jueves, 3 de junio de 2010

Música: Desde Guatemala, la marimba

ARGENPRESS CULTURAL

Entrevista a Job Sis, marimbista de los buenos

Escuchar la música

Alex Job Sis Morales, guatemalteco, músico de profesión, ejecutante y compositor de marimba para más datos, tiene por nombre artístico Job Sis (segundo nombre y primer apellido). Es maya-achí, oriundo de Rabinal, departamento de Baja Verapaz, y profundo defensor de sus raíces culturales. En Guatemala, su tierra natal, la patria del quetzal y cuna de los mayas, fue entrevistado por Argenpress Cultural para hablar de la música, de la cultura en general y de la marimba, el instrumento que domina a la perfección y para el que compone regularmente.

_________

Argenpress Cultural: ¿Qué nos podrías contar de la marimba, ese instrumento tan guatemalteco y del que sos un destacado cultor?

Job Sis: En estos momentos estamos viviendo un renacimiento de la marimba en Guatemala. El desarrollo del instrumento quedó estancado por muchos años, por motivo de la prolongada guerra que sufrimos. No sólo la marimba sino numerosos sueños quedaron estancados con el conflicto que vivimos; pero ahora se está retomando el amor por ese instrumento por parte de muchos jóvenes, como intérpretes y como compositores. En mi caso se está dando todo eso: ahora veo que hay espacios libres para desarrollar todo lo que tenga que ver con la marimba. No está todo lo abierto que quisiéramos, pero sin duda está más fluido que tiempo atrás; y hay que aprovechar esa oportunidad para poder trabajarla y hacerla más nuestra. Incluso a nivel mundial se está desarrollando, y hoy día hay grandes intérpretes. Aunque aquí, en Guatemala, me parece que llevamos la delantera en eso. En estos momentos en México se está dando un gran desarrollo de la marimba, pero más bien en la zona de influencia maya, en el sur, o sea en Chiapas y Yucatán. Ahí el gobierno está apoyando mucho todo ese desarrollo. Aquí no tenemos tanto apoyo gubernamental. Aquí la fuerza viene dada por la gran tradición que existe en el pueblo, el gran amor que las familias sienten por este instrumento. Todo el mundo gusta de mantener la marimba en sus fiestas, o escucharla mientras almuerza. Creo que ahora estamos retomando un camino que con la guerra se había perdido. Hay muchas controversias por el origen de la marimba, que es africana, que llegó a estas tierras con los conquistadores…, pero no hay ninguna duda que es aquí, en Guatemala, donde más se desarrolló el instrumento. En realidad, hoy está en discusión su verdadero origen: algunos dicen que es prehispánico, otros dicen que llegó a estas tierras desde el África, traída por los esclavos negros, y aquí se adaptó. Hay también quienes dicen que es de origen asiático. Lo cierto es que en Guatemala se adoptó y es uno de los lugares del mundo donde más se desarrolló, pasando a ser quizá el instrumento más popular del país. En la tradición maya había un instrumento de percusión parecido, que se llama el tum. Y de hecho una danza de lo más tradicional de estas tierras, de la región de Rabinal, del departamento de Baja Verapaz de donde yo soy oriundo, es el Rabinal-achí, que justamente también se llama Danza del tum, y se interpreta con este instrumento. En realidad el origen de los instrumentos se va perdiendo en el tiempo: todas las culturas desarrollaron instrumentos más o menos parecidos, los tambores, las flautas. Quizá algo parecido podría pensarse con la marimba.

Argenpress Cultural: ¿Cuál es tu relación con la marimba? ¿Tocás, componés? ¿Qué nos podés contar de ese instrumento?

