un ingente esfuerzo migratorio, en lo económico, en la asunción de riesgos físicos, que no condujeron a nada mejor y el fracaso en soledad se hace aún peor. Incluso en algunas regiones de África se piensa que quien fracas en la migración ha padecido algún maleficio, lo que hace que a la vuelta de este sujeto a sus comunidades de origen sea mirado con temor, como cargado y portador por una desgracia, que pudiera ser transmitida a otros miembros de su colectividad.

c. La lucha por la supervivencia.

Por la alimentación, ya que muchas veces tienen inconvenientes para conseguir comida, lo que puede conducirlos a la subalimentación y aún a la desnutrición. En general, los inmigrantes se alimentan mal porque envían casi todo el poco dinero que consigue a sus familiares, allá en su país de origen, cosa que, a su vez, da cuenta de su generosidad y de la calidad de sus vínculos. Ello los lleva a comer menos y a buscar alimentos de baja calidad, con muchas grasas saturadas, con dietas hipoproteicas, muchas veces con dietas con mucha menor calidad de nutrientes que las que tenían en sus propios países. Todo este cuadro de mala nutrición puede llevar a síntomas como la fatiga y la cefalea.

La vivienda constituye otro gran problema para los inmigrantes, ya que aún aquellos que lo hacen de una manera regular tiene dificultades para conseguirla, por los prejuicios de los autóctonos, que muchas veces, temen que los extranjeros sean terroristas, cosa que es particularmente más dura para con los magrebíes, los habitantes de la parte más occidental del mundo árabe, que comprende países como Libia, Túnez, Argelia, Marruecos, el Sahara Occidental y Libia.













No es de extrañar encontrar casos en los que se abusa de los inmigrantes al alquilarles viviendas a precios abusivos y con grandes condiciones de hacinamiento, lo que se convierte en otra fuente de estrés y de tensión, ya que se considera que el espacio mínimo para una persona debe ser de unos quince metros cuadrados. Muchos de los inmigrantes van a parar a chapuzas, carras derruidas donde faltan elementos básicos como techos y paredes y algunos van a parar directamente a la calle, al menos, por algún tiempo.

El miedo, que se vincula con los peligros físicos que hubieron de correr en su periplo migratorio, en pateras, yolas, embarcaciones muy ligeras de remo y vela, camiones, las coacciones de las mafias, las redes de prostitución, entre otras muchas amenazas que les toca enfrentar en su acción para el desplazamiento al Primer Mundo. Además está el miedo a la detención y la expulsión del país, ya que el autor nos informa que, en el momento de la publicación del artículo, en España se expulsaba a un inmigrante cada cinco minutos, según datos oficiales.













Ese miedo físico, ante la amenaza de la integridad material tiene efectos muy desestabilizadores, ya que se vive con menos posibilidades de enfrentar la noxa, que cuando ésta es de naturaleza meramente psicológica. Esta situación hace que lo traumático se fije con una mayor viscosidad, aspecto que los neurofisiólogos han tratado de explicar por alteraciones en el sistema límbico, la amígdala, que da lugar a una atrofia del hipocampo, un fenómeno que se detectó en veteranos de la guerra de Vietnam y en personas que han sufrido abusos sexuales en la infancia. También se dan pérdidas de neuronas en la corteza orbitofrontal.

El estrés crónico potencia el condicionamiento del miedo, en lo sensorial y en lo contextual, lo que facilita la respuesta miedosa ante situaciones de estrés futuro, lo que puede generar retroactivaciones retroactivas de situaciones de terror vividas con antelación.

A España, las pateras viajan por la zona del Estrecho de Gibraltar y hacia las islas Canarias. A la entrada al Mediterráneo han muerto cerca de cuatro mil personas, desde que llegara la primera patera en 1994, de tal suerte que dicha región se ha convertido en una verdadera fosa común y los viajes con cada vez más largos, más caros, en peores condiciones para burlar la vigilancia del Servicio de Vigilancia Exterior, algo similar a lo que pasa en El Hueco, cuando los latinoamericanas cruzan el Río Grande para entrar en los Estados Unidos de América, donde han muerto cerca de mil personas por año, a una razón de tres al día.

Ahora una gran mayoría de inmigrantes llegan por otros medios de transporte distintos a las pateras. Otros grupos llegan en grupos organizados, tal vez, demasiado organizados, y son recluidos en pisos y lonjas, siempre bajo amenaza, por la documentación falsa que traen y el ser chantajeados por mafias y contactos en Europa o en los Estados Unidos de América.

El miedo se registra también en los niños de los inmigrantes, cuyos padres no tienen papeles; estos pequeñajos sienten casi pánico cuando sus padres se demoran para volver a casa porque temen que hayan sido deportados por la policía, lo que condenaría a los chiquillos a una situación de desamparo y, lo peor, es que no se trata de simples fantasías en el ámbito del espacio intrasubjetivo sino que dichos pensamientos hacen parte de una realidad objetivable, origen de nuevas situaciones traumáticas.

