viernes, 27 de noviembre de 2009

Súper disparates

Ignacio A. Cuezzo Páez (11 años) (Desde Buenos Aires, Argentina. Especial para ARGENPRESS CULTURAL)

Un yunque como paracaídas
un salvavidas que no sabe nadar
un cepillo con patas de araña
¿Quién los quiere usar?
Una pala que no se atreve a ensuciarse
Un chicle que no se puede masticar
palabras sin letras
¿Quién puede hablar?

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

El frasco azul

María Luisa Etchart (Especial para ARGENPRESS CULTURAL)

Faltaba mucho por hacer, pero quedaba poco tiempo. Miró el frasco con ternura y decidió no perderlo de vista. Alguna vez había leído que, poniendo agua en un frasco azul y sometiéndolo a la luz del sol por bastante tiempo, el agua se impregnaba de partículas invisibles que podrían restituir la salud a quien la bebiera. También había leído que el espíritu del hombre, exhalado en su último suspiro, marcaba en la balanza en que se pesaba al moribundo, una ínfima diferencia de dos gramos.

No era que creyera todo lo que estaba impreso, pero la presencia del sueño de tantos seres que lograron transmitir su preocupación y amor en obras, la había acompañado y nutrido y era demasiado tangible la existencia de sus espíritus como para aceptar que sólo la materia contaba.

El primero en conmoverla había sido Ghandi. Niña aún, pegada al aparato de radio escuchó que estaba preso, ayunando y casi al borde de la muerte, como protesta silenciosa a favor de la dignidad y libertad del pueblo al que pertenecía y rompió a llorar ante el asombro de los adultos que no comprendían qué nexo podía unirla a ese flaco y extraño personaje. Lloró por él y porque no podía entender por qué los demás no la acompañaban en su dolor.

Su vida fue así un camino en gran parte solitario, a pesar de estar siempre rodeada de otros seres, lleno de eventos incomprensibles en el que se sucedieron guerras, infamias explotaciones, mentiras e injusticias infinitas que no hubiera podido soportar de no haber tenido la certeza de que el ser humano no podía ser sólo eso, como estaban para demostrarlo los verdaderos hombres, que habían legado sueños, pensamientos, utopías y esperanzas aún no materializadas pero que seguían alumbrando la ruta de todos, aún la de los que los ignoraban.

A menudo se sentía extraña en un mundo que sólo por momentos lograba compartir, por siempre sospechada de ser rara, tratando no siempre con éxito de no enloquecer ante tanta incertidumbre y sinrazón.

Los fue descubriendo de a poco, de a uno, por motivos aparentemente casuales, de ellos sacó la fortaleza para seguir, la certeza de que sólo había hallado unos pocos pero que sin duda había habido y aún había y serían muchos más en el futuro los que habían sido y serían capaces de trascender su simple condición humana por medio de la fuerza de su sueño.

Era una colección variada, sin aparente conexión entre sí y desde siempre supo que no era bueno encasillar la búsqueda y enrolarse en las filas de “seguidores de...”, ya que la búsqueda debía ser abarcativa, permanente, infinita, jamas dogmática y que la respuesta no estaba en ninguno, sólo un poco en cada uno, hasta plasmar lo que sería un verdadero “humano”.

Así, los fue introduciendo en el frasco azul, para que se mantuvieran vitales y sus espíritus no se dispersaran. Colocó con cuidados sus pensamientos, las imágenes y músicas por ellos creados y ninguno se molestó por no ser el único porque todos ellos eran grndes y sabían que sólo eran parte de la gran búsqueda. Darwin aportó su admiración y respeto por el orden natural junto con Francisco, el de Asís que comprendió que todos éramos hermanos, Rousseau sentó con su Emilio las bases para una educación más rica, Marx aportó su definición del capital como para que ninguno pudiera fingir en lo futuro que era rico porque había trabajado mucho. Gautama Siddharta reflexionó sobre la inevitabilida de la enfermedad la vejez y la muerte, lo que nos convertía también en iguales, y el Nazareno aportó su “amaos los unos a los otros” y sus bienaventuranzas para “los que tienen hambre y sed de justicia”. No faltó Debussy con su música que parecía formada de agua ni Van Gogh que logró hacerla conmover con su cuadro de un par de viejos zapatos gastados. El escuálido Gandhi se introduje sonriente, con la madre Teresa y Krishnamurti que afirmaba que “la acumulación trae dolor”. Músicos, pintores y escultores geniales contribuyeron a darle al frasco azul el toque indispensable de belleza y una larga fila de escritores que habían vertido en palabras, dentro de su ocupación tan solitaria, formas de combinar palabras (uno de nuestros más preciados dones) para que lejanos e ignotos receptores se nutrieran, se fueron acomodando gozosos en el frasco.

Por alguna extraña razón, como lo son casi todas, a medida que el frasco se poblaba, se aumentaba su capacidad abarcativa y era casi una invitación a que muchos más se incorporaran, porque de sus aportes todos se beneficiarían. Les siguieron hombres y mujeres de buena voluntad que en silencio aportaban la dignidad de su generosa labor sin reclamar honores. Y tantos otros, tantos que nunca conocimos, o a cuyo lado pasamos sin reconocerlos.

Lo más extraño fue que el frasco continuó siendo azul, como el planeta visto a la distancia, como el infinito, lleno de contenido expectante, dispuesto a ser descubierto en algún momento por algún niño que se hiciera las eternas preguntas.

María Luisa Etchart es argentina residente en Costa Rica.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

La literatura de Rubén Blades

Edgar Borges (Especial para ARGENPRESS CULTURAL)

Un creador tiene una idea y necesita un primer medio para expresarla. Ese medio puede ser la literatura, la música o la pintura. Un segundo medio sería la vía para, una vez desarrollada, compartir la idea con otras personas. Sin embargo, el creador no se encadena ni a uno ni a otro medio, pues, para él lo importante es presentar la idea. Los motivos que hacen que muchos creadores se encierren en un determinado formato son asuntos inherentes al mercado de consumo. Ese es su ruido y ese es su problema.

Rubén Blades (Panamá 1948) es un creador que trabaja en beneficio de la idea. Y su idea es el laberinto social. La calle, en cualquier ciudad del mundo, tiene una clave, un entramado, una luz falsa y otra verdadera. Y Rubén Blades lo sabe. El poeta de la salsa urbana expuso su idea en clave de salsa bailable ("Pablo Pueblo"; "Pedro Navaja"; "Tiburón"; "Maestra vida"); pero también en un proyecto que unía la salsa con elementos del rock, el reggae y la música celta ("Muevete"; "Adán García"; "Mundo"). Y, con sorprendente fuerza, ha presentado su idea al lado de músicos tan diversos como Willie Colón, Sting, Los Fabulosos Cadillacs, Paul Simon, Luis Perico Ortiz, Maná, Juan Luis Guerra, Los Rabanes, Bobby Valentín, Los Van Van y Calle 13, entre muchos otros. La música de Rubén Blades es una crónica musicalizada del mundo urbano.

Rubén Blades, seguidor de la voz trovadora de Cheo Feliciano pero también de la pluma mágica de Gabriel García Márzquez, bien podría haber sido un escritor de novelas ("A tu escuela llegue sin entender porque llegaba, en tus salones encuentro mil caminos y encrucijadas y aprendo mucho y no aprendo nada. Maestra vida camara te da te quita, te quita y te da") o de cuentos ("Por la esquina del viejo barrio lo vi pasar con el tumbao' que tienen los guapos al caminar, las manos siempre en los bolsillos de su gabán pa' que no sepan en cuál de ellas lleva el puñal"), pero escogió la música como el medio para compartir su idea. De hecho, sus canciones se podrían definir como relatos musicalizados. Y lo son ("La vida te da sorpresas, sorpresas te da la vida ay Dios..."). El contenido de su trabajo es la sangre de la ciudad, con los poderes (de siempre) jugando ajedrez a puertas cerradas y de espaldas a la calle, pero también con las angustias, los deseos y las decisiones de los transeúntes. Entre las múltiples lecturas que ofrece la obra de Blades está la que compromete al ser humano (por muy débil que socialmente sea) con sus propias decisiones ("Decisiones, cada día. Alguien pierde, alguien gana ¡Ave María! Decisiones, todo cuesta. Salgan y hagan sus apuestas, ¡Ciudadanía!"). En las canciones de Blades no queda descomprometido nadie, ni el político ni el ciudadano (con el peso que esta palabra puede significar para la automatización de las personas en el mercado global). Todo es asunto de todos, lo queramos ver (y asumir) o no. Desde la corrupción del político por el que votamos (o no) hasta el más reciente asesinato del último callejón del planeta.