Job Sis: Yo soy maestro de música; estudié en el Conservatorio Nacional. Ahí estudié marimba, y luego obtuve una Licenciatura en Música en la Universidad de San Carlos de Guatemala. En estos momentos soy integrante de la Marimba de Concierto de Bellas Artes, dependiente del Ministerio de Cultura, y también integrante y director musical del grupo Sobrevivencia, conjunto que hace rock en lenguas mayas como elemento novedoso y con el que grabamos ya varios discos. En realidad más que ser intérprete o maestro de marimba, prefiero componer para este instrumento. Eso es lo que más me gusta y a lo que más me dedico, sobre todo con la Marimba de Bellas Artes. Pero últimamente se me están abriendo otros espacios y estoy empezando a ejecutar mi música con grupos de cámara, e incluso con orquesta sinfónica. Todo esto me está haciendo sentir muy satisfecho. Incluso estoy teniendo contactos con músicos de afuera del país, por ejemplo ahora con gente de España. Estamos viendo la posibilidad de presentar por allá una obra mía para violonchelo y marimba. También estoy manteniendo contactos con músicos colombianos y panameños, porque les interesan algunas obras mías, siempre en el marco de música para marimba con aire guatemalteco, que es lo mío y donde yo me siento a gusto. O sea que me siento bien porque podemos desarrollar nuestra música, y eso es muy importante. Pero por supuesto, la marimba da para mucho, tiene grandes posibilidades

Argenpress Cultural: ¿Podrías hablarnos más sobre esas posibilidades del instrumento?

Job Sis: La marimba es muy versátil. Como dicen algunos guías espirituales mayas: nuestro alimento sagrado, el maíz, es muy versátil. Incluso ahora hasta está sirviendo como biocombustible, para producir gasolina, además de los innumerables usos tradicionales que tiene, para cantidad de comidas y bebidas: tortilla, masa para el tamal, para los paches, para chuchitos, el elote [el choclo], atoles para tomar, bebidas alcohólicas, etc., etc. De la misma manera la marimba es así de versátil; se presta para tocar como solista un son tradicional de la música popular de Guatemala hasta para ejecutar una versión de una obra orquestal académica, con su debida transcripción. Se pueden tocar sin problemas los más variados géneros: desde una melodía tradicional sencilla hasta la obra musical más complicada que pueda haber, se puede tocar música electrónica, tango, jazz. Aquí, en Guatemala, se interpreta poco de todo este repertorio que ahora menciono; pero en otros países, la marimba sirve para tocar cualquiera de esto que les menciono. En Centroamérica y el sur de México es común que la marimba se presente como orquesta de marimbistas, en todo caso acompañada con un contrabajo y una batería que marca el ritmo. Pero en otros países, en Europa y en Estados Unidos por ejemplo, ya es muy común encontrarse con intérpretes de la marimba solistas, y no son nada raros repertorios académicos o jazzísticos. La orquesta de marimba es algo muy nuestro, muy de nuestra tierra.

Argenpress Cultural: Para quien lea esta entrevista y nunca vio o escuchó una marimba, ¿ella es parecida a un xilófono?

Job Sis: El xilófono es más parecido a un piano. La marimba, anteriormente, era un instrumento más sencillo, sólo con las siete notas de la escala; eso era lo que se llamaba marimba diatónica o marimba sencilla, que aún se toca en algunos pueblos. Luego se complejizó y se le agregaron todas las notas de la escala, por lo que se transformó en marimba cromática. Se tomó al piano como modelo para hacer el cambio, pero en Guatemala esa nueva marimba tomó un aspecto propio, muy particular, y no es similar al teclado del piano tradicional. Las marimbas que se fabrican industrialmente en otros países, por ejemplo una marimba marca Yamaha, sigue el modelo del piano; pero la marimba cromática tradicional guatemalteca tiene variaciones. Un intérprete de marimba acostumbrado a esos instrumentos industriales, que siguen el esquema de las notas del piano, se va a perder si tiene que tocar en una marimba guatemalteca. Definitivamente no son iguales, no tienen la misma disposición de las teclas. Estas marimbas industriales, hay que reconocerlo, mejoraron el sonido de nuestra marimba tradicional, porque fabrican distintas las cajas de resonancia. La marimba de Guatemala tiene un timbre que sigue siendo inconfundible. Lo que se va imponiendo en el mundo son estas nuevas marimbas industriales. Y sin dudas son muy caras; una de éstas puede costar alrededor de 25.000 dólares, mientras que una guatemalteca está costando alrededor de 6.000 dólares. Se utilizan maderas sonoras, como la del árbol de hormigo. Por supuesto, estos marimbistas a nivel mundial utilizan instrumentos fabricados industrialmente.