Pero hay factores que potencian el efecto de estos factores estresantes:

a. La multiplicidad: Ya que no es lo mismo padecer uno de estos factores que varios.

b. La cronicidad, ya que estas tensiones no son asunto de unos días o algunas semanas sino que pueden prolongarse por meses o años, lo que hace que el estrés se vaya acumulando, lo que determina la elección de una mala calidad de vida.

c. La intensidad y preeminencia de los factores estresantes al límite, por un período largo, que se sinergian.

d. La ausencia de sensación de control, ya que el sujeto ignora cómo salirse de la situación traumática, lo que incrementa la ansiedad, que puede transformarse en fenómenos psicosomáticos como la hipertensión arterial.

e. La ausencia de redes de apoyo social, ya que estas personas no existen en el ámbito de lo legal, hace que estas personas no busquen instituciones que les ayuden y mientras más crónico sea el cuadro tampoco se hace este tipo de búsqueda y estos pacientes parecieran vivir más una experiencia de viajeros que de inmigrantes, ya que no se asientan en un lugar sino que viven como constantes aves de paso.

f. Estresores clásicos de la migración como lo son el cambio de lengua, de cultura, de paisaje. que obligan a enfrentarse con una gran cantidad de duelos:

• De la familia y los amigos.
• De la lengua.
• De la cultura.
• De la tierra.
• Del estatus social.
• Del grupo nacional.

Más las angustias y traumas por los riesgos físicos que se corren.

Cuando se vive escondido y en el trabajo clandestino se habla
poco.

g. Aparición del síndrome, con su efecto incapacitante, lo cual es bastante grave ya que se empieza a perder la salud que es para el inmigrante un capital básico.


h. Mala atención por parte del Sistema Sanitario por los siguientes motivos:

La existencia de profesionales prejuiciosos que desconocen al emigrante por racismo y xenofobia y no dan valor a la sintomatología de este grupo humano.

Diagnósticos erróneos que llevan más a pensar en categorías como trastornos depresivos, psicóticos, enfermedad médica, para las que se dan tratamientos inadecuados para la verdadera condición de estos sujetos afectados por la migración, lo cual, a su vez, lleva a costos innecesarios para los servicios de salud.

Este síndrome es un cuadro específico de estrés crónico y múltiple, todo un conjunto de fenómenos que aparecen en emigrantes que están viviendo situaciones extremas, dadas las situaciones límites que deben afrontar, con una gran variedad de manifestaciones psicopatológicas.

Se dan varios tipos de fenómenos tales como:

a. Depresivos dentro de los que habría que contemplar:

Tristeza, acompañada de sentimiento de fracaso, de indefensión, sentimiento que es fácil de percibir en la entrevista con los sujetos que padecen el trastorno.

El llanto, que se manifiesta tanto en hombres como en mujeres, a pesar de que a los varones se les haya educado bajo la premisa de que los hombres no lloran, respuesta fisiológica, que los hombres tratan de disimular con eufemismos. Los musulmanes no suelen llorar porque eso está mal visto en su tradición islámica sino que gimen pero, a veces, el dolor es tan grande que se rompen todos estos tabúes con respecto al llanto.

El sentimiento de culpa se expresa con menor frecuencia aún en las culturas distintas a la occidental, con su cosmovisión de que el ser humano no es el centro del mundo sino un elemento más de contexto de la naturaleza.

Ideas de muerte, aunque no son muy frecuentes en lso inmigrantes, dada la capacidad de lucha que posee y sus deseos de salir a adelante. Los emigrantes tienen niños allende el mar, lo que los llena muchas veces de deseos de vivir pero en adolescentes pueden emerger esas ideaciones de muerte, y dada su mayor impulsividad podrían darse intentos de suicidio, en momentos de gran desesperación.

b. Dentro de los ansiosos se destacaría:

La tensión y el nerviosismo.

Preocupaciones excesivas y recurrentes. Los pacientes pueden describir este fenómeno como si tuvieran una centrífuga en su cabeza, que trabaja todo el día. Se trata de verdadera ideas obsesivas que contribuyen a alteraciones del sueño como el insomnio conciliatorio, que impiden al sujeto y al organismo el descanso y la relajación.

Irritabilidad, que no es un síntoma tan frecuente como los anteriores y es menor en los pacientes provenientes de culturas orientales, quienes son más controlados en la expresión de sus emociones. La irritabilidad suele verse en sujetos menores, en las bandas juveniles, que se ponen bravas como decimos ecuatorianos y colombianos. La noche son duras debido al insomnio, cuando afloran recuerdos, sentimientos de soledad, el aislamiento social, pero podrían darse también ansiedades anticipatorias e insomnio conciliatorio, ello puede desencadenar un incremento de las catecolaminas y los glucorticodes, que den lugar a más estrés, que ocasiona mayor dificultad para dormirse, a lo que pueden sumarse la pésimas condiciones de vivienda, los climas extremos de fío o calor, los ruidos, la mala ventilación, etcétera. Además está el miedo a los robos, a las agresiones, a la policía, a los xenófobos, que podrían ocasionarles heridas y muerte.

c. Estarían también las somatizaciones: fenómeno que se da aún con mayor frecuencia en culturas donde no hay el dualismo cartesiano de la separación de mente y cuerpo, en culturas que no son alexítimicas. Aparecen cefaleas, fatiga, sensaciones osteomusculares, como la fibromialgia, molestias abdominales, torácicas, contracturas musculares, como respuesta al estrés.

