sábado, 12 de junio de 2010

Medio ambiente

Kenkibari

I

Cuando el mundo respiró la frescura, limpieza de su creación
No pensó que al ser que lo formó, con libre albedrío iba a ser
el que le iba a poner en peligro después de millones de años
de creación, el jaque al jardín llamada tierra, toda
Hermosa famosa en su biodiversidad y elegancia
ese llamado SER HUMANO, que está exponiendo a su linaje
Comenzó a desafiar a su cimiento de su evolución.
El Satán lo botaron por perturbar en el cielo
Hoy este Satán está llevando al infierno al planeta
No respeta las leyes naturales ni le interesa su gente
Se está mofando de su pobre sabiduría busca extinguir
Su propio linaje y todo lo que hasta hoy existió con las
Interrelaciones recíprocas de equilibrio que evolucionó.

II

Este mundo está enfermo y comienza a desfallecer
El cuerpo tierra está pudriéndose, está agujereada
Está llena de acupunturas, está cocida con tantas
operaciones ya perdió demasiada sangre, ya no tiene energías
le quema la magma que es el vientre de este planeta.
empieza a temblar su cuerpo, lo vemos convulsionar
con terremotos, tsunamis, tornados, ciclones, maremotos
se calienta la atmósfera, se asfixian la biodiversidad
de un lugar a otro hay cambios nunca vistos de friajes
y sequías con consecuencias de muerte.
El mar empieza a bambolear en sus costas no por los
Tsunamis, si no por el aumento de los deshielos que
están sucediendo en los diferentes polos

III

El viento, relámpagos, truenos, el día la noche y el tiempo
quieren tejer protección a la capa terráquea quieren
Tapar todos los agujeros que van afectando a la capa del ozono
para defender a los deshumanizados seres humanos
el viento y las aguas las nubes quieren limpiar
la contaminación que existen, que hoy
ya se lo siente como cosquilleos de la muerte
por eso la naturaleza quiere garantizar al humano
quiere perdonarlo por sus ignorancias cometidas
quiere prolongar su biodiversidad y de paso al ser humano
pero solo pide una condición que cambien de actitudes
al respeto del medio ambiente de todos los terrícolas
de este confín, para que se prolongue su pobre fin.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.