jueves, 26 de agosto de 2010

Hombres de ojos vendados que creen ver

Juan Alonso

A un metro ven autos, casas, viajes
televisores, mujeres de vitrina
A medio metro el sueldo siempre cercado de prohibiciones
Más lejos nada, sólo sombra donde se ignora
los prójimos de cualquier pueblo
las sequías, los muertos enterrados por hambre
el ruido de cada guerra
las burbujas de magia financiera
Los que dicen que hay peligros y llantos detrás de esa cortina son ignorados
o lapidados sin piedras,
la música de los publicistas reemplaza a la flauta para las serpientes

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.