jueves, 17 de junio de 2010

Plástica. Zaida del Río: Una mujer de otro mundo

Luz Marina Fornieles (AIN, colaboración para ARGENPRESS CULTURAL)

Hace apenas unos días la artista cubana Zaida del Río celebró su cumpleaños, en plena faena creadora dentro y fuera del país.

Coincidiendo con su exposición personal de tema hindú abierta recién en La Habana, también por estas jornadas cuadros suyos, juntos a los de su colega y coterráneo Ernesto García Peña, despiertan el interés de los amantes de las artes plásticas en Finlandia. Como reconocimiento al quehacer artístico de Zaida, reproducimos entonces algunos fragmentos de una entrevista realizada hace un tiempo, a quien se considera una mujer de otro mundo. La sorprendí en su faena preferida y habitual en una mañana soleada y su trazo virtuoso me deslumbró. Ponía tanta pasión en lo que hacía y había tanto de fantasía, autenticidad e imaginación, que tal parecía que el lienzo cobraría vida y saldría volando, como sus mujeres- pájaros.

¿Cómo presentarla en una sola palabra o frase?, me preguntaba yo, si ella encierra en sí misma a tantas personas. Dibujante, pintora, ceramista, grabadora, decoradora, litógrafa y poeta, a la artista plástica cubana Zaida del Río no se le puede encasillar en una sola faceta.
P: Le interesa trascender en el tiempo, ¿cómo quiere que la recuerden?
-- No me importa mucho trascender. Lo que tiene que suceder, sucederá. En tiempos futuros se harán películas sobre mí: Soy una personalidad interesante, fuera de la común. He tenido pasiones, amores, equivocaciones... Yo vengo desde atrás, de otros mundos. Pero, en realidad, no me importa trascender o no. Lo que sí me importa es el presente.
P: De su apego al dibujo..., ¿qué puede decirnos?
--Parece ser un problema psíquico. A mí me gusta mucho pintar. Mi mundo es de muchos detalles...a veces me gustaría ser más suelta, como otros de mis colegas contemporáneos; más ciertamente tengo un amor por la definición y por la línea. Siempre el dibujo está presente.
P: Otra constante de sus creaciones ha sido la figura humana...
--Así es y como he declarado muchas veces casi siempre me pinto a mí misma, porque parto de mis vivencias personales; pero, sin embargo, también mi espacio creativo ha involucrado la naturaleza, el monte, la mitología afro-cubana, las flores, las palmas, los flamboyanes y los animales...
P: Y de los fantasmas que siempre mencionas, ¿cuál es la clave?
-- Qué sería de mí, he pensado yo, sin tener la certeza de estar muy ligada a seres tan bonitos. Qué sería de mí, si cerca no tuviera un hada madrina, que me acompañe en horas de la noche cuando me siento en un banco de un parque, que me auxilie cuando me veo sin inspiración... Para mí es muy importante vivir en otro mundo, donde hay seres que me acompañen.
P: Después de concluir varios proyectos, ¿cómo haces, te tomas un respiro o sigues por otros caminos?
-- Cuando termino de hacer algo grande quedo exhausta y entonces me tomo un descanso, como sucedió a fines del 2002.
P: Tras ese respiro, ¿en qué te involucraste?
-- Me sumergí en el mundo de la moda, aunque seguí con la pintura.
P: ¿Qué comentarios le merece Frida Khalo?
-- Es una de las artistas más importantes de la plástica Latinoamericana. Yo la amo, como amo a México. Quiero a ese país y a su cultura. Frida Khalo fue una mujer bella, una persona valiente.

P: ¿Se relaciona con los pintores de su generación?
-- Hubo una época anterior en que me vinculaba más con otras profesiones: músicos, bailarines y escritores. Pero últimamente me he visto más con mis coterráneos homólogos por la dinámica de la vida social y cultura del país, que nos ha llevado, incluso, a hacer obras colectivas.
P: ¿Fidelidad?
-- Soy una mujer muy fiel, también para mis afectos...
P: ¿Eres adicta a regalar tus obras?
-- No, al menos, ya no. Solo lo haría en una ocasión especial y también para una persona especial.
P: ¿Vives y trabajas rodeada de tus creaciones?
-- Efectivamente, lo mismo en mi estudio, en el Centro Histórico de La Habana Vieja, como en mi casa, en el Vedado, estoy rodeada de mis obras. Conservo conmigo, lo que he considerado mejor de cada etapa, incluso, desde los inicios. He preservado piezas por más de dos décadas. Cambio mucho la decoración de mi hogar, de los cuartos. Cambio las cosas de lugar. Siempre cambio las cosas que me acompañan.
P: ¿Gustos?
--Me gusta la música y bailar, sobre todo, danzar sola. Y lo hago bien. Prefiero lo tradicional, aunque también últimamente se han hecho muchas buenas versiones de famosas melodías antiguas, que me gustan igualmente.
P: ¿Preferencias desechadas...?

-- Hubo una época en que me gustaba el café con colador, pero ya me he modernizado mucho. También antaño, me inclinaba por un tipo de comida (arroz, huevos fritos y tostones), pero ahora me gustan todo tipo de platos. Yo he cambiado con el tiempo, por supuesto.
P: ¿Animales afectivos?
-- Cierto que una vez dije que me gustaban los gatos y ahora lo ratifico, pero prefiero, además, los tigres, los venados, las mariposas, las serpientes, los caballos... Me gustan mucho todos los bichos.
P: ¿Dónde te sientes más cómoda trabajando?
-- Lo mismo trabajo en el estudio, que en la casa, donde también dispongo de un rincón para mis expansiones creativas. En ese último recinto he creado durante muchos años. Está lleno de la energía creativa de todos estos años.
P: Y tu hijo...? siguió tus pasos?
-- Sí
P: ¿Haces ejercicios diarios?
-- Cierto, me ejercito cada día, pues me gusta mantenerme en forma. Paseo mucho, e igual soy de tendencia a quedarme sola conmigo misma. Soy buen chofer y antes corría mucho. Me encantaba correr. Ya no. Nunca tengo una misma rutina.
P: ¿El tiempo?

-- No tengo ninguna preocupación por el tiempo. Es algo mágico.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.