sábado, 27 de marzo de 2010

Tres poesías

Piedad Bonnett

Tu boca viene a mí
Tu boca viene a mí, solo tu boca.
Viene volando,
libélula de sangre, llamarada
que enciende ésta mi noche de ceniza.
Toda la sal del mar habita en ella,
todo el rumor del mar,
toda la espuma.
Boca para los besos dibujada,
donde duerme tu lengua tentadora.
Todo el vino del mundo está en tu boca,
todo el pecado
y la inocencia toda.
Boca que calla y cuando dice, oculta.
Capaz de toda la verdad tu boca,
de toda la verdad y la mentira.
Ríe tu boca y se despierta el día.
(Relámpagos de nieve hay en tu risa).
Como un tropel de potros me atropellan
los besos de tu boca deliciosa;
tu boca, mariposa equivocada,
tu boca ajena que se desdibuja
en mi noche de círculo y ceniza.
Saqueo
Como un depredador entraste en casa,
rompiste los cristales,
a piedra destruiste los espejos,
pisaste el fuego que yo había encendido.
Y sin embargo, el fuego sigue ardiendo.
Un cristal me refleja dividida.
Por mi ventana rota aún te veo.
(Con tu cota y tu escudo me miras desde lejos).
Y yo, mujer de paz,
amo la guerra en ti, tu voz de espadas,
y conozco de heridas y de muerte,
derrotas y saqueos.
En mi hogar devastado se hizo trizas el día,
pero en mi eterna noche aún arde el fuego.
De De círculo y ceniza
Canción del sodomita
Habrá una grandísima peste...
Éxodo, 9,3.
Han izado el amor. Lo están clavando
coronado de ortigas y de cardos.
Le han cortado las manos, han echado
sal y azufre en sus pálidos muñones.
Ah, mi joven amado, el tiempo es breve.
Suenan ya las trompetas e iracunda
la luna enrojecida afrenta al cielo.
Déjame acariciar tu frente ardida en sueños,
contemplar para siempre tus párpados violeta.
Deja que desanude mi deseo,
que coloque la palma de mi mano
sobre la rosa hirviente que florece en tu pecho.
Ah, mi joven amado que duermes mientras huye
la multitud con un largo sollozo:
una lluvia de sangre cae sobre Sodoma.
Dame tus muslos blancos, tu axila, el dulce cuello,
antes de que en silencio se deslice
el ángel con su espada de exterminio.
De El hilo de los días
Piedad Bonnett. Poetisa, novelista y dramaturga colombiana. Licenciada en Filosofía y Letras de la Universidad de los Andes y profesora de esta universidad desde 1981.
Nacida en Amalfi, Antioquia pero criada en Santafé de Bogotá, donde se hiciese amiga de Laura y Santiago García, además de Patricia Ariza para convertirse en sucesora de María Mercedes Carranza y Montserrat Ordoñez.
Ha publicado seis libros de poemas: De círculo y ceniza (1989), Nadie en casa (1994), El hilo de los días (1995), Ese animal triste (1996), Todos los amantes son guerreros (1997) y Tretas del débil (2004).
Es autora de cuatro obras de teatro: Gato por liebre, Que muerde el aire afuera, Sanseacabó y Se arrienda pieza, montadas por el Teatro Libre de Bogotá.
Novelas: Después de todo (2001), Para otros es el cielo (2004) y Siempre fue invierno (2007).
Mención de honor en el Concurso Hispanoamericano de Poesía Octavio Paz (1989) y Premio Nacional de Poesía Colcultura (1994)

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.