viernes, 30 de julio de 2010

Huellas cubanas en Casa Museo del Che en Argentina

María Elena Balán Saínz (Servicio Especial de la AIN para ARGENPRESS CULTURAL)

En una de las salas de la Casa Museo Ernesto Che Guevara, en Alta Gracia, Argentina, sobresale la fotografía más difundida del Guerrillero Heroico, tomada por el cubano Alberto Díaz Gutiérrez (Korda), el cinco de marzo de 1960.

El legendario guerrillero argentino-cubano vivió parte de su niñez y adolescencia, desde los cuatro años de edad hasta los 16 en esa vivienda, visitada por el líder cubano Fidel Castro, junto al mandatario venezolano Hugo Chávez, el 22 de julio de 2006, hace ahora cuatro años.
Miles de personas se congregaron en las cercanías de ese sitio para ver pasar a Fidel y su comitiva. En el frente del Museo se detuvo la delegación y Fidel y Chávez saludaron a un grupo de lugareños que exhibían una bandera rojinegra del Movimiento 26 de Julio.
Los líderes revolucionarios quisieron tomarse una foto frente a una escultura de Ernesto Che Guevara a la edad aproximada de 12 años, ya que no existía otra que lo reflejara en toda su magnitud.
Durante el recorrido por la vivienda, apreciaron los retratos y objetos personales del legendario guerrillero y evocaron su vida y obra.
La casona llamada Villa Nidia fue convertida en Museo en 1997. En el patio se encuentra una Tipa, árbol plantado con tierra llevada desde La Habana, en octubre de 2002, con motivo del aniversario 35 de la muerte del Che.
En 2008, nacida del amor y del lirismo que imprimió a su obra el artista argentino Andrés Zerneri salió -cual icono de la dignidad y la solidaridad humana-, una escultura de Ernesto Che Guevara, de cuatro metros de alto, realizada con el cobre que miles de personas donaron.
Fue un acontecimiento ese hecho, aunque muchos de los compatriotas del insigne guerrillero señalaron con cierta tristeza que debieron pasar 40 años para que se le rindiera este merecido homenaje, pues su tierra natal no contaba con ninguna obra que magnificara su figura de guerrillero.
Desde el Puerto de Buenos Aires embarcaron la escultura rumbo a la ciudad que lo vio nacer: Rosario, en Santa Fe. Miles de argentinos acompañaron la obra en su recorrido por las avenidas y entre los cantantes que dedicaron un recital a la memoria del Che estuvo el cubano Vicente Feliú.
La escultura del Guerrillero Heroico parecía navegar sobre encrespadas olas celestes y blancas, simuladas por las banderas argentinas agitadas por quienes rodeaban al camión que recorrió las calles de Buenos Aires.

Ahora está en una plaza de Rosario la obra de Zerneri, la cual reproduce el rostro que el fotógrafo cubano Alberto Díaz (Korda) captó con su lente. Un total de 75 mil llaves y objetos de bronce donados forman la estatua de tres toneladas.
El lamento de muchos argentinos de que nadie es profeta en su tierra, debido a que al Che no ha sido reconocido en toda su magnitud en su Patria, quedó un tanto saldado con ese homenaje permanente.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.