Así como Carlos Gardel representó un brillo único para el tango o Freddie Mercury para el rock, Rubén Blades hace de la salsa la literatura bailable del tiempo urbano. A simple vista se podría pensar que su obra sólo describe el universo latinoamericano (¡Y con qué dignidad lo dibuja!), pero bastaría con una simple revisión para descubrir que nos encontramos ante un cronista de circunstancias internacionales. Una prueba de ello la dejó registrada en la producción "Mundo" (2002). En ese trabajo acudió a distintas claves musicales para exponer los problemas comunes que atentan contra los transeúntes de todos los mundos. Influencia africana, salsa, gaita escocesa, jazz, rock y una improvisación flamenca para recordar a Camarón de la Isla, sirvieron de puente para que su idea circulara.

Luego de haber ocupado el cargo de Ministro de Turismo en su Panamá, Rubén Blades cuelga el traje político y de nuevo camina con su piel de siempre: la música. En 2009 su regreso al arte aporta dos nuevas transgresiones a los límites conceptuales. La primera es una producción titulada "Cantares del subdesarrollo" que ubica la idea en un plano más básico (en esencia) y callejero (en sonido) en homenaje a Cuba como madre de la música afrolatina (la salsa); la segunda tiene que ver con el medio para difundir la idea. "Cantares del subdesarrollo" sólo pude ser adquirida a través de la página web del artista. Al respecto, Blades considera que "antes había una oportunidad para que lo no comercial pudiera existir. Ahora lo único que permite esa oportunidad es internet...Ellos (la industria) quieren ser dueños de las cosas y yo digo que no. Pero sólo los piratas están vendiendo discos; las compañías no".

Según sus propias declaraciones, ahora es cuando Rubén Blades desea contar historias. Seguro encontrará distintos medios para continuar musicalizando la idea: La dignidad del ser humano de cualquier pueblo o ciudad.

Maestra vida: ¡Presente!

Edgar Borges es venezolano residente en España.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

¡Abajo Kraft! ¡Los argentinos somos todos Terrabussi!

Beatriz Paganini (Desde Santa Fe, Argentina. Especial para ARGENPRESS CULTURAL)

Terrabussi eran las masitas en el recreo, el turrón turco después de las comidas en casa y, otra vez, las Terrabussi con el café con leche de la tarde con los amiguitos o los compañeros de la escuela que venían para hacer los deberes o “el trabajo en equipo”, porque la enciclopedia del hermano mayor no salía de la casa. También los que venían traían las MuMú o los caramelos de dulce de leche.

¿Cuando Terrabussi dejó de ser Terrabussi?

Fue cuando la mal llamada globalización fagocitó como un monstruo las empresas locales y las transformó en multinacionales. Por supuesto, con la ayuda de gobiernos cipayos

¿Qué se entiende por globalización?
Depende de la interpretación que se le quiera dar.
Un ejecutivo de una la multinacional ABB en 1995, la sintetizó con las palabras siguientes:

“YO definiría la Globalización como la Libertad de Mi grupo, de Invertir donde Quiera, por el tiempo que Quiera, para producir lo que Quiera, proveyéndose y vendiendo donde Quiera, teniendo que soportar las Menores Limitaciones posibles en “materia Laboral y de Convenciones Sociales”

¿Y qué se entiende por multinacional?

Multinacional: Sociedad con empresas de producción o distribución en diversos países. http://asgconsultores.com/diccionario/letra/m.htm

Empresa multinacional, empresa transnacional:
Empresa que dispone de filiales y plantas fuera del país en la que está asentada. http://www.intracen.org/tfs/docs/glossary/es.htm

A propósito de las noticias inducidas, y, a pesar de ellas, a veces sólo bastaría leer noticias por Internet en distintas webs para darnos cuenta que la mentira y el engaño tiene patas cortas.
Por ejemplo, son tres anuncios: a, b, c.
“a)- La empresa de ingeniería sueco-suiza ABB ha experimentado un crecimiento espectacular en el último año, tal como indican sus resultados. Sus ventas han aumentado un 22% hasta casi los 9.000 millones de dólares, mientras que el beneficio neto lo ha hecho en un 27% hasta casi los 1.000 millones.
“La compañía también ha experimentado un incremento en su volumen de encargos y, en un artículo en el periódico Dagens Nyheter, Mie-Lotte Bohl, responsable de contratación, afirmaba que, actualmente, la empresa busca ingenieros en el mercado internacional –especialmente, con experiencia en el campo de la energía eléctrica- por la fuerte demanda que están teniendo en los últimos tiempos. Suecia. Red de Oficinas Económicas y Comerciales de España en el Exterior 23/10/08 Dagen Nyheter Thelocal, se”.
“b) - La multinacional ABB plantea 130 despidos en España, 77 en Catalunya
BARCELONA, 10 Jun/09. (EUROPA PRESS) -
La multinacional sueco-suiza Asea Brown Boveri (ABB), dedicada a la fabricación de bienes y equipos, ha presentado un Expediente de Regulación de Empleo (ERE) para despedir a 130 trabajadores de sus plantas españolas, 77 de los cuales trabajan en los centros de Sant Quirze del Vallès (Barcelona).
“Según explicaron a Europa Press fuentes del comité de empresa, la compañía prevé 41 despidos en la fábrica de ABB Motores de Sant Quirze, dedicada a la producción de motores eléctricos y que emplea a unas 216 personas. Plantea otros 24 despidos en la planta de robótica de la misma población, que cuenta con una plantilla de 232 personas, tres más en la comercial y nueve en las oficinas de Barcelona.
Sindicatos y directivos de la multinacional mantienen hoy una reunión en Sabadell, en la que el comité prevé abordar aspectos como los planes de viabilidad de las factorías catalanas. Mientras dure el encuentro, la plantilla iniciará sus movilizaciones con una concentración a las afueras del hotel en el que se reúnen para expresar su rechazo a este recorte.
ABB cuenta en España con una plantilla de 2.871 personas y el expediente afectará a los 13 centros repartidos por diez comunidades autónomas, aunque Catalunya es la más perjudicada. La multinacional ya comunicó a la planta de Vigo otros 20 despidos, la mitad de la plantilla”.
“c) - Trabajadores de ABB en huelga indefinida ocupan el despacho de Garrigues en Vigo para pedir información sobre el ERE

19/06/2009 - 11:06 ECO DIARIO
Varias decenas de trabajadores de la planta que la multinacional ABB tiene en Vigo ocuparon el despacho de abogados Garrigues en la ciudad olívica, por ser la firma designada por la empresa para negociar el ERE de extinción de empleo que afecta a los empleados de toda España.”
Resumiendo:
Desde octubre del 2008 con un beneficio neto de casi 1000 millones de dólares, esta multinacional, que tiene repartidas en España sus empresas, decide el despido de 133 trabajadores repartidos en 13 centros de las comunidades autónomas. Diríase que de autónomas sólo tienen el nombre porque dependen de una multinacional que hace y deshace porque seguramente ya llegaron allí, a las autónomas, las manidas leyes de flexibilización laboral que no es nada mas ni nada menos que la pérdida de conquistas sociales adquiridas en años y perdidas en un segundo con la firma de contratos leoninos. Porque no hay que olvidar lo que dijo aquel ejecutivo de la ABB: la Libertad de Mi grupo, de Invertir donde Quiera, por el tiempo que Quiera….etc…etc.
En buen castellano: que la improductividad la paguen los empleados así al capital, ocioso e improductivo, no se le tocan sus ganancias e intereses que luego serán girados a paraísos fiscales para su correspondiente lavado.
Pero es necesario, para lograrlo el “apriete” con distintas argucias.