Argenpress Cultural: Entonces, ¿hoy día existen marimbistas profesionales, buenos intérpretes solitas, en todas partes del mundo y ya no sólo en Guatemala?

Job Sis: Sí, por supuesto. Y los hay muy buenos. Incluso tienen sus propias técnicas. Reciben muchos apoyos en sus países, cosa que no sucede aquí. Lo primero, y quizá más importante, es que comprarse un propio instrumento es algo muy caro, por eso se necesita algún tipo de ayuda. Y por otro lado se necesita el apoyo, el estímulo de alguna organización, gubernamental o no, para poder desarrollarse como intérprete. Con apoyo, pudiendo contar con un instrumento y teniendo las posibilidades de meterse y estudiar mucho, repito que una marimba ofrece enormes posibilidades: permite tocar lo que uno quiera, música académica de cualquier autor, de Beethoven por ejemplo, o música nacionalista como, por ejemplo, del brasileño Héctor Villa-Lobos, o tango de Piazzola, una cumbia, una obra de jazz. Pero para eso hay que dedicarse mucho, hay que tener las condiciones. Por eso en otros países con muchos recursos ello es posible, y hoy día van saliendo muy buenos intérpretes que tocan cualquiera de estas cosas.

Argenpress Cultural: Y vos, como autor de música para marimba, ¿qué componés?

Job Sis: Una mezcla de conocimientos y de experiencias que he pasado. Yo nací y crecí hasta mi adolescencia en un pueblo maya: San Miguel Chicaj, departamento de Baja Verapaz, lugar de predominancia maya-achí. Me la pasé por años escuchando música de origen achí. Viví en ambientes donde se tocaba marimba todo el tiempo. Mis padres fueron parte de la cofradía del pueblo, siempre con música de marimba. Me dormía escuchando marimba. Todo eso se me fue impregnando, toda esa cultura tradicional, popular. Luego me vine a estudiar a la ciudad capital, y conocí toda la formación de música académica. Me gradué en un conservatorio con todas las formas académicas del caso. Así empecé a interesarme por hacer fusión, por incorporar todo lo nuevo pero sin dejar las tradiciones. Y digo esto con mucho respeto, porque nuestra música tradicional muchas veces fue despreciada, ignorada, en muchas ocasiones sin habérsele considerado toda la riqueza que verdaderamente guarda. Hay muchos trabajos musicológicos sobre nuestra cultura musical maya-achí, en muchos casos realizados por investigadores extranjeros que vinieron a nuestra tierra a estudiar todo eso; pero muchas veces se quedan sólo en lo superficial y no profundizan realmente en lo que es el arte musical maya. Esa es una forma artística muy rica, pero no siempre debidamente explorada y valorada. Y lo peor: muchas veces es despreciada. Entonces lo que intento hacer cuando realizo estas fusiones es mezclar lo que aprendí del ámbito académico con las tradiciones más profundas, haciendo un bonito enlace. Ambos ámbitos tienen cosas bonitas, por eso hay que valerse de los dos para hacer obras agradables, bonitas, bellas de escuchar. Esa mezcla, dándolo valor a los dos mundos, es lo que estoy trabajando ahora. Con ello se busca aprovechar, destacar y promover todo lo bueno de la música académica, y también provocar el interés de los jóvenes por nuestras propias raíces tratando de recuperar lo tradicional que tenemos. Esa es la fusión que busco.

Argenpress Cultural: En general en toda Latinoamérica va habiendo como un olvido, incluso a veces un desprecio, de las culturas populares tradicionales, junto a un casi endiosamiento de modas globalizadas que parecen ir marcando el paso. ¿Por qué es importante no dejar que mueran nuestras tradiciones?

