jueves, 26 de agosto de 2010

El dilema del huevo, la gallina y… el gallo… ¡¡resuelto!!

Enrique Campang Chang (Desde Guatemala. Especial para ARGENPRESS CULTURAL)

Uno de los primeros problemas que se nos plantearon en las clases de Ciencias Naturales fue: ¿Qué fue primero: el huevo o la gallina? Dejando al gallo aparte.

El dilema no se puede resolver si se limita al estado actual del huevo o la gallina; pero si uno toma una perspectiva más distante, a los orígenes de la vida y la reproducción, sí es posible. ¿Cómo puede nacer la gallina sin el huevo?

Comprimiendo millones de años de historia natural en un ensayo, uno se debe que remontar al origen de la gallina y el huevo, a la división de las bacterias, virus, la célula vegetal y animal, que por división mitótica se va duplicando en forma idéntica a sí misma, como las algas, diatomeas, paramecios o amebas; tendría que pasar mucho tiempo hasta que apareciera la reproducción por gemación o la formación de yemas en las levaduras.

En las levaduras, la célula madre es el antecedente de la gallina, proyecta su protoplasma a una yema por duplicación de su ADN y forma una célula nueva; esta es aún reproducción asexual. La yema o huevo lleva la codificación del ADN de la célula madre en el núcleo, sin tener que pasar por el difícil proceso de partición simétrica en las especies pluricelulares, parecido a la reproducción del nopal.

Así durante muchos millones de años, imposibles de determinar, porque las pequeñas células no dejan muchos rastros fósiles, las plantas como hongos, algas, se reproducen asexualmente con órganos especializados, que en vez de dividir a la mitad a la célula madre; codifican su ADN en una yema que más tarde da origen a las esporas y al huevo que conocemos hoy.

La gallina por su complejidad actual no se puede reproducir por mitosis, tiene decenas de tejidos y órganos que harían demasiado difícil su partición. La única forma posible es codificando su cuerpo en el ADN del huevo.

Aun se mantiene el misterio sobre el origen del ADN y cómo se duplica en forma asexual. Pasó mucho tiempo para que el ADN de la célula madre se recombinara con otro ADN del macho y crear un órgano evolucionado diferente por medio de la reproducción sexual.

Las plantas empiezan a formar esporas en los hongos y helechos, se reproducen por extensión idéntica de sí mismas. Con el aparecimiento de las plantas fanerógamas con flor, el polen y el ovario, son los antecedentes de la reproducción sexual en el mundo natural.

La polinización cruzada del ADN del la flor hembra con el polen macho crea un proceso meiósico, o sea la recombinación de dos ADNs para formar uno nuevo; este es el origen de la evolución de las especies, donde cada generación es diferente a la de los padres.

El polen (macho) es el antecedente del gallo. No se sabe del tiempo transcurrido entre la división por mitosis a la formación de yemas en las levaduras al polen de las flores; pero si se busca el orden de aparición, no es difícil establecer que el antecedente de la gallina (célula madre) fue primero, luego el huevo (asexual por mitosis), luego el gallo (el animal desarrollado en torno al espermatozoide) y finalmente el huevo meiósico -sexual- (por combinación del ADN de la gallina y el gallo) que da un pollito con ADN diferente al de sus padres.

Si se entra en el debate de género, la célula madre que gesta la vida, (antepasada de la gallina) fue primera, luego aparece el huevo, que es un órgano complejo que lleva el ADN y el medio nutritivo para su desarrollo. Hoy en día, para muchas especies, el papel de la hembra sigue siendo protagónico en la reproducción y crianza; con sus excepciones.

El macho o el gallo es, de manera muy simplificada, el órgano para producir el espermatozoide. Entre los mamíferos es un agente problemático que abandona o ataca a su pareja e hijos, sin rol social definido en la crianza. Las abejas expulsan del panal al macho una vez cumplida su misión o devoran como las Mantis religiosas y arañas viuda negra.

De esta manera el dilema queda resuelto, cambiando el modo de plantearlo en la perspectiva de la historia natural; entonces para felicidad de las feministas, primero fueron los ancestros de la gallina, luego los del huevo y de último el gallo, sin querer meterme en el enredo religioso de quién fue primero si Adán, la costilla o Eva…

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.