Por ejemplo y volviendo a Kraft:
1) Febrero:
“Kraft anuncia una política de despidos, disfrazada de planes de retiro voluntario bajo una supuesta reestructuración, planes en los cuales el trabajador renuncia a su contrato de trabajo supuestamente por voluntad y recibe a cambio una prestación económica por encima de lo que le correspondería si la Empresa le liquidara su contrato legalmente.”
2) 17 de febrero:
“Kraft cita a siete trabajadores del área administrativa en las instalaciones de un prestigioso hotel de la ciudad de Cali, lugar donde procedió a encerrarlos, presionarlos y obligarlos a firmar la renuncia a sus contratos de trabajo.”
3) 28 de abril:
“Kraft despide sin justa causa a Luis Fernando Cuellar trabajador afiliado al Sindicato, desconociendo el artículo 13 de la convención sobre sanciones y despidos, con lo cual violó los términos pactados en la convención y el debido proceso.”
Leyendo los enunciado 1,2 y 3.
¿Se supone que se refieren a KRAFT instalada en Argentina?
¡No! Son enunciados que corresponden a KRAFT instalada en COLOMBIA allá por el año 2005.
Es evidente que la política es la misma, sólo cambian la geografía, los obreros y el nombre de los sindicatos.
Peor aún, NO INTERESA el nombre o logo de la empresa sino lo que se repite como una pesadilla en las familias de obreros y empleados de tantos países.
Michael Moore en una carta de despedida le enrostra a la empresa que arruinó a su padre y a su tío:
“Os escribo esta carta en recuerdo de los cientos de miles de trabajadores que durante los últimos más de 25 años han sido tirados a la basura por General Motors. A muchos les arruinaron sus vidas para siempre. Cayeron en el alcohol o la droga, sus matrimonios se rompieron, algunos se suicidaron. La mayoría siguió adelante, se mudó, se mudó lejos, se mudó afuera. Terminaron trabajando en dos trabajos por la mitad de lo que ganaban en GM. Y maldijeron al presidente de GM por arruinar sus vidas……”
Por lo tanto digamos nosotros:
¡ABAJO KRAFT!
LOS ARGENTINOS SOMOS TODOS TERRABUSSI!

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Sonidos de mi llanura

Miguel Longarini

Hay una melodía que habita el alma compañera;
Que hace que suenen los silencios.
He salido a encontrarme en ese trecho
con los sonidos de esta llanura
que me acompañan como la misma pampa.
¡Pobres! los que no llevan,
manos de esperanza,
amor en su corazón y música en la mirada…

Foto: “La Niña-Pcia de Bs.As., de Roberto Galiano”

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

El fetiche de los 20 años

Mario Castañeda

Bitching
Back-stabbing
Senseless in-fighting
“United we stand
Divide we fall”
The common enemy that overshadows us all

Common Enemy. Napalm Death.
CD: Scum (1987)

Parece que la anestesia del neoliberalismo ha permeado el pensamiento común actual. Después de toda la algarabía y el derroche de actividades conmemorativas por la caída del muro de Berlín, me pregunto, y le pregunto a ustedes: ¿qué nos quedó? Pues, nada -dirían algunos-. Yo creo que sí. Que nos quedó mucho para aprender y prever.

En principio, he de comentar que asistí el 9 de noviembre pasado a una de las celebraciones que se realizaron en la Plaza Berlín, al final de la Avenida de Las Américas, ciudad de Guatemala. Era un concierto de una banda de punk alemana. El grupo, Die Toten Hosen, originario de Düsseldorf, con una gran trayectoria discográfica y con el respeto ganado en su país y en otros países como Argentina, era el evento central.

Previo a su presentación, la embajada de Alemania en Guatemala, organizadora de la actividad, mostró a la ilustrada concurrencia, un documental sobre la caída del muro de Berlín. Dicho documental hacía un recorrido desde el final de la Segunda Guerra Mundial, pasando por la construcción del muro, y las implicaciones para los nativos de las ex Alemanias respecto de su edificación y su destrucción en noviembre de 1989.

Antes, hubo -según me comentó Alejandro, un amigo anarquista con quien nos encontramos en el concierto- la presentación del fantoche de un niñito bien que se subió a cantar y a tocar un instrumento a destiempo con la música programada. Dice mi querido amigo que el patojo estaba feliz de presentarse en ese escenario y que deseaba que algún día Guatemala fuera como Alemania. Que no había nada mejor como ese país europeo. A mí se me hace que a este se lo sacaron de GuateÁmala, lo mandaron como ejemplar de esa pestilente fauna y, cuando se vio ante tanta gente, los quince minutos de fama le sacaron lo civilizador que llevaba por dentro.

Después, los Toten saldrían al escenario para deleitar, alegremente, a sus nuevos admiradores. Entre el público, deambulaba una cantidad considerable de alemanes, unos aspirantes a alemanes, y otros, arrimados de alemanes. Los renegados éramos pocos. En fin.

Una de las cosas curiosas fue ver a un considerable dispositivo de seguridad para el evento. La estigmatización de que los rockeros o los punks somos violentos, destructores y blablablablablablablablabla, seguramente hizo pensar a la delegación diplomática que podrían suscitarse desagradables incidentes. O quizá un atentado terrorista. Los robocops que cuidaban con ojos de zánganos a los asistentes, no emitían palabras ni sonrisa alguna. Un cuerpo de seguridad contratado y bien entrenado.

Para el colmo, en la entrada, parte de ese cuerpo de seguridad estaba decomisando, de manera respetuosa, los cigarros que uno portaba. Increíble. ¿Cuándo va uno a un concierto de punk o rock en general (hasta en el pop) sin cualquier tipo de estupefaciente legal o no? El pretexto: “aaayyy, es que hay unas lucecitas allí adentro y queremos evitar incendios”. Claro, las luces pirotécnicas eran la guinda del pastel para después del evento…. ¡en un concierto de música punk!

Los alemanes subieron al escenario y con buena vibra interpretaron sus canciones. Si supiera alemán, seguramente habría entendido plenamente lo que querían transmitir. Sin embargo, mi amigo, quien domina este idioma, me fue traduciendo algunos de sus discursos. El concierto, para mi gusto: aburrido. Un punk que la concurrencia convirtió en un alegre festival quinceañero, donde los músicos quedaron complacidos con la respuesta de su bien portado público, tanto así, que hasta cantaron “La Bamba”. Ni modo. Malaaaaaya los tiempos de Sex Pistols, The Clash, Ramones, Exploited y otra serie de irreverentes, sucios, busca pleitos, drogadictos, mata policías, recoge chencas, busca velorios, come cuando hay, es decir, punks, anarquistas, o sea, el resultado de la barbarie capitalista hecho rebeldía desde abajo. Habiendo descrito parte del gratuito espectáculo, me quiero referir a lo que quedó de este y la serie de conmemoraciones realizadas en gran parte del globo terráqueo. Pienso que hay una fetichización con las fechas. Da igual si son 7, 9, 23, 40 ó 72 años de conmemoración. El punto es que las decenas, las medias décadas, los cincuenta, setenta y cinco, cien o doscientos años, parecen números cabalísticos con que se alborotan las hormonas políticas y a todos les da por celebrar. La memoria se vuelve una mercancía. Eso sucedió con los 20 años de caída de esa larga pared que dividió el totalitarismo soviético del totalitarismo anticomunista occidental.

La conmemoración de la caída del muro de Berlín, en cuya construcción, me contó alguien, participaron algunos miembros de la izquierda guatemalteca de aquellos años, fue eso: una divulgación mundial y fetichista de la derrota del llamado socialismo real convertida en discurso ideológico. Es poner a Alemania en el pedestal del discurso triunfalista de la democracia internacional y negar, mediante la famosa reunificación, las contradicciones latentes hoy, no sólo en el occidente sino en el oriente alemán. Y es que estas no pueden ocultarse bajo el slogan del triunfo de la libertad, la democracia o cualquier otro nombre con el que quieran disfrazar al neoliberalismo. Si bien, era pertinente que la Stasi dejara de controlar la vida de los alemanes de oriente, no hay que confundir libertad con libre mercado y su jerarquización injusta de la condición humana.

A lo largo de estos eventos, las empresas de información han jugado un papel determinante en la recepción de los discursos hacia los ciudadanos comunes en muchas partes del planeta. Con sus excepciones, hacen alarde de la bondad capitalista y dejan escondidas las condiciones reales que obligaron a la polarización del mundo entre la ex URSS y Estados Unidos. Como tampoco han hecho reconocimiento de que si los rusos no hubieran dado batalla contra los alemanes en la Segunda Guerra Mundial, los estadounidenses y Europa occidental, no habrían derrotado la expansión nazi ni llegado a ser lo que fueron durante la segunda mitad del siglo XX.