Job Sis: Por un lado es cierto que las tradiciones se van muriendo, pero a la vez no es tan así. Se van muriendo en parte por la falta de interés de quienes deberían apoyar para que eso no sucediera. Pero al mismo tiempo no se mueren porque siempre existen músicos y gente en general que quiere seguir manteniendo vivas esas tradiciones. Quienes aman y defienden esas raíces, esas tradiciones profundas, no hacen de ellos un espectáculo; las defienden por cuestiones ya casi espirituales, no por hacer negocio. Y eso es lo que garantiza que sigan vivas, porque se hacen por absoluta convicción. Lo importante es hacer ver que este arte popular también tiene gran valor. En realidad, no se pueden comparar las expresiones artísticas: no hay ninguna que sea mejor, todas tienen su valor. Cada pueblo tiene una riqueza determinada en su arte, en sus expresiones culturales. Lo que sucede es que tenemos estereotipos para juzgar esa creación, y en música es muy fácil que lo miremos todo desde los criterios académicos, y lo que no es así, podemos tender a despreciarlo. Pero eso lo decimos porque no conocemos en profundidad el arte de los pueblos latinoamericanos. La riqueza cultural de los pueblos originarios es enorme, y hay que conocerla bien.

Argenpress Cultural: ¿Pero por qué se va dando ese relativo olvido de lo tradicional? Por ejemplo: ¿vienen muchos jóvenes a estudiar marimba?

Job Sis: No, no muchos. Los artistas, en general, no tienen la posibilidad de ser los dueños de sus promociones. Los artistas no somos los dueños de los medios de comunicación; y sabemos que son los medios los que hacen los ambientes, los que crean los climas culturales, imponen gustos. Muchas veces estamos influenciados por gustos que no queremos, pero que finalmente se imponen. Finalmente la gente consume lo que se le da. Por eso es que me parece tan importante rescatar esas raíces que van quedando olvidadas por ahí, y eso es lo que yo intento hacer cuando compongo. Pero si me dedicara a hacer sólo la música más tradicional, con los estilos más antiguos, seguramente eso no hubiera llamado la atención. Por eso es que intento hacer fusiones, y meter por ejemplo elementos de rock. A los jóvenes les llama la atención si hay un grupo de rockero, por eso tratamos de fusionar lo tradicional de la marimba con estilos nuevos, con el rock por ejemplo, que es algo que hoy por hoy a cualquier joven le va a interesar. Eso atrae, atrae más que si fuera sólo una composición tradicional. Y en estos momentos eso es lo que busco: que los jóvenes conozcan esas raíces. Y la experiencia me demuestra que les gusta, quieren escuchar la marimba, les gusta cuando se les presenta en esta forma de fusión.

Argenpress Cultural: ¿También tocás música tradicional, digámoslo así: “pura”, sin fusión con otros ritmos?

Job Sis: El trabajo que hace la Marimba de Concierto de Bellas Artes es dar a conocer todos los ámbitos musicales en que se puede desenvolver la marimba como instrumento, por eso se interpreta de todo, desde un son muy tradicional hasta temas muy académicos. Como decía hace un rato, el instrumento, a través de sus distintas variantes: piccolo, tiple, bajo, es toda una orquesta en sí misma. En una marimba grande tocan cuatro ejecutantes al mismo tiempo, que se acompañan de otra marimba más pequeña donde tocan otros tres músicos, todo lo cual realmente da una orquesta. Y eso permite interpretar lo que uno quiera: lo más tradicional, o también, por ejemplo, música de cámara de Mozart, de Haydn o de Beethoven. O reggae, o música tecno contemporánea. E incluso se pueden tocar cosas tan diversas como la música de los Simpson, o de Mario Bross, que se pueden escuchar en los audios que acompañan esta entrevista como una demostración de esa versatilidad que mencionaba hace un momento. Como ven, la marimba da para adaptarle cualquier clase de música.

Argenpress Cultural: Además de la Marimba de Bellas Artes, también hacés parte de un grupo de música joven, música rock, que utiliza la marimba. Es el grupo Sobrevivencia. ¿Qué nos podés contar de esa propuesta musical?

Job Sis: La idea con el grupo es rescatar las formas tradicionales de nuestras raíces musicales como pueblos indígenas; y haciendo esa fusión con elementos modernos, con el rock y otros géneros musicales como el ska, la bossa nova, etc., usamos la marimba y otros instrumentos tradicionales, como la chirimía, que en realidad es de origen árabe, pero ya se incorporó a nuestra tradición maya, los tambores tradicionales, la flauta de caña. Esa es la idea musical del grupo: presentar esa fusión para rescatar nuestras tradiciones.

Ver la página de Job Sis

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.