jueves, 3 de junio de 2010

Medios de miedos preocupados…

Miguel Longarini (Desde Buenos Aires, Argentina. Especial para ARGENPRESS CULTURAL)

Los asustadores profesionales, monopolizadores de la uniformidad en la información, junto a sus fans: seguidores, funcionarios y funcionales políticos del arco A.A.A (*) parecería, que estos días de fiesta grande y popular, han tenido que luchar contra todo, hasta con el factor climático que no ha dejado inundar a Buenos Aires, ni al menos poder anunciar una pedrada para parar los varios millones de seres humanos que estuvieron presente en los actos patrios. Ni contar los millones que partieron hacia los centros turísticos, ya que no hubo un lugar que quedara vacío. No hubo caso, ninguna advertencia, ni súplica religiosa jerárquica surtió efecto, el pueblo tuvo su fiesta; tuvo a sus artistas preferidos presente para disfrutarlos en familia y sin problemas.

Si algo les faltaba a los ‘medios de miedos’ que les saliera mal, fue que a la Selección del Diego (5-0) le fuera bien. Sí, leyó bien, es así: Esta selección es la del negro Maradona, que si no estuviera él, por ahí sería un poco más de los muchachos rubios…El tema será si gana o si hace un buen papel. Ahí vamos a ver quién abre la boquita… o pone una firma en una nota.

Está bien, trataron de omitir los acontecimientos, minimizarlos, poner una imagen de una llama y una chola como si estuvieran en la puna. La tapa fue para el gran espión sin culpas, con su Colón sin televisión para todos, bueno, en verdad, y hablo por mí, no me importa demasiado quién está en ese ámbito, nunca fui como no han ido ahí las mayorías, prefiero una peñita con vino y guitarra. De todos modos no voy a descubrir yo, que el Teatro Colón no es popular y sí elitista. Pero quería decir, que no les resultó el negar–negar, el Dios del pueblo, a veces, no quiere tanta desgracia y, deja que la alegría habite en los corazones de todos.

Tratando de comprender a los fabricantes del “Todo mal…en el Colón y el Tedeum o en tantas cosas…”, la verdad, que han sido varios días sin malas noticias, sin la dosis Baila & Sueña, sin el señor chocolate ilustrando y para peor, a los mesa enlace, se les mojó el asado en Gualeguaychú. Es preocupante saber: ¿cuánto de malas noticias traerán estos días de semana corta? Digo, dada la dosis de alegría y confianza que ha recibido una gran porción de los argentinos. Uno sin ser muy entendido, se da cuenta que cuesta mucho subir la dosis de miedo, luego de semejante desintoxicación.

Ya vendrán malos momentos muchachos, no hay apuro, por ahora, entiendo, cuesta inventarlos. Tengan en cuenta que falta poner en marcha a la Ley de Medios Audiovisuales y algunas cosas más, que seguramente se van a realizar. Comprendan que no todo dura una eternidad, demasiado tiempo llevan ganando todo, haciéndole la cabeza a la gente con sus malos augurios; con tanto pescado podrido y a muy alto costo. Es hora de ponerse a contar algo de lo que verdaderamente pasa, quién les dice que por ahí, cuando venga la mala en serio, no tengan que decir que vamos muy bien como con la dictadura o la guerra de Malvinas, recapaciten, hasta puedan ser creíbles.

*) Alianza Antipopular Argentina.

Miguel Longarini es comunicador social y poeta argentino.


Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.