La conmemoración de estos 20 años es una necesidad para muchos alemanes, pero, también, una desfachatez aprovechada por “el mundo libre” para cercenar la memoria mundial. Alemania ha sido uno de los países más importantes en la historia de la tierra. Su influencia cultural desde muchos ámbitos ha sido vital para el desarrollo del pensamiento político y económico. Como también lo ha sido para la expoliación de otros pueblos fuera de sus fronteras geográficas, especialmente entre los siglos XIX y XX. Guatemala no estuvo exenta de ello. Por eso, me hubiera complacido que, en lugar del documental de la caída del muro, las imágenes y sonidos de Los Civilizadores, hubiesen colmado los sentidos de los presentes a tan magna celebración.

Además, los mensajes no fueron sólo de mostrar la “cara amable” del capitalismo y el triunfo de la democracia, la cual sigue poniendo a la vista que sólo funciona a base de intervenciones económicas (TLC), políticas y militares (golpes de Estado, como en Honduras). Nos permite pensar en que se utilizará el fetiche de la caída del muro (además de venderlo en pedacitos a los turistas), como se ha instrumentalizado el holocausto judío. Servirá para seguir justificando batallas en contra del fascismo aunque se actúe como tal, edulcorando el papel de las potencias y su lucha por dominar y hegemonizar mediante el capital, a pueblos que están cada vez más alejados del famoso desarrollo.

Tanto el holocausto judío como la caída del muro, servirán durante mucho tiempo como referentes simbólicos que reducen la dimensión de otros genocidios en el mundo. Tal como lo fueron: la conquista y colonización española en América Latina, el realizado por los alemanes en Namibia entre 1904 y 1907, por los turcos del imperio otomano durante la Primera Guerra Mundial contra los armenios, por la ex URSS en Ucrania entre 1932 y 1933, por el imperio japonés en China entre 1937 y 1938, por los Jemeres Rojos en Kampuchea Democrática (Reino de Camboya) entre 1975 y 1979, por los serbios contra Bosnia-Herzegovina entre 1992 y 1995, en Ruanda durante 1994, Sudán en el 2003, y el ejecutado por la oligarquía, la derecha política, la policía y el ejército en Guatemala con el apoyo de los gobiernos de Israel y Estados Unidos, desde el derrocamiento del Coronel Arbenz en 1954 hasta 1996.

Ahora vienen los alemanes a transmitirnos con conmemoraciones su felicidad, mientras ellos aquí no han cuestionado el actuar de sus compatriotas cafetaleros que han acaparado tierras, mano de obra barata y espacios en el comercio guatemalteco.

Si el exterminio de judíos, algo deplorable en tanto personas, es el de mayor importancia en el planeta por la cantidad de personas aniquiladas, los mecanismos empleados para ello y por que se tocan intereses económicos ¿los otros genocidios no cuentan en la historia?

Nos hablan de libertad cuando los alemanes en Guatemala mantuvieron durante muchos años, con la complicidad de liberales militaristas, una expoliación constante y silenciosa a la opinión pública de cientos de campesinos en las fincas de café. ¿Como pueden hablar de libertad sin hurgar en su pasado colonizador?

En uno de los tantos documentales que estuvieron transmitiendo por cable, la televisión internacional francesa exhibía uno, donde, al final, los ciudadanos comunes de la ex RDA apuntaban cosas interesantes. Entre ellas, el reconocimiento de librarse del Ministerio de Seguridad del Estado. Pero, a cambio de libertad, tener que emigrar a otras partes de Europa para sobrevivir o quedarse en Alemania oriental esperando las limosnas de la democracia occidental.

Un ex integrante de un grupo de punk de la ex República Democrática, sostenía que valieron la pena los 18 meses de cárcel que padeció por ser lo que él era y defender el anarquismo frente al totalitarismo comunista alemán. El problema, argüía, es que después de la caída del muro, ya nadie tuvo por qué luchar. Cualquiera es rebelde ahora. El mercado los absorbió. La resistencia fue, para la mayoría de su generación, cosa del pasado. Sostenía que las generaciones actuales no comprenden que el mayor enemigo es expresado a través del capital, pues, no sólo no les tocó vivir esa época, sino que, a través de éste, el sistema tiene los medios para diluir los problemas reales en consumismo o marginación.

Y en esto es donde tenemos que prever. Las lecciones que la historia da no son en vano. Ya nos destrozaron por más de medio millar de años con conquista, colonización, independencia, liberalismo, genocidio, cooperación internacional y robo de recursos naturales. ¿Cuál será la próxima estrategia, las nuevas formas de seducción o de imposición? ¿Cuándo derribarán el muro contra los migrantes en Estados Unidos? ¿Cuándo destruiremos los muros consumistas, racistas y electrificados de nuestra sacrosanta oligarquía de herencia criolla?

Finalmente, la reflexión es de pensarnos más allá del discurso de la libertad como cortina de humo que oculta lo constante, lo histórico, lo real, lo concreto. Bien por quienes lograron salir de ese infierno represor de la Stasi, pero, ojo, el que la Alemania Democrática haya desaparecido con todo y su terror, no significa que el terrorismo del capital no esté presente. Ese es uno de los atributos de la democracia liberal: esconder las contradicciones bajo supuestos multiculturalistas, unificadores o reunificadotes, donde los estados se fortalecen militarmente ante la confusión modernidad-posmodernidad y el limbo histórico en que estamos en este momento.

Esta es mi percepción e interpretación mediante una dimensión de larga duración que no puedo dejar ahogada en el cogote. Y, por supuesto, tampoco podemos dejarla olvidada de la historia de este paisito denominado Guatemala, donde los alemanes tienen muchas cuentas que rendir. El reto con la historia no sólo es de dignidad sino de transformación.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Alfonso O’ Shanahan Roca o el desafío de adentrarse en ´el laberinto de las hadas

Liberto (Desde Artevirgo, Canarias. Especial para ARGENPRESS CULTURAL)

“Dos atributos conspiran siempre contra la verdad: la cobardía y la pereza intelectual. Si la primera suele ser el aliado más activo del poder, la segunda es un beneficio gratuito que cada uno otorga a su statu quo. Por esta razón, el revisionismo es siempre uno de los principios irrenunciables de cualquier investigador serio. Todo debe ser puesto en duda. Solo lo que permanece en pié después de un terremoto merece respeto intelectual. Esta actitud de revisionista radical ha caracterizado el trabajo crítico y literario del filósofo español y profesor de New York University, Eduardo Subirats”.

