miércoles, 12 de mayo de 2010

Música vasca (Parte II): De la dictadura a la transición

Elena Arnaiz (Especial para ARGENPRESS CULTURAL)

La música en Euskal Herria forma parte de la configuración de nuestra identidad étnica y el polémico proceso de nuestra lucha histórica por su defensa.

En los años 60 surgió un movimiento cultural, ez dok amairu, conformado por artistas y especialmente músicos que pasaron a utilizar la música como arma política para revitalizar las expresiones culturales vascas, castigadas y prohibidas por la censura de la dictadura franquista. Estas expresiones socio-políticas estaban influidas por movimientos similares en otras zonas del Estado Español, como Els setze jutges en Cataluña o el Manifiesto canción del Sur, en Andalucía.

Eran los tiempos de la canción protesta; Mikel Laboa, Benito Lertxundi, Imanol Larzabal, Xabier Lete y Lourdes Iriondo entre otros.

Mikel Laboa


Aprovechando la ocasión para hacerle un homenaje póstumo a Mikel Laboa, considerado patriarca de la música contemporánea vasca, uno de los más importantes cantautores en euskera del s.XX. Influido por artistas latinoamericanos como Atahualpa Yupanqui y Violeta Parra, Bertolt Brecht y otros “artistas políticos” catalanes como Joan Manuel Serrat, buscó, con otros artistas vascos, revitalizar diversos ámbitos de la cultura vasca aletargada por la guerra civil y prohibida posteriormente por la dictadura franquista.

En una de las pocas entrevistas de este artista a Oskia Yaben, Mikel Laboa afirma;

“Nada más empezar a tocar, la realidad cultural vasca se encontraba en declive como consecuencia de la guerra civil, y los poetas e intelectuales de aquí estaban en el exilio. Teníamos poca información acerca de la cultura, porque estaba prohibida (….) las canciones tradicionales nos eran desconocidas. (…) Con la censura nos prohibían cantar, y también con las letras de las canciones tuvimos enormes problemas (…) por eso, íbamos a grabar discos a la editorial Goiztiri, de Baiona (Francia). Allí grabé mi primer disco vasco, en 1964. Por aquel entonces no era fácil cantar en euskara… Ésa era la situación en el franquismo y las consecuencias de la censura.”

La música de Mikel Laboa, al estilo de los cantautores de los 60 y 70, es una combinación de poesía, tradición y experimentación, sus canciones y su estilo influyó a generaciones más jóvenes de artistas vascos. Algunas de sus canciones, como Txoria Txori se ha convertido en un clásico popular del folklore vasco;


Con la democracia, la tensión política disminuyó. En los 70, los primeros grupos musicales en cantar en euskera tras la dictadura fueron Oskorri en la versión más Folk que consiguieron desarrollar un estilo propio tras experimenta fusiones con instrumentos tradicionales vascos.


Sin embargo, el panorama musical se dejó influir en los 70 por las nuevas tendencias; el estallido del punk-rock. Aparecieron los primeros grupos que cantaban íntegramente en euskera como Zarama (“basura”) e Itoiz en su versión más roquera, ellos abrieron el camino que una década más tarde formaría el estilo Rock Radikal Vasco.

“los abertzales (militantes independentistas vacos) se nos reían por hacer rock y los rockeros se ofendían por recurrir a tan poco “moderno” idioma (el euskera)” (En LP Zaramaren erdian, 1991)

En el año 83 un mítico festival contra la adhesión de España a la OTAN arrancó el inicio de un movimiento musical, el Rock Radikal Vasco, que recogía grupos y tendencias diversas entre el punk, rock urbano, ska o reggae. Esta etiqueta no fue gusto de todos por sus evidentes conexiones comerciales o por considerar bajo el concepto “vasco” formaciones apátridas. Sin embargo, fue acuñada en pequeñas discográficas locales como Soñua u Ohiuka y medios de la cultura alternativa como: fancines, radios libres y gaztetxes (centro social ocupado autogestionado). Una particularidad del rock radikal vasco es que la etiqueta cultural no ha estado particularmente definida, así se aúna punk, rock, ska e incluso combinaciones de estilos.

El entorno abertzale de ideología nacionalista independentista y militante, tuvo sus expresiones en grupos como el mítico Kortatu, Hertzainak o RIP. Otras expresiones de rock radikal en castellano fueron Barricada, Cicatriz, la Polla Records y las Vulpes.

Escuchar aquí: (vides de Sarri, sarri) http://www.youtube.com/watch?v=Kpljk-ywO-o

* Esta canción es Sarri, sarri de Kortatu, escrita en 1985 y habla de dos presos de ETA (organización armada independentista vasca) que ese año se fugaron de una prisión escondidos en los altavoces tras un concierto de Imanol Larzabal. El grupo Kortatu y Barricada fueron acusados de organizarlo pero fueron puestos en libertad por falta de pruebas.

Disidentes de esta línea fueron los míticos Eskorbuto, punks polémicos “anti-todo”, jóvenes de barrios obreros de zonas industriales y el pop vasco con su máximo exponente,

La furia post-dictadura del rock radikal vasco se fue transformando en los 90 con una oleada de creatividad que habían abierto grupos como Negu Gorriak. De este tiempo son DUT. Y por otra parte otras expresiones en castellano como Inquilino Comunista. En la actualidad la herencia del rock radikal vasco ha sido retomada con bandas de estilos mestizos y orientación nacionalista y por sonidos más metálicos como son Berri Txarrak, Etsaiak, Su ta Gar o Kuraia en euskera y Sociedad Alcohólika en castellano, entre otros muchos grupos.

Esto no es todo, pero sí lo más representativo e insurgente. Cabría mucho más, pero no acabaríamos nunca. Fue un placer.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.