La cefalea es muy característica del síndrome, la mayoría son de tipo tensional, asociadas a una sintomatología de corte obsesivo. Las cefaleas son más frontales o en la zona de las sienes y puede estar al servicio de la negación, ya que muchas veces es mejor convertir la ansiedad en dolor físico que pensar en las agobiantes preocupaciones.

Fatiga: Cuando una persona durante mucho tiempo no ve salida a la situación le flaquean las fuerzas, por ello, es un síntoma que suele aparece conforme se va prolongando la estancia en el país extraño.

Las somatizaciones son variables y no radicalmente fijas; el insomnio suele ser el primer síntoma en remitir cuando estas personas entran en tratamiento pero el más rebelde de los síntomas suele ser la cefalea. También el sufrimiento puede llevar a un envejecimiento prematuro.

d. Otros síntomas que aparecen son los confusionales con fallas en la memoria, la atención, con la sensación de estar perdidos, en el tiempo o en el espacio, lo cual puede conllevar estados de desorientación.

Esta sintomatología se asocia con el hecho de tener que esconderse, de hacerse invisibles para no ser detenidos y repatriados; muchos menores que han pasado por varios centros tutelados, dan nombres distintos en cada lugar, y al final ni ellos mismos saben su verdadero nombre. A veces no saben si vienen o van; no saben lo que desean y tienen gran intolerancia a nuevas frustraciones. A veces tienen que fabular situaciones familiares y tienen que decir mentiras a sus parientes cuando se comunican con ellos. Los inmigrantes provenientes de países donde había un gran control social se hacen más paranoides.

Es difícil hacer una psiquiatría transcultural en estos casos por el hecho de que muchas culturas tienen categorías del tiempo distintas; para algunas culturas el tiempo es circular y no lineal, como lo es en Occidente. También las vivencias de despersonalización pueden ser difíciles de evaluar por las distintas representaciones del yo que hay en diferentes ámbitos culturales.

El inmigrante trata de interpretar lo que le acaece desde la perspectiva de la cosmovisión de su cultura. Algunos recurren a explicaciones mágicas; otros están sobrecargados por sentimientos de culpa por haber fallado a su grupo social, al haber rechazado, por ejemplo, una alianza conyugal, o por no haber estado presentes en el momento de la muerte de sus padres.

Otras interpretaciones son de índole político-social.

Hay que tener en cuenta la omnipotencia del pensamiento descrita por Freud, que se vincula con el pensamiento obsesivo y con el maníaco, como respuesta primitiva ante la ansiedad. Ello puede llevar a interpretaciones mágicas pero el terapeuta nunca debe perder de vista la cultura del sujeto para lograr una comprensión empática de la situación.

El cuadro general puede ser oscilatorio, con períodos de mejoría y de recaída, de acuerdo con los cambios que se van dando en el contexto vital del paciente pero lo que sí se precisa es poder hacer un buen diagnóstico diferencial.

Este cuadro nada tiene que ver con los trastornos de estrés agudos, ya que se prolonga en el tiempo; no sería propiamente una simple reacción de duelo; tampoco se trata de un mero trastorno depresivo, ya que brillan por su ausencia rasgos fundamentales para tal diagnóstico como es la ausencia de apatía, de ideas de muerte y de baja autoestima. Tampoco se trata de un cuadro psicótico. Más bien estaría del lado de los trastornos adaptativos y de los trastornos por estrés.

Si bien, el cuadro puede compartir síntomas con los cuadros depresivos, faltan los síntomas básicos de la depresión clásica, que es sobretodo un estado en el que predomina la tristeza y el llanto; aquí pareciera tratarse de una situación de duelo más compleja, más difícil, con un pesar mucho más intenso, más en la línea de la desolación.

La apatía no parece surgir pues, por el contrario, en estos pacientes hay siempre el deseo de salir adelante, quieren hacer cosas, están deseosos de luchar así no vean el camino, no se da entonces el cuadro de pérdida de los intereses que incluye el DSM-IV-TR entre los ítems diagnósticos de la depresión. Tampoco son muy frecuentes las ideas de muerte, al contrario, están cargados de ideas vitales, piensan en sus hijos, en sus familias y, por lo general, mantienen la autoestima; de tratarse de una depresión esta sería bastante atípica. Estas personas se sienten caídas pero no vencidas.

Beiser plantea un trastorno de adaptación en los inmigrantes pero la mayoría de los inmigrantes extracomunitarios del siglo XXI viven una situación mucho más dramática que las de los inmigrantes del siglo XX, descritos por el autor. En la definición de trastornos adaptativos del DSM-IV, el malestar es superior al que se esperaría por la naturaleza de la noxa. En el síndrome del inmigrante en condiciones extremas, vemos que no hay una sola noxa sino una multitud de ellas y su lucha se caracteriza por un fuerte deseo de sobrevivir y de enfrentar el terror; las noxas aquí son de gran intensidad y de otra calidad, de donde podríamos decir que en las personas que padecen el síndrome de Ulises, el malestar es inferior al esperable y podemos comprender que es más normal estar mal en estas circunstancias tan adversas, cuando todo falla alrededor, que ser insensibles a tan desfavorables circunstancias. Los problemas son tremendos y el paciente se los toma como son.