Esta reflexión realizada por Jorge Majfud acerca del intelectual español Eduardo Subirats, podría servir a la perfección para definir la actitud que más se acerca al concepto que el periodista y escritor canario Alfonso O´Shanahan Roca mantenía y aplicaba a su trabajo periodístico en sus años de profesión, pero también en su dedicación a la creación literaria. Y es que Alfonso O´Shanahan había llegado a una fase en su vida personal y profesional, donde te valoran más por lo que sabes y callas, que por lo que cuentas después de toda una vida en la primera línea de la información, de la opinión profesionalizada en un lugar especial, particular, por su consideración primeramente de “Colonial de Ultramar”, durante la dictadura franquista a “Territorio Ultraperiférico”, y al estatus de una de las 17 Comunidades Autónomas dentro del conjunto del Estado español, con los problemas estructurales que, desde el momento mismo de la Invasión Armada, y la posterior colonización y el para nada pacífico proceso de aculturación y los múltiples problemas surgidos a raíz de esta imposición por la fuerza de una leyes y una manera de manera de entender y relacionarse con la naturaleza totalmente diferente a la que llevaron Los Conquistadores, y que seis siglos después aún siguen sin encontrar soluciones válidas donde la población resultado de aquella primera mezcla, aún continúa arrastrando determinadas cuestiones educativas, culturales, sociales, económicas, y hasta políticas que siguen provocando desencuentros, entre las islas menores en relación con las dos más grandes, Tenerife y Gan Canaria, y a su vez, el conjunto del ARCHIPIÉLAGO con la capital del reino, la metrópoli y sus imposiciones legales que pueden servir para una zona continental, pero que aplicadas a unas islas, a un territorio archipielágico no tienen razón de ser.
En su segunda novela “EQUINOCCIO. Crónica verdadera del Gran Capitán destas islas de la Mar Oceánica”, trata de reflejar la virtualidad de una situación en la realidad canaria de la tercera y segunda últimas décadas del siglo XX que las asemeja a las primeras de su incorporación a la Corona de Castilla, en las postrimerías del siglo XV. Es decir, cinco siglos después, las Islas Canarias, se debaten en una tesitura que es susceptible de descripción en parejos términos a los empleados por los cronistas Abreu y Galindo, López de Gómara o el mismo Bernal Díaz del Castillo, genial autor de la “Historia verdadera de la conquista de la Nueva España”, cuya aportación a la narrativa de lengua española, como la de otros cronistas, no ha sido a juicio del autor, ponderada en términos literarios.
Los esfuerzos por atemperar descriptivamente la realidad geográfica, social y política de las islas a fines del siglo XX con un lenguaje de cinco siglos atrás se realizan con el recurso permanente a arcaísmos idiomáticos que, sin embargo, sirven funcionalmente al “cronista” de hoy hasta el punto de que bajo el título de “Crónicas mundanas y seculares” en el Periódico “La Provincia”, del que O´Shanahan fue subdirector o de “crónicas diacrónicas” en la revista “canarias Económica”, el autor presenta crónicas de actualidad desde la perspectiva distanciadora del lenguaje barroco.
Alfonso O´Shanahan Roca, que nació en Las Palmas de Gran Canaria en el año tan significativo de 1944 en las Letras Canarias, podríamos decir, cabalístico o esotérico e incluso anunciador si estuviéramos tratando temas sobrenaturales, ya que en este año nació también Víctor Ramírez uno de los escritores reconocido como uno de los más relevantes de esta generación de escritores nacidos en los años 40 del siglo XX; o un año antes, el no suficientemente valorado en su justa medida como el poeta, ensayista, traductor y profesor Angel Sánchez; pero en este mismo año también vio la luz el poeta en lengua española que más traducciones y reconocimientos internacionales poesee como es Justo Jorge Padrón. Pero también en estos inicios de los años 40 nacieron los que han creado lo más destacado de su obra creativa y periodística, Juan Cruz, Fernando G. Delgado y J.J. Armas Marcelo, ambos canarios y ambos premio Planeta de novela, el galardón español premiado con más dinero...pero también están Luis León Barreto (de todos los escritores de la misma generación el que ha hecho una semblanza más emotiva, más cercana a lo que en verdad fue en vida el querido y admirado Alfonso O´Shanahan Roca), Luis Alemany, Juan Manuel García Ramos, Manuel Padorno, Eugenio Padorno....
Alfonso O´Shanahan Roca, nace en Tafira, Las Palmas de Gran Canaria, en 1944. Estudios primarios y de bachillerato en el Colegio Viera y Clavijo, curso selectivo de Ciencias en la Universidad de la Laguna (Tenerife), seguido de estudios de Ciencias Matemáticas en la Universidad Complutense de Madrid, que abandona para dedicarse al periodismo y la literatura, habiendo cumplido recientemente veinticinco años de ejercicio profesional –corría al año 95—
Había desempeñado la mayor parte de su vida profesional en el periódico “LA PROVINCIA”, donde fue subdirector y como director de la red de emisoras “RADIO CANARIAS-ANTENA 3” entre 1986 y 1994. El articulismo, la reflexión y el comentario sobre temas de actualidad, se han ido desarrollando a lo largo de esos años en series como “Ideogramas”; “Crónicas mundanas y seculares”, “Crónicas diacrónicas” y últimamente “El laberinto de las Hadas”, diario, y semanalmente “Memorial para un fin de siglo” y “Torre de Viento” ello en diversas publicaciones de EDITORIAL PRENSA CANARIA, tales como “LA PROVINCIA” “CANARIAS ECONOMICA” y “DIARIO DE LAS PALMAS”.
ALONSO O´SHANAHAN ha cultivado diversos géneros literarios, tales como poesía, novela y ensayo, siendo las siguientes publicaciones “Elegía y testimonio”. Poesía, Taller Ediciones, 1972; “Antípodos” (cien años de expiación). Novela. Centro de la Cultura Popular Canaria, 1985 y “Solsticio de verano”. Novela. Ed. Fundamentos, Madrid, 1990. Asimismo, “Teoría de Juan Rodríguez Doreste”, ensayo biográfico, en la colección “La era de Gaceta de Arte” de la Viceconsejería de Cultura del Gobierno de Canarias, 1993. Y su obra más ambiciosa, quizás, “EL GRAN DICCIONARIO DEL HABLA CANARIA”, Ed. Centro de la Cultura Popular Canaria en 1995.
Como ha dicho el prestigioso intelectual canario Eugenio Padorno, el GRAN DICCIONARIO DEL HABLA CANARIA es un texto inevitable. No en vano reúne en sus apretadas 1.200 páginas la explicación de más de 13.000 voces y frases del hablar isleño recogidas de la tradición oral y escrita. Es una tarea gigantesca que sólo un escritor de la talla de Alfonso O´Shanahan podría tener a su alcance.
“Alfonso O´Shanahan está está en paz consigo mismo,...; por la amorosa realización de éste libro él ha tenido oportunidad de conteplar las zonas oscuras, difusas y radiantes de una maquinaria en la que se conjugan el presente y lo telúrico, que reinstala continuamente el pasado en el presente, su recolección -¡no será mejor llamarla siembra?- es el resultado generoso, y de propósito eminentemente divulgativo, de un compromiso personal con las incitaciones que hoy Canarias, para reconocimiento de una colectividad, propone a sus ingenios”, según palabras de Eugenio Padorno.
De todas las semblanzas, homenajes o reconocimientos a la figura de Alfonso O´Shanahan merece destacar la que le dedicó el también periodista, y escritor Luis León Barreto, con el que compartió muchas cosas y con el que me identifico plenamente. Tanto que yo hubiese escrito sino lo mismo y con las mismas palabras sí la esencia...
El escritor grancanario Luis León Barreto esbozó la figura del Premio Canarias de Literatura y subdirector de La Provincia y Diario de Las Palmas, el escritor y periodista Alfonso O’Shanahan Roca, que ha fallecido recientemente en Las Palmas de Gran Canaria.
Para Barreto, Alfonso O’Shanahan «era un hombre bueno, ingenuo también, un hombre noble, un canario típico por su nobleza, por esa generosidad instintiva. A veces también era un canario típico también por una cierta dosis de ironía, de humor negro, de desconfianza, que forma parte también de nuestro carácter. Esencialmente era un compañero fiel, un compañero afable con el que compartí muchas tardes y noches de trabajo en el periódico. Era, sobre todo, un hombre de letras.»

«Alfonso fue un compañero, casi un hermano, en épocas complicadas compartimos cosas en periódicos, en emisoras de radio, en tertulias, en institutos, en universidades...» explicó Barreto, quien reconoció echar mucho de menos al intelectual grancanario, aunque «por desgracia, lo echamos de menos hace mucho tiempo porque esta enfermedad de alzheimer que tuvo lo anuló prácticamente como persona desde hace ya más de diez años, desde hace demasiado tiempo.»

El escritor grancanario explicó que «Alfonso interrumpió por esta circunstancia su producción en un momento en que cabía esperar mucho de él por el proceso de madurez que a los escritores siempre les suele llegar después de los cincuenta. Lamentablemente nos privó de poder leer más libros suyos, más novelas, más ensayos.»

Para Luis León Barreto, «la contribución de Alfonso, incluso en ese voluminoso tratado sobre la lengua que se habla en Canarias –un libro que, quizás, no contó nunca con la bendición de los académicos, de los santones universitarios–, su ejemplo está muy vivo en su obra literaria, como por ejemplo cuando escribió “Antípodos”, una estupenda novela que ganó el premio Editorial Prensa Canaria de novela en los años ochenta.»

«Alfonso y yo compartimos trabajo en el Diario de Las Palmas, en el periódico La Provincia, en Radio Canarias», recordó Barreto, quien añadió que, precisamente, en La Provincia fuimos subdirectores del periódico a la misma vez desde 1982 hasta casi finales de la década, cuando el pasó a Radio Canarias y yo al Club Prensa Canaria. Durante ese tiempo compartimos muchas cosas, pero sobre todo la vocación literaria, el apego, la defensa y el rescate de nuestra cultura tan baqueteada muchas veces por la desidia, por la falta de interés, por ese neocolonialismo que existe en tantos ámbitos y que consiste en la apatía, la desidia, la falta de amor a nuestras cosas.»

