jueves, 30 de septiembre de 2010

Oda al bicentenario

Eduardo Palma Moreno (Desde Neuquén, Argentina. Especial para ARGENPRESS CULTURAL)

Gran celebridad y luces en las calles:
el carnaval de los 200 años
emergiendo ovacionado -mediático-
en la oscuridad de los rostros tristes
de los oprimidos, de los marginados,
de los excluidos.

Sonia, dime, ¿Qué dirán nuestros padres de la patria?
¿Qué dirán:
José de San Martín
Simón Bolívar
José Artigas?
¿Qué dirán:
Bernardo O’Higgins
Solano López
José Martí?
¿Qué dirán?

Caminarán -seguro- como sombras invisibles,
frustrados, amargados por la ruta perdida.
Ellos, que lucharon entre heridos y muertos.
Ellos que nos alertaron acerca de los yanquis
y de sus parientes corsarios del Atlántico.
Ellos que nos advirtieron del imperialismo salvaje
que frustrarían los sueños del Paraíso Perdido.

Gran celebridad y luces en las calles:
el Carnaval de los 200 años.

Y tú y yo acá -solos junto a la ventana-
viendo pasar a los obreros
en busca de una mañana nueva,
enfrentando solsticios equivocados,
máquinas monstruosas,
computadoras fantasmas,
y montacargas space.

Nada ha cambiado en esta historia, es cierto:
los administradores multiplican sus riquezas,
los ejecutores multiplican sus pobrezas.
Y el mundo sigue igual:
los 33 mineros de San José,
¿no son los mismos que fallecieron
en la mina de Lota
en junio de 1864?
¿no son los mismos que desaparecieron en Potosí
en busca de toneladas de plata
durante el período colonial
y que ahora están extrayendo-muriendo
estaño
plomo
antinomio
y volframio?

Sonia, dime, ¿qué estamos celebrando?
¿el enriquecimiento ilícito de los vampiros de siempre?
¿la corrupción instituida de nuestros propios jueces?
Por favor, dime, ¿qué estamos ensalzando?
¿la agonía silenciosa de los 34 mapuches
que luchan por su historia y por su tierra indómita?

Te hablo desde la Memoria.
De la transparencia de la lana
y del huso
que gira
gira
hasta la madrugada.


Te hablo desde la lluvia.
Desde mis hermanos que lloran
lloran
lloran
y de los cercos de púa.

Te hablo, mi amor, del bicentenario.
De estos 200 años que estamos recordando.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.