Para estas personas es difícil la adaptación por encontrarse por fuera del sistema, por lo que podríamos pensar que se trata más de un síndrome a-adaptativo.

En relación con el diagnóstico diferencial con el trastorno de estrés postraumático, se piensa que el síndrome de Ulises sobrepasa los criterios de dicho trastorno, ya que éste no se acompaña del sentimiento de soledad, de fracaso, de lucha por la supervivencia. Además de que en el síndrome de estrés postraumático hay apatía y baja autoestima.

En el síndrome de Ulises, los factores estresantes son muy específicos y de gran intensidad; es indispensable que el sujeto que lo padece sea un inmigrante.

Un grave problema es que la psiquiatría no le de el valor suficiente a este tipo de problemática por considerarla un problema de minorías.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Una reflexión sobre el hombre como masa y la comunicación (I)


Ricardo Vicente López (Desde Buenos Aires, Argentina. Especial para ARGENPRESS CULTURAL)

Me parece necesario sumarme a los ya muchos que han vertido opiniones acerca del debate que ha provocado la ley de comunicaciones que se viene preparando. Y esa necesidad nace de salirle al paso a todos los manejos que se vienen urdiendo para poner la mayor cantidad de trabas posibles a su sanción. Se la comenzó denominando la “Ley de Cristina”. La decisión de ponerla a debate en foros en toda la extensión de nuestro territorio, de invitar a ese debate a todos los que tengan algo que aportar, disolvió la intención de convertir la Ley en un capricho de la presidenta al ser su propuesta el resultado de un gran debate nacional. Los medios masivos que sienten que va a afectar sus intereses han optado por el mutismo. “De eso no se habla”. En los grandes medios concentrados el tema no existe y ello pretende cubrir, con un manto de silencio, la ocasión de darle al proyecto de reconstrucción de la Nación, aún en cierne, una ley que garantice la circulación de la información: plural, fidedigna, representativa de los intereses de todos los sectores sociales, culturales, políticos, económicos, etc.

Comenzar a superar la chatura de esos medios que convierten en información los datos más bastardos, distorsionados, sesgados, espurios, que logran la operación alquímica de trasmutar en verdad cuanta basura periodística aparece o se produce. La cuestión que hoy se nos plantea consiste en que definamos como comunidad nacional cómo se puede transformar todo ello en una “comunicación libre y sin distorsiones”. Sin olvidar en las decisiones, que se tomen institucionalmente, que enfrentamos una etapa del mundo cada vez más globalizada en la que el dominio de las grandes corporaciones internacionales fabrica opinión y consenso y lo venden como verdades incontrovertibles.

Ello nos impone la obligación de que nuestras reflexiones tomen distancia de los acontecimientos cotidianos, de esa adenda que se nos propone cada día, lo que se ha denominado actualidad que los medios han convertido en un valor en si misma, y ese valor se convierte en excluyente de un tratamiento de los temas más relacionados con los problemas del hombre. Ello no permite una mirada abarcadora de los grandes procesos, dentro de los cuales se inscriben la sucesión de hechos diarios. Salir de esa perspectiva de inmediatez es una condición imprescindible para el logro de una comprensión acabada de un fenómeno altamente complejo como es la comunicación moderna.

El profesor Fidel Munnigh, doctor en filosofía por la Universidad Carolina de Praga, puede convertirse en un dialogante privilegiado para, través de sus opiniones, poder avanzar en el tema propuesto. Dice: «Quisiera detenerme en esta idea central que cuestiona nuestras aparentes certezas: que lo verdadero y lo falso en los medios de comunicación se vuelve hoy imposible de decidir. Se borran las viejas fronteras de verdad y error (o engaño). El “anything goes” (todo vale) posmoderno penetra todo el ámbito de la actividad humana toda por la vía de la comunicación. Vivimos en la era del simulacro y la hiperrealidad».

En la propuesta de delinear un camino de encuentro para el intercambio de opiniones creo que se deberían distinguir dos aspectos o dimensiones del problema, que pueden ser un modo de abrir el tema para un mejor análisis de las consecuencias de hoy: a.- las limitaciones y condicionamientos que impone una comunicación altamente tecnologizada y b.- la manipulación que la concentración de la propiedad de esos medios en pocas manos internacionalizadas permiten y se realizan.

Sobre el primer tema dice nuestro convocado: «Instalados en la llamada era global, vivimos en un mundo de información sobreabundante. La cultura está superpoblada de noticias, de reportajes, de imágenes. La sociedad digital o sociedad del conocimiento es también la sociedad de la información. Las noticias van y vienen, invaden nuestra vida cotidiana a tal punto que llegamos a confundir la realidad misma con su representación mental o visual. Solemos reaccionar a ellas con una actitud casi religiosa, de aceptación pura y simple. Pero la información requiere de una lectura crítica. Demanda ser leída, descifrada, descodificada».