Barreto afirmó que «Alfonso fue un hombre combativo, que procedía de un periodismo muy ideologizado, en un momento en el que la ideología y la capacidad de análisis crítico todavía eran importante. Hoy en día los periódicos están más preocupados por otras cosas que por los análisis culturales.»
Pero si la semblanza de Luis León Barreto me emocionó, me conmovió...la del poeta y amigo Francisco Tarajano Pérez, que ya pasa de los 80 años, no fue menos entrañable...
El triste fallecimiento del escritor, periodista y Premio Canarias de Literatura, Alfonso O’Shanahan Roca, está generando una gigantesca ola de emociones, de cariño y de recuerdos hacia su figura entre multitud de personalidades de la cultura canaria. Cuando el escritor grancanario Francisco Tarajano recibió la llamada de los hijos de Alfonso para comunicale la triste noticia, se emocionó ante la pérdida de tan entrañable amigo.
Tarajano confesó sufrir mucho viéndolo deteriorado por su enfermedad, pero «me conformaba con un apretón de manos y una sonrisa.»
A través de las ondas de Radio San Borondón, Tarajano quiso rendir homenaje al desaparecido escritor y periodista Alfonso O’Shanahan, dedicadole un sentido poema que dice así:

Hoy ha perdido Canarias
un pedazo de su ser.
Hoy mi alma se desgarra
porque Alfonso se nos fue

Se me fue lejos, muy lejos
el buen y sincero amigo,
mas de mi alma en los adentros
por siempre estará conmigo

Desolada queda Marta
muy tristes quedan sus hijos
Mauricio destila lágrimas
se apenan fieles amigos

Un buen apretón de manos,
una florida sonrisa
nos deja como regalo
de su alma preciosísima
el amigo Alfonso O’Shanahan

Gran canario y gran patriota
que ganó prestigio y fama
con la forja de sus obras

Hoy ha perdido mi patria
un pedazo de sus ser,
hoy mi alma se desgarra
por Alfonso, que se fue.
[Yo añadiría, con el permiso del amigo Tarajano...SE NOS FUE FÍSCAMENTE, PERO AHÍ NOS DEJÓ EL EJEMPLO DE SU VIDA Y DE SU OBRA, EJEMPLOS POCO COMUNES EN PERSONAS QUE HAN ESTADO EN GRANDES RESPONSABILIDADES AL FRENTE DE LOS MEDIOS DE COMUNICACIÓN TANTO IMPRESOS COMO RADIOFÓNICOS, CUANDO AÚN INTERNET NO TENÍA LA PRESENCIA Y EL PODER QUE TIENEN HOY, Y CÓMO SE LE FUE APARTANDO DE LOS ÁMBITOS DE DESICIÓN POR QUERER SER FIEL A LOS PRINCIPIOS DEL PERIODISMO VERAZ, INDEPENDIENTE, PLURAL...SIN DEJAR DE PENSAR QUE ERA UNA EMPRESA...Y UNA EMPRESA COLECTIVA NO DEBE NI TIENE PORQUÉ ESTAR REÑIDA CON LA JUSTICIA, LA LIBERTAD, LA VERACIDAD...pero no todxs pensaban como sentía ALFONSO...”y es que nadie puede dar lo que no tiene...”]

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Música: Niccolò Paganini, el más virtuoso violinista

ARGENPRESS CULTURAL

Niccolò Paganini (Génova, 1782–Niza, 1840) fue el hijo de Antonio, un parroquiano que tocaba como aficionado el mandolín y el violín, cuya esposa era amante de la música. Las primeras lecciones de música las recibió de su padre, quien hacía practicar a su hijo desde la mañana hasta la noche, y cuando la concentración del joven vacilaba, lo privaba de su ración de comida. El niño era sostenido por su gentil y profundamente religiosa madre.

A los diez años se presentó en público por primera vez y cuando tenía 13 fue llevado a Parma a estudiar junto al por entonces famoso Alessandro Rolla, quien lo rechazó diciéndole que ya sabía todo lo que él podía enseñarle. A pesar de ello continuó estudiando composición y aprendió varios trucos sobre oficio de violinista de viejos instrumentistas; el modo de tocar de Paganini parecía haber sido original prácticamente desde el comienzo.

En buena medida autodidacta, con un talento natural para el violín como nunca antes se había visto, Paganini llegó a grados de perfección técnica tan extraordinarios y a una fuerza interpretativa tan monumental que poco a poco fue cautivando a un enorme público por toda Europa. Podía interpretar obras de gran dificultad únicamente con una de las cuatro cuerdas (retirando primero las otras tres, de manera que éstas no se rompieran durante su actuación), y continuar tocando a dos o tres voces, de forma que parecían varios los violines que sonaban.

En Viena los miembros de sus audiencias tomaban asiento dos horas antes de que comenzara la presentación por temor a perder sus lugares. En Leipzig, el afamado profesor de piano Friedrich Wieck, padre de Clara Schumann, anotó en su diario: “Nunca ha nacido un artista que sea tan magnífico e incomparable como él en tantos géneros.”

En Berlín, Mendelssohn escribió a su amigo, el pianista Ignaz Moscheles: “Su ejecución está más allá de todo concepto ya que jamás se equivoca. Pides demasiado si esperas que te dé una descripción de sus interpretaciones. Me tomaría una carta entera hacerlo, pues él es tan original, tan único, que requeriría un análisis exhaustivo el transmitir una impresión de su estilo.”

Los mitos sobre Paganini se fueron esparciendo velozmente. Uno de ellos contaba que había aprendido a tocar el violín en prisión, donde estuvo varios años por haber asesinado al esposo de su amante. Entre otras cosas se hablaba también de un pacto con el demonio, que era lo que le permitía ese nivel de perfección inigualable, nunca visto anteriormente en un ejecutante. Paganini animó y manipuló hábilmente esas habladurías por un tiempo, aprovechándolos para ampliar su fama.

Su obra comprende innumerables piezas para violín (conciertos, sonatas, caprichos), todas de una endemoniada dificultad para su ejecución. Igualmente dejó escritas varias hermosas composiciones para guitarra, instrumento que también dominaba a la perfección.

Presentamos aquí una pequeña selección:

1. El rondó (tercer movimiento) del Concierto N° 2, en si menor, “la Campanella”
2. Capricho N° 24, en la menor
3. Sonata sobre el “Mosè” de Rossini

Interpretan: 1 y 2: Ilya Kayler, 3: Ida Haendel


Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Comentario sobre la novela “El hijo del cometa” del escritor costarricense Antonio Yglesias, publicado por editorial Norma

Hernán Sánchez Barros (Desde San José, Costa Rica. Especial para ARGENPRESS CULTURAL)

Cuando le pregunté a Antonio en cual de los personajes de su novela se reflejaba, me contestó que en todos. Entonces comprendí algo que sospeché durante toda la primera lectura que hice de su obra: aquí está escondida, no tanto la propia vida de Antonio Yglesias, no su vida transcurrida (o tal vez si), pero sí de seguro su vida imaginada, su vida sufrida más allá de la piel, su vida como un sueño que abarca la realidad… y la supera, tal cual lo hace José Asunción, el hijo del cometa, su hijo profundo, su mismo Antonio mágico, despojado de la temporalidad que lo encierra, que lo perturba y lo limita, y cuyo escape maravilloso logra a través de las páginas de este trabajo, de esta aventura que nos propone, no solo poniéndonos en contacto con el pensamiento, el sentimiento y los actos de unos personajes de antología, sino con nuestra propia condición humana; una condición que el autor somete casi permanentemente a un riguroso cuestionamiento. Quedan claras las intenciones de Antonio Yglesias de utilizar momentos, personajes, situaciones, para revelarnos sin tapujos la contradictoria y paradójica teatralidad de nuestras vidas; y digo teatralidad porque en la dialéctica del desarrollo estructural de su obra, vemos empleado de manera magistral el canon clásico, con la Comedia, por ejemplo a través de personajes como Chito, el amigo incondicional, el empuje, el motor de su infancia y juventud; o el anarquista ilimitado y a fondo encarnado por el catalán Tuñón de Lara un crítico ácido de las costumbres burguesas; también, con ciertos momentos que arrancan la risa fácil, cuando entra en contacto con el mítico Profesor Neblina y Casandra en su atmósfera de Beaudeville; sin olvidar también la fugaz y espectacular aparición de otro personaje que desbarata, en el estreno del Mago en san José, el statu quo de una platea de hipócritas; me refiero a la figura de “La Gata”. Pero del pintoresquismo que estos personajes proponen, salta Antonio de repente al segundo canon clásico, al del Drama: por un lado, la muerte, que es la llamada abrir y cerrar el telón de esta historia, pero también con la estoica presencia de una heroína clásica: la madrina, Blanca, cuyo nombre, no me queda la menor duda, fue otorgado con total propósito. Blanca, porque ser así, blanca, en un mundo regido por cobardes, corruptos y bestiales, como su karmática pareja, el fascista Plutarco Sandí, le revela a ella que la bondad no es suficiente para ser feliz; y obedeciendo algo que la supera, conquista su realización, y su verdadero amor; amor por la justicia, su evasión misma es un acto de tremenda valentía, pero por sobre todo de justicia; también presente en la justicia social encarnada en su amado Luis Delgado Valle. Y aquí el romance imposible se encentra con la reivindicación imposible, uniendo a Blanca y Luis en medio de las luchas populares de los trabajadores de las bananeras en el año 34. Drama, si, pero un drama que va dejando mensajes cuya enseñanza Antonio Yglesias se encarga de dejarnos grabados no solo en la memoria del intelecto, sino también en el alma, para advertirnos que si bien esos hechos se produjeron hace más de 70 años, su causas intrínsecas siguen existiendo, y aunque los actores tengan otros nombres, se sigue luchando por dos mundos distintos…

