viernes, 8 de enero de 2010

El bueno, el malo y el feo (El al revés de las cosas)

Edgar Borges

A todos los feos transeúntes de la vida que segundo a segundo somos violentamente revisados en los aeropuertos de nuestro mundo.
El bueno
Dan Brown (el señor con la sonrisa de banquero que no da crédito) presenta su (instantáneamente) nuevo libro "El símbolo perdido". Otra vez el autor hace muy bien su papel de bueno en este mundo (al revés) donde los buenos son los más sospechosos de la historia.

Dan Brown es un autor feliz y ante todo es un mal mentiroso, hecho (lo de no saber contar mentiras) que le abre las puertas al sótano de los falsos escritores. Pero el señor es bueno (al estilo de Obama). Y vende. Y sonríe a cada segundo. Todo un ícono de estos tiempos de estupidización global (de niebla).
El malo
El escritor Mempo Giardinelli (Resistencia, Argentina 1947) ofrece una reedición de su obra "Luna caliente". Y, como digno representante de los malos (según las reglas del mercado), aprovecha, en España, la oportunidad para lanzar dardos en clave de palabras: "En lo que llevamos de siglo XXI me sorprende la inteligencia del sistema para que todo el mundo siga convencido de que esto es maravilloso y que a la gente no le importe no ser persona. A esta gran colonización mediática ustedes la llaman globalización y nosotros imperialismo, pero sin duda es el discurso más inteligente para la dominación del mundo que ha habido jamás".

El feo
Se trata de Francisco Cenamor (Leganés, España 1965), un poeta que descubrí gracias a internet. De otro modo, quizá, no hubiese sido posible el encuentro con su obra en medio del entramado mercantilista que nos obstaculiza la sensibilidad. En su blog http://franciscocenamor.blogspot.com/ el artista dice que "observo el mundo que me rodea, sobre todo a las personas, me empapo de su realidad, sus sentimientos, sus pasiones, sus sufrimientos, sus esperanzas y sus alegrías, los paso por el tamiz de la persona que soy yo mismo y los devuelvo convertidos en belleza. O al menos esa es la pretensión". Entre sus referentes poéticos cita a César Vallejo, San Juan de la Cruz, Mario Benedetti, Juan Gelman, José Agustín Goytisolo y Luis Luna, entre otros. En su poema "El fin de la historia" Francisco Cenamor canta que "ya no tiene sentido la normalidad/// ha llegado el momento de los disturbios espirituales.

En este tiempo, cuando pretenden imponernos el al revés de las cosas, habrá que profundizar en las sombras (las catacumbas del sistema) para abrirle espacio a la belleza.

* Sección (o clasificación) de aparición quincenal. Y seguimos buscando.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.