Dejando anotado esto como un primer planteo debemos detenernos en el proceso de concentración que se precipita a partir de la década de los ochenta. Sobre este tema, que excede la simple compra de medios por parte del capital concentrado, el analista Armand Mattelart decía una década atrás: «El objetivo de agrupar al mayor número posible de industrias de contenidos, con el fin de proporcionar sus aportes a los centenares de cadenas que invaden cada país, favoreció el acercamiento entre estudios cinematográficos y networks (Disney y ABC9, y también la megafusión de grupos de comunicación (Time-Warner-Turner)... Como signo del movimiento de integración efectuado se asiste a la aparición de neologismos en el vocabulario técnico: advertorials (contracción de advertising y editorials), informercials (information y commercials), infotainment (information y entertainment) y eduteinment (education y entertainment). Tiene lugar una hibridación de palabras que corresponde a una hibridación de las tecnologías de la información y de la comunicación a través de la informática».

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Algo de música: La marimba


ARGENPRESS CULTURAL

La marimba es un instrumento usado en la música tradicional de varios países latinoamericanos como Guatemala, Nicaragua, El Salvador, Honduras, Costa Rica, México, Colombia y Ecuador. Su sonido es inigualable: es un instrumento de percusión, pero su versatilidad melódica es amplísima.

Consiste en un paralelepípedo de madera con una boca superior cuadrangular recogida por los bordes que se ensancha en la parte superior y se estrecha en la parte inferior hasta cerrarse en forma piramidal. Posee una serie de tablas delgadas (lengüetas sonoras) de distintos tamaños, dispuestas de mayor a menor, excavadas por la parte inferior. Estas lengüetas tienen perforaciones en sus extremos y por esos orificios se atan con cordones que las sostienen suspendidas de clavijas verticales, fijas en un armazón trapezoidal. Cada tecla tiene su propia caja de resonancia.

Las teclas de la marimba se hacen de una madera especial llamada “hormigo”. Las características principales que conlleva al uso en la fabricación de este instrumento musical son la facilidad de trabajar en ella, la dureza y resistencia a los golpes, y la producción natural de su sonido tan peculiar.

Su origen es muy discutido. Algunos lo atribuyen al continente africano, otros lo suponen de Indonesia y otros, finalmente, la creen originaria de la región amazónica. Quienes atribuyen su origen al África, creen que los africanos negros traídos como esclavos durante la colonia construyeron en América algunas marimbas como las que usaban en sus países de origen. Los indígenas americanos habrían copiado el modelo y lo habrían reformado a su modo, poniéndole cajas de resonancia hechas de tubos de bambú o de calabazas. Al principio habrían sido ejecutadas por una sola persona. Más tarde habrían alcanzado cierto grado de perfeccionamiento, lo que permitió su popularidad entre todas las clases sociales.

Ofrecemos aquí algunas obras típicas ejecutadas en la marimba.







Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Comentario al libro: “Memoria de una guerra. Perú 1980-2000”

Jorge Lora Cam (Desde Perú, especial para ARGENPRESS CULTURAL)

“Grandes son los méritos del trabajo que nos entrega Luís Arce Borja y es una visión reflexiva y crítica de la memoria de una guerra” Este libro acaba de aparecer y con sus 321 páginas recorre un proceso que con sus errores y aciertos ha dejado su marca en Perú y América Latina.

Grandes son los meritos del trabajo que nos entrega Luís Arce Borja. El más importante quizás sea el recolocar esa experiencia en el debate ideológico y teórico de cara a un presente de búsqueda de alternativas, mas relevante considerando que gran parte de lo que queda de la comunidad intelectual de izquierda de todas las tendencias excluyen la violencia de la tradición revolucionaria y a Sendero Luminoso de la memoria de la izquierda. Mas aun hoy en día cuando comienza a desmitificarse el proyecto de cambiar el mundo sin tomar el poder y la capacidad de los movimientos sociales para hacer una revolución; los analistas coinciden en señalar que en los Gobiernos de centroizquierda hay una vuelta al tan criticado centralismo caudillista, a la burocratización, cooptación-represión de los movimientos, corrupción y degeneración de las expectativas. Comportamiento que en definitiva es una defensa del capitalismo y que no puede justificarse simplemente con decir que este es un aprendizaje, que no se puede acelerar el tiempo o que deben agotarse las etapas. La crítica al poder del partido hay que hacerla extensiva a los movimientos para inventar nuevos partidos enlazados a movimientos que recuperen la democracia comunitaria y autonomía de los pueblos indígenas, la independencia de clase de los pueblos y solidaridad obrera, la autodeterminación nacional y la conciencia socialista y elaboren una critica a la cultura política de las clases medias que desconfía de los saberes de los trabajadores.

Entendemos que no pueden desecharse la diversidad de ensayos y que estamos ante una nueva síntesis en momentos de crisis civilizatoria del capitalismo y de mayores posibilidades disruptivas, por eso mismo la reflexividad sobre los procesos revolucionarios es imprescindible para nuevas creaciones. Recordemos que también esta pendiente el debate acerca de los procesos centroamericanos en Nicaragua y El Salvador. Este ensayo es precisamente una visión reflexiva y crítica de la memoria de una guerra elaborada por un luchador social que en su basta labor periodística fue testigo muy cercano del proceso examinado. Pensando con Walter Benjamín consideramos que esta obra enciende una esperanza en el pasado ante el peligro de que la memoria quede atrapada como instrumento de las clases dominantes, o subyugada en la tradición del conformismo y que los Alan García o Fujimori sean aceptados por muchos como los mesías vencedores del Anticristo.