¿El relato entra en la historia o la Historia en el relato? Esto no queda muy bien definido, y es por eso que la Costa Rica de principios del siglo XX se nos aparece tan vívida. Sus prohombres y sus sombras de hombre se corporizan en nuestra imaginación, como el mismo prepotente Plutarco Sandí, o su amo y señor, “El Licenciado”, expresión artera del personaje oscuro, manipulador y sin moral de la política, que siempre se escabulle por las hendijas de la ambición y la debilidad humanas. Ese, el verdadero enemigo de ese otro extremo de ser humano que expresa los más altos ideales: el mago Juan Asunción Avilés. Formando parte de un correlato cuyo paralelismo sólo es contemporáneo, más no coetáneo, pues la vida del futuro mago es guiada por hilos de luz que se pierden en lo más alto…hilos que nos recuerda la presencia fugaz pero determinante de su primer mentor, el Maestro Bonetti, un titiritero italiano que inicia a nuestro personaje central en el difícil arte de empezar a creer en si mismo…es decir, en su destino. Asunción Avilés, aprenderá también a pagar un alto precio por seguir ese destino: la relación adictiva con Casandra, un amor enfermo que crece como un tumor y que expresa de alguna manera ese lado mundano de las emociones, tan distinto y tan distante del sentimiento que se le revelará con la luminosa india María. Un amor que lleva a las estrellas y otro que lo hunde en la oscuridad; las dos Venus de Plotino, la Venus Urania que da alas, la Venus Pandemus que las corta…a las dos se entrega El Mago por distintas causas y de las dos asume las consecuencias…

Para alejarnos ya de la parte dramática, cabe mencionar el papel reivindicativo que Antonio otorga a la mujer, en personajes tan nobles como Blanca, María, Lucía y aun, Patricia, la espontánea esposa de Tuñón de Lara.

La tragedia, el tercer Canon y la parte más honda de esta novela, está obviamente ligada con las vivencias íntimas de José Asunción Avilés Giménez, pero sobre todo en los momentos en que deja de ser “el mismo”, ¿O deberíamos decir en los momentos en que es más auténticamente él mismo?, son momentos en los que también deja de ser El Mago, que el reconoce como un habilidoso hacedor de trucos; es ahí cuando aparece “El Mentalista de Oriente”.

Un nombre para definir el trabajo más importante que ejecuta nuestro personaje central. El contacto con las esencias, la trascendencia, el sentido último de la vida…

¿Qué más podemos decir de algo que solo la vivencia puede explicar? A pesar de lo cual, Antonio Yglesias asume la difícil tarea de mostrárnoslo, no solo con la experiencia adivinatoria de las funciones, sino con la sabiduría con la que se va nutriendo José Asunción después de cada una de esos momentos cumbres. Todo y todos quedan arrasados por la enorme presencia de “eso” que el mismo Mago no puede comprender pero que le hace vivir los momentos más plenos y profundos de su vida. Es lo que lo hace buscar la verdad y encontrarla en la Sierra Norte, en México, en María. Es el encuentro simbólico con su propia alma, igual que en las viejas sagas esotéricas, donde el viaje iniciático, el viaje del descubrimiento del verdadero sentido de nuestra vida, comienza y termina con la muerte, la muerte de la banalidad, de la ignorancia, el miedo y la duda. Dice José Asunción: “La muerte es un paso hacia la libertad, es el regreso al hogar. La muerte solo cambia una realidad por otra en la larga continuidad de la existencia. Tu alma es energía pura, y es una energía de amor, ese eres tu, eterno, inocente y puro”. María no es el fin, es el principio de una nueva vida que no es precisamente lo que el Mago transcurre para llegar a ella. Eso solo es el camino. Un camino que lo obliga a desprenderse desde el comienzo, de sus progenitores y de su natal Cartago; un camino, como el camino mítico que tan bien nos describió Joseph Campbell en su “Héroe de las mil caras”,que lo lleva a regiones desconocidas: San José, Centroamérica, México…un camino que lo pone a prueba de manera brutal, con Plutarco y su despropósito, con Casandra y su delirante y obsesiva locura; un camino que lo enfrenta a su crucial enemigo “El Licenciado”, en una presentación en el teatro Raventos, que uno hubiera querido que fuera realidad, y que pudiéramos ver a muchos fantoches de la política nacional desenmascarados de la misma manera…Un camino que le hace encontrar mentores amorosos, rigurosos pero llenos de humana debilidad, como los buenos maestros; como el Maestro Bonetti, que encuentra su discípulo al ver maravillado como José Asunción hace bailar a la Colombina, su marioneta preferida; también, con la simpatía del famoso y ya decadente mago argentino, el Profesor Neblina, de quien aprende las artes de los trucos más difíciles, como ese de “Cortando a la doncella en dos”, que impresionaba tanto al público tico allá por 1927…

En el descubrimiento de la vida que va haciendo José Asunción, el hijo del cometa, quedan preguntas tan hondas y reveladoras al mismo tiempo, que es difícil sustraerse a la autorreflexión; dice por ejemplo: “Por qué tanto dolor; se preguntó al sentir una punzada compasiva,¿Por qué olvidaron lo que en realidad son?

El sufrimiento, incorporado como un sacro-oficio lo va purgando de esa densidad que a todos no impide ver más claro. José Asunción trató una vez de definirle a Tuñón de Lara, como era el sentimiento que lo animaba “Es una energía compuesta de luz, amor y conocimiento”.

Y estando con María en la Sierra del Norte, un día le explica; “¿Sabías que en el universo se mueve una fuerza amorosa que siempre pide entrar en nosotros para poder manifestarse? Algunos le abren la puerta y son felices; otros le dicen que no y viven en la contrariedad, en una pelea constante entre lo que quisieran hacer y lo que hacen”.Abrámosle la puerta a “El hijo del cometa”, y llenémonos de la aventura apasionante de vivir con lucidez, con entrega; aceptándolo todo, luchando, amando, haciendo magia de la forma más bella que es convirtiendo en mágico cada momento de nuestra vida, como lo hace los personajes mágicos de esta extraordinaria novela de Antonio Yglesias, que marcará un hito en la literatura latinoamericana. Gracias Antonio por la novela, pero por sobre todo por darle vida a Juan Asunción Avilés Giménez.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

La agresión permanente: USAID, NED y CIA

Eva Golinger (Desde Venezuela. Colaboración para Argenpress Cultural)

“Si Estados Unidos no podía controlar a América Latina, ¿cómo iba a dominar al mundo?”

Henry Kissinger

Los textos seleccionados para este libro, La Agresión Permanente: USAID, NED y CIA, ilustran la constancia de la injerencia y su adaptación a las cambiantes circunstancias en América Latina. Nosotros, los autores, Jean Guy Allard y mi persona, somos investigadores dedicados desde hace muchos años a descubrir, analizar, monitorear, revelar y denunciar la injerencia y subversión imperial en América Latina, en todas sus formas.

Con este conjunto de ensayos, queremos evidenciar la permanencia de la agresión de Estados Unidos y sus aliados contra los movimientos revolucionarios de América Latina. Queremos demostrar que esa agresión no cesa simplemente porque un hombre de distinto color ocupa la posición de mando en Washington – más bien, como verán en las siguientes páginas, las amenazas imperiales se están intensificando y el peligro crece cada día.

Las palabras de Henry Kissinger nos indican la razón detrás de esta escalada de agresiones contra América Latina. Si ya no dominan al sur de su frontera, ¿cómo mantendrán su dominación mundial?

