viernes, 25 de junio de 2010

El archivo

María Cristina Garay Andrade (Desde Monte Grande, Buenos Aires. Argentina. Especial para ARGENPRESS CULTURAL)

Guardando silencio empalideció al escucharte
Se sintió morir de pena y sin nada que alegarte
Fueron duras y gélidas tus palabras inadvertidas
Y sus lágrimas permanecieron desapercibidas

Buscó desorientado donde ocultar sus sentimientos
Se cerró el tema de común acuerdo sin lamentos
Se negaba por sí mismo a la sentencia de encerrarse
Y sondeó un lugar solitario para preservarse

¿Dónde ir a enclaustrarse y que duela menos?
Cómo pensar para inmovilizar el sentir poniéndole frenos
Desatado pasional por tu frenesí entregado con soltura
¿Cómo hacer ahora para llamarlo a la cordura?

Insólito lugar, estático rincón de contingencia
Allí a guardarse lo llevo la reserva de su prudencia
Archivado reside en carpeta rotulada de ilusión
Ya nadie lo recuerda ni siquiera su propio corazón

Tal vez alguien algún día indagando los registros
Se sorprenda al verlo arrumbado entre los imprevistos
Descifrando su historia de amor definitivo lo liberte
Y en un toque mágico rompa el encanto y lo despierte

Contará la historia apasionada de dos amantes
Grabando recuerdos imborrables a los navegantes
Que aprendiendo a amar incondicional se hace el cielo
Leyenda que en un futuro perdurable sirva de modelo

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.