Es un análisis detallado del proceso de la guerra, examinando a los sujetos que combatieron y la dinámica de establecimientos-restablecimientos de este intento de aceleración del tiempo, esclareciendo sobre aspectos desconocidos que sirvieron en su momento al poder político-militar para manipular conciencias y fabricar la leyenda de la letal organización terrorista en los planos nacional e internacional. Se enfrenta al envilecido pensamiento Gonzalo (Abimael Guzmán Reynoso) y no deja lugar a dudas acerca de que desde el inicio en él radicaba el germen interno de la destrucción del proceso y la construcción de la derrota. Gonzalo se asume como el propietario de la ciencia privada del marxismo, un perito de la verdad, filósofo falsario e ideólogo de la línea correcta impuesta sobre la ignorancia en desmedro de la construcción colectiva conciente.

Pero también al recuperar la memoria legitima la lucha popular y muestra las potencialidades del pueblo para transformar al Perú, que para muchos fue una gesta heroica traicionada por sus líderes. Es un estudio necesario realizado con los métodos de la historia y del periodismo, desde la concepción materialista de la historia e inspirado en el maoísmo. Como periodista Luis es observador, testigo, víctima, parte del proceso que por eso mismo cuenta con documentos y materiales acumulados, con información inédita o poco conocida, que sabe buscar la información valiosa de primera mano y que recurre a los testimonios y a la historia oral si lo considera preciso. De seguro algún día será plenamente reivindicado por su papel en la construcción del discurso ideológico y ético-político en los duros hechos de guerra y la posguerra. Sabemos que la memoria oficial legitima al vencedor cuando los derrotados pierden el sentido de su lucha y dan toda la razón al enemigo histórico, de ser así estaríamos ante un fracaso. Si la violencia represiva hecha permanente desde el terror estatal es aceptada como normal, podemos sentir la frustración de la derrota.

Aceptemos que ello ocurre de modo parcial en parte por la ausencia de una memoria -y del consecuente debate- que con Arce Borja aparece bajo la forma de un texto preñado de emotividad, ofreciéndonos una elaboración crítica de una lacerante experiencia que por su carácter polémico inspirará las luchas del presente. Entendemos que jamás la historia esta hecha de solo derrotas si los sectores populares asumen la critica de la experiencia, la recuperan y la reformulan para nuevos combates. Con algunas excepciones la reflexión histórica había quedado en un solo lado y así ni los muertos quedaban a salvo. Algunos protagonistas pudieron reconstruir ese pasado pero en las cárceles entre intrigas y traiciones los mejores combatientes fueron exterminados. Arce con un cuarto de siglo o más pensando e interpretando esa historia llevada a cuestas en su propio pellejo nos lleva del bloqueo al debate ideológico, de la amnesia ante la dura derrota al recuerdo autocrítico, de la usurpación y manipulación de los vencedores a una nueva codificación de la conciencia histórica que servirá para las nuevas generaciones.

El trabajo de Arce se inscribe en el pensamiento crítico considerado como una reflexión y práctica subversivas, que desenmascaran la sociedad en cada momento histórico, forma parte del programa virtual de desobediencia cultural e intelectual que acompaña y forma parte de la política contrahegemónica y emancipatoria de cambio histórico, anticolonialista, autonomista y utópica para contribuir en el cuestionamiento de la realidad, de los sujetos y saberes hegemónicos que establecen “regimenes de verdad” a favor de las históricamente consolidadas estructuras de poder y dominación.

La obra es extensa y sin embargo merece continuarse desde los requerimientos del presente, de la unificación de los desafíos teóricos y las prácticas diferenciadas y flexibles de lucha étnico-clasista en las actuales rebeliones anticoloniales. Queda abierta a enriquecerse con los continuos desafíos, interrogantes y resistencias a la filosofía y teorías sociales dominantes, alienantes y reificadoras de la modernidad y la ilustración, de la tradición occidental de la razón totalitaria y racista hoy en su expresión neoconservadora. Deberá enfrentar los criterios de cientificidad del conocimiento legitimador de la subyugación, del sistema de significaciones y valores de dominación, reproducción y sumisión de los proyectos alternativos. Es un llamado a radicalizar la critica a todos los constructores de subjetividad reaccionaria orientada a la sumisión, de contenido colonialista y eurocéntrico; pero también a confrontar al fundamentalismo de izquierda y su reaparición con las mismas distorsiones sufridas por el pensamiento marxista por viejos fanáticos del esquema, del cartabón, de la fórmula que en definitiva ocultan el contenido revolucionario anticapitalista de los pueblos y del marxismo, que incluso rechazan a los nuevos sujetos potencialmente revolucionarios que producen nuevas formas de subjetividad e intentan nuevas experiencias.

La guerra impulsada por SL nace en los 80 de una convocatoria política que se apoyaba en la crítica a la acumulación de injusticias y desigualdades, al saqueo y sobreexplotación colonialista, al racismo omnipresente. Es una rebelión contra un Estado premoderno, colonialista, que solo ve por los intereses comunes de las trasnacionales y grandes empresas, de mafias y políticos, de una nueva lunpenburguesía que no acepta regulaciones y se impone a través del voto fraudulento sustentado en la violencia de las Fuerzas Armadas.