En un mundo multipolar, no hay imperios. La integración latinoamericana significa la decadencia del imperio estadounidense, y esa gran bestia peleará con toda su fuerza hasta el último momento.

Pensamos que hay una urgencia para alertar a los pueblos frente a lo que vemos es una nueva etapa —más peligrosa— de injerencia. El “smart power” (poder inteligente) de la administración Obama ha logrado bajar la guardia de los pueblos, y hasta algunos piensan que por haber ganado el “Premio Nobel de la paz” Obama estará obligado de construir la paz mundial. Mientras tanto, las bombas caen con más frecuencia sobre Afganistán, la guerra continúa en Irak, Pakistán e Irán están en la mira, América Latina recibe “siete puñales en el corazón” con las bases militares en Colombia, la subversión y contrainsurgencia aumentan, y dentro de Estados Unidos, crecen la miseria, el desempleo, la pobreza y la represión.

Con este libro, también lanzamos el Centro de Alerta para la Defensa de los Pueblos, como un espacio de combate para mantenernos informados sobre las nuevas estrategias y tácticas de injerencia y subversión, y su aplicación contra nosotros. Y hacemos un llamado para unir a nuestros esfuerzos y conocimientos para combatir lo que percibimos es una agresión colectiva contra todos los pueblos desafiantes que resistimos las imposiciones imperiales.

Noam Chomsky dijo que la integración “es una condición previa para la independencia; si están separados los van a atacar uno a uno, pero si están integrados habrá cierto tipo de defensa.” Frente a la agresión permanente contra nuestros pueblos, llamamos para construir la defensa colectiva.

Que este texto sirva como arma para la conciencia en la batalla de las ideas.

Libro completo disponible en: www.centrodealerta.org

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

El borracho

Aldo Novelli (Desde España. Especial para ARGENPRESS CULTURAL)

A un poeta desconocido
bebía mi tercer cerveza en un bar de malamuerte
cuando se acercó arrastrando los pies

- ¿me daría unas monedas señor? –
- ¿y para qué son amigo? –
- bueno, le aseguro que no son para comprar un litro de leche –
- bien, y dígame ¿qué hace usted de su vida? –
- beber ¿y usted señor? –
- yo…soy poeta…creo –
- ah, no está muy seguro, yo estoy seguro de ser borracho –
- de acuerdo y ¿qué hace un borracho cuando está sobrio para hacer de éste mundo perverso y absurdo un lugar mejor? –
- mire señor, yo no sé muy bien la diferencia entre estar sobrio o borracho, pero de algo estoy seguro, los sobrios destruyeron el mundo –
- tiene razón amigo, el poeta es usted, tome este billete, pero con una condición, no lo vaya a gastar en leche -.

NOTA SOBRIA:
Borracho

En muchas regiones rurales de España, aún hoy es habitual servir el vino en odres o botas de cuero, usados desde muy antiguo con este objeto. En el catalán del siglo XIV y en el castellano del siglo XV, estos odres se llamaron borracha, palabra que, según Corominas, se habría formado por el cruce de las voces catalanas botella (odre) y morratxa (redoma). A su vez, esta última palabra se derivaba del árabe mirassa, que también significaba 'redoma'. Más adelante, se llamó en español borracho al sujeto que, igual que la bota, estaba 'lleno de vino', o sea, embriagado.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Saber cuidar de las apariencias sin falsear la propia esencia

Emilio Romero Ele (Desde Brasil especial para ARGENPRESS CULTURAL)

Desde pequeño se nos repite que respetemos ciertas normas de conducta colectiva y que cuidemos de la fachada, que somos juzgados por esos dos factores. Por esta sensata insistencia conseguimos una cierta aceptación en el espacio público, ese que precisamos compartir y frecuentar con los otros.

No es por mera imitación ni por la presión social que cuidamos de nuestra apariencia personal; un elemental sentido de inteligencia social nos enseña que es preciso tener una buena presentación en el escenario social. Desde pequeño se nos repite que respetemos ciertas normas de conducta colectiva y que cuidemos de la fachada, que somos juzgados por esos dos factores. Por esta sensata insistencia conseguimos una cierta aceptación en el espacio público, ese que precisamos compartir y frecuentar con los otros. En la esfera privada, personal y familiar, especialmente –y entre amigos- dejamos de lado algunos aspectos de la apariencia; nos despojamos de la vestimenta que realza la figura, nos relajamos en el lenguaje y hasta en los gestos de buena educación. Este cambio de conducta en estas dos esferas es esperado y sensato. Mantener un comportamiento formal en casa, área de la intimidad familiar por excelencia, nos resulta artificial, frío y prescindible en una cierta medida. En casa no necesitamos representar nada; es una de las ventajas de la vida privada. De todas maneras, mantenemos en el hogar algunas reglas de buena educación y de sana convivencia. Hacemos nuestras necesidades en el baño, cuidamos del aseo personal, evitamos un palabreado procaz. Es lo que acontece en hogares y familias bien avenidas, más esperables en gente de clase media, cuyas exigencias en términos normativos están algunos puntos encima de las otras dos clases –la alta y la baja.
Se trata de mantener una apariencia condicente con las exigencias y expectativas del ambiente social que frecuentamos. Una apariencia que es algo más que el uso de una vestimenta apropiada al papel y a la situación. No se trata sólo de exhibir una imagen favorable en las vitrinas del mercado, esa que recomiendan los modistos. Implica sobre todo una conducta en correspondencia con las imposiciones del ambiente sin falsear nuestro modo de ser más genuino. Esta es una tarea ni siempre fácil de cumplir. No basta conocer las reglas dominantes en un determinado ambiente ni es suficiente tener habilidades sociales adaptativas para no entrar en fricciones con otros actores. En relacionamientos ocasionales y festivos, tipo aniversario, usted puede antipatizar con algunas personas; bastará un mínimo de tacto para evitar la expresión directa de su desagrado. Nadie lo acusará de hipócrita. Pero pasará por fingido si Ud. expresa lo contrario de lo que siente tentando agradar al otro sujeto, alegando algún motivo siempre sospechoso
Si usted pretende ser genuino tendrá más de un desentendimiento, incluso siendo bien educado, con las personas en cuyo ambiente se encuentra. Como enfatiza J. P. Sartre, y como Ud. puede experimentar así que comienza a dar los primeros pasos en la vida, los conflictos interpersonales son inevitables en las relaciones humanas. Surgen incluso en los grupos más homogéneos y fraternos. Ni siquiera un grupo de franciscanos y de freiras ursulinas consiguen evitar los conflictos y choques interpersonales. Los otros imponen las reglas, pero son los primeros en transgredirlas. Desean atenciones especiales, pero corrientemente no pagan con la misma moneda, no dan el mismo tratamiento. Los otros tienden a ver las cosas únicamente desde su perspectiva; son egocéntricos, pero esperan que usted acepte a posición de ellos como la más válida. Estas actitudes son notorias en los otros, y también en usted. No olvide que usted es un ser único, mas es igualmente un otro para los demás. Un otro apenas caracterizado por algunas indicaciones de status y por su apariencia personal, física y de vestuario. Uno entre tantos. Más aun: en el propio yo esta inserido el otro; como gustan decir los filósofos somos alteridad: el otro está colado en todos los hilos de nuestra existencia. Yo soy otro; a tal punto es así que nos cuesta mucho colocarlo en su lugar para que no siga comandando hasta nuestros pensamientos. Apenas después de los veinte años gracias al cuestionamiento del sistema social y de las figuras de autoridad, que caracteriza la adolescencia, conseguimos liberarnos en buena medida del juicio ajeno. Muchas personas permanecen presas al juicio ajeno hasta el fin de sus días, sintiéndose apenas un tornillo del sistema social, sin llegar a sentir su individualidad, entendida ésta como el sentimiento de ser el agente y único responsable de su vida.
Todo lo hasta aquí apuntado nos permite concluir que ser sí-mismo de modo que vivamos en coherencia la apariencia y la esencia -lo que pretendemos ser y lo que somos- es una meta a ser conquistada. Hay personas que piensan que esta coherencia es siempre provisoria y a menudo engañosa, lo que es muy frecuente. Haga un examen de conciencia y procure saber cómo se dan estos dos aspectos del ser en usted. Es muy probable que la correspondencia entre estos dos lado del ser sea bastante flaca. Poco consistente.

* La palabra esencia designa las características más peculiares y propias de un fenómeno, sea físico, biológico, psicológico o ideal (como un ente matemático). Referido a la persona se refiera a la manera más genuina de ser.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.