Se produce en un momento histórico de represión del movimiento obrero popular preparatorio de la imposición neoliberal. Cuando la oligarquía estaba en retroceso, la Iglesia deslegitimada, el militarismo agotado y los Estados Unidos preparaban las condiciones de una nueva recolonización con las políticas de ajuste. La guerra respondía a una época, a un momento en la que los pueblos querían la liberación y el socialismo. Frente a ella se unen los grupos de poder, los nuevos Empresarios con los del antiguo régimen y recurren al imperio, utilizan toda la potencia del poder militar y de los medios. Mientras el primero pretende liquidar con la masacre, los medios construyen la conciencia sumisa. El sistema y régimen políticos, la iglesia y la llamada izquierda en proceso degenerativo acompañan las decisiones imperiales. Las clases medias como en todo proceso revolucionario se derechizan por el miedo al movimiento de los oprimidos y por su naturaleza oportunista.

El pueblo aun necesitaba de mediadores, de interpretes y románticos, que desde hacía décadas estaban instalados en los sectores medios, en la extensa pequeña burguesía urbana marginal que creaba el desarrollo capitalista colonial y que dadas ciertas condiciones aparecen como los salvadores. El debate Mariátegui-Haya es su mayor expresión y se reactivaba después de medio siglo. El Amauta es conciente de ello y así lo expresa reiteradamente cuando con la colectividad socialista reinterpreta al Perú en función de los sujetos potencialmente revolucionarios. Mientras que Haya relativiza tanto el antiimperialismo que termina sometido a él, sus mejores discípulos Alan garcía y Víctor Polay son los mejores ejemplares.

Un sector representativo de la intelectualidad provinciana de izquierda, parte de las olvidadas clases medias le ofrece al pueblo desencadenar una guerra de liberación, otro sector limeño y criollo ilustrado, hijos de una oligarquía en bancarrota y sus seguidores pequeño burgueses, defenderá al Estado, al sistema, respondiendo a la protección de su participación al frente de las ONG y en cargos estatales. Utilizaran sus relaciones con el movimiento popular para organizar la contrainsurgencia en la sociedad civil a través de una política de ofrecer sobrevivencia a través de los comedores populares, el vaso de leche, etc. a cambio de aceptar ser parte de redes clientelares y prebendalistas, las rondas campesinas son su mas grande perversión. Es la otra izquierda en descomposición que ya desde antes se había colocado en las estructuras del poder.

El Marxismo de manual, el estático materialismo histórico y dialéctico construido por la inteligencia soviética es el hegemónico en universidades y entre los intelectuales. El marxismo-ciencia formulado en esquemas reemplaza la ausencia de una teoría actualizada y de análisis de la compleja situación política. El trotskismo, el comunismo prosoviético, el maoísmo, los neomarxistas estructuralistas y analíticos y los postmodernos tienen diseñados sus compendios y formulas. Insurrección obrera, guerra popular, coexistencia pacífica y parlamentarismo, socialdemocracia o la simple especulación son las alternativas. Nadie sale del guión y quien lo hace es virtual enemigo del otro. Todos dicen poseer la verdad científica y su derivación en el establecimiento de la línea correcta. La izquierda estaba sumamente fragmentada, al igual que la sociedad peruana, y la universidad juega un papel central en la pugna entre concepciones, de allí provienen los líderes y pensadores de ambos lados.

Las condiciones populares para el combate en cuanto a conciencia estaban limitadas a algunas universidades y ciudades y de allí se propagaba al movimiento urbano popular y campesino. Los intelectuales de la izquierda sistémica formados principalmente en la universidad particular o en el extranjero son entrenados para la recolonización. Los otros formados en la universidad pública también pero con la diferencia de estar matizados por el pensamiento crítico, muchos profesores en la búsqueda de concepciones de occidente que sirvan para entender los saberes hegemónicos encuentran en el marxismo la mejor fuente para convertirse en expertos. Aun no había una discusión seria acerca de la construcción de saberes y como están condicionados por la conflictiva realidad en la que surgen y como responden a todo el entramado cultural de relaciones políticas y de luchas por el poder y la dominación que atraviesan las sociedades que aspiran a ser modernas. El conocimiento esta asociado a la dominación y por lo tanto la propia ciencia no es inocente, siempre estuvo y estará sometida al poder aunque exista un mito de neutralidad construido sobre el llamado contexto de descubrimiento y que en ese entonces aludía a contenidos y verdades difíciles de cuestionar y que hoy queda claro como ha sido sometida al poder.

En sociedades andino amazónicas bajo condición colonial –y no solo en ellas- a lo largo de la historia el impulso modernizador se tradujo en sucesivos procesos de recolonización y los sujetos fueron las elites europeizantes. Cuando se inicia la violencia política de los 80 los intelectuales y académicos se organizan y mueven en circuitos reconocidos por el sistema como válidos y que al mismo tiempo salvaguardan los saberes de los detentadores oficiales del poder-saber. Los marxistas reproducen los espacios de poder de la universidad de occidente cerrados, reservados, feudalizados y sus intelectuales también trataran de convertirse en puntos obligados de referencia. El sistema de hacienda se reproduce en las instituciones del saber con sus elementos rituales, simbólicos y culturales. Así como en la política aparecen los caudillos de hacienda racistas, machistas y autoritarios; en la universidad se territorializa el poder-saber y la búsqueda de dominios compartimentados es el objetivo de los más ególatras.

La incomprensión de la realidad que la lucha requería ser étnico-clasista y que el abandono del debate acerca del problema del indio -abandonando a Mariátegui- creaba un vacio que no se podía llenar con las obras de Mao. Para SL la recuperación del pensamiento de Mariátegui solo fue un enunciado. Mariátegui sostenía que la revolución no podía ser calco ni copia y remarcaba la importancia de los intelectuales indígenas en la revolución. Entonces había que ir mas allá de la racionalidad occidental, con sus represiones, violencias y racismo para propiciar el recuperar y formar intelectuales indígenas desde su memoria de resistencia, desde sus imaginarios, referentes culturales, esperanzas, mitos, miedos, religiosidad. El marxismo no penetra en esta realidad, de haberlo hecho seguramente hubiese llegado a similares o mas altos aportes que los que nos ofrece el movimiento indígena latinoamericano de los últimos tres lustros que potencia las viejas formas organizativas, la identidad cultural e interculturalidad, la territorialidad, el comunitarismo.

Para conocer la diferencia había retomar la historicidad propia, descolonizar imaginarios, colocar límites al conocimiento occidental, con sus teorías y concepciones, su ciencia y filosofía, cuestionar sus parámetros, sus categorías autoreferenciales, desembarazarse de los aspectos de la ciencia y la filosofía occidental asociada al poder y al colonialismo. En lugar de profundizar los ensayos de José Carlos Mariátegui ambas izquierdas retoman el imaginario simbólico racista unos ofreciendo dadivas y representatividad y los otros integrándolos a una guerra que ellos no decidieron. En ambos casos participaron en contra y a favor unos tras la modernidad y otros para renovar el mundo tras un Pachakuti distorsionado que no los orientaba para hacer su propia historia. Nunca hubo un pueblo concientemente movilizado, mas bien se cercenaba el impulso autonómico de los pueblos viéndolos como atrasados y premodernos. Ellos solo debían aceptar los óbolos de sobrevivencia de las ONG o la línea correcta definida en la cabeza de los seudo filósofos.

Mientras se desenvolvía la guerra la institucionalidad cambiaba rápidamente, se consolidaba un Estado corrupto que respondía a los sistemas de poder y las políticas clientelares, corporativas, patrimoniales se extendían sobre todos los tejidos sociales en sus diversos niveles, con sus ejes en la caridad y el genocidio. Al pervertir a la sociedad utilizando los medios destruían los lazos comunitarios, resquebrajaban las lógicas de resistencia de las clases y etnias. Por mas de una década la recolonización estaba a la espera, la sociedad se polarizaba y desaparecía el debate dentro de la sociedad. Había que estar con la guerra o contra la guerra, quien criticaba a Sl o al Gobierno corría peligro de muerte. Los artistas e intelectuales, los académicos solo tenían un papel en el frente de combate, mientras que el gran caudillo no lo hacía. Con los recursos de la privatización y la ayuda norteamericana era combatida la rebelión. El Pentágono, el FMI, el BM y el BID, la ONU y sus organismos, las fundaciones de las trasnacionales y sus ONG`s reconstruían la sociedad civil y deslegitimaban la guerra.

Recién en el 2000 será totalmente evidente la agresión generalizada el despojo a los pueblos andinos y amazónicos, el país estaba casi totalmente repartido y la inversión del dinero captado con la venta de empresas creaba empleos generándose una visión deformada del fujimorismo. Pero para ese entonces sendero ya no existía como fuerza político militar y el fujimorismo en el Gobierno también llegaba a su fin.

En este nuevo momento histórico cobra sentido la construcción de contrahegemonía, los debates acerca de la recolonización, la autodeterminación, independencia, soberanía y la construcción del Estado Plurinacional y pluricultural. Toledo un Presidente indígena y neoliberal se encargo de distorsionar las demandas indígenas. El 2002 lentamente las propuestas de la izquierda latinoamericana entran a la discusión: la reterritorialización del país desde las ancestrales demandas, el cambio de propiedad de los recursos naturales hacia la sociedad indígena organizada, la democracia directa y la autorepresentación social sin mediaciones, la autodeterminación a partir de estructuras colectivas y comunitarias de resistencia, la recuperación de los conocimientos tradicionales.

Para ellos esta dedicado este libro, para los nuevos movimientos populares y partidos que necesitaran hacer un uso político de su memoria histórica rechazando a los magos medievales hechos filósofos que vienen de la historia religiosa y el pensamiento absolutista hecho doctrina. Todavía Luis Arce esta en deuda, pocos conocen tanto como él, en su condición de periodista, el contexto político, la historia interna de las organizaciones que hicieron la guerra, las agrupaciones de sujetos, sus mentalidades y luchas internas, el proceso detallado de la guerra y el examen teórico crítico con la mira puesta en el presente y el futuro.

“Memoria de una Guerra. Perú 1980-2000”, tiene 321 páginas y ha sido editado por el Centre d’Etudes Sociales sur Amérique Latine (CESAL, en colaboración con El Diario Internacional.


Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.