jueves, 28 de octubre de 2010

Supina ignorancia…

Andrea Dufournel (Desde Chile. Especial para ARGENPRESS CULTURAL)

La supina ignorancia de su excelencia no tiene límites, lo que nos hace pensar que nunca hizo clases en Harvard, como se ha pretendido hacer creer y que si sabe de libros es porque debe haber leído solo los títulos, o que solo los ha llevado bajo el brazo para parecer muy culto e intelectual, lo que habla muy mal del Verbo Divino colegio donde se educó y de su formación académica universitaria. Hemos escuchado barbaridades que nos dejan desconcertados y pensando… “¿estaré yo equivocado ?”, pero no, el lenguaje en sus discursos oficiales, a pesar de estar leyendo, dejan mucho que desear, ejemplos hay muchos…al asumir su mandato le oímos decir maremoto y tsunami sin mover ni un rictus, pero al pasar los meses nos podemos dar cuenta que no es casualidad y las frases para el bronce siguen …y nuestro presidente millonario en dólares diga cubrido en vez de cubierto y lóngevo en vez de longevo es una vulgaridad típica de rico inculto, que jamás ha tomado un libro ..para leerlo digo yo…y que cree que existió Robinson Crusoe o que Nicanor Parra está muerto, paciencia y valor, aún queda tiempo para escuchar este tipo de lenguaje un buen rato, y ahora nos deja en ridículo en Europa con su firma en el libro de Oro del gobierno alemán escribiendo la frase "Deutschland Über Alles" (Alemania sobre todo), cita del antiguo himno alemán considerada nazi y que ha sido omitida del actual himno oficial.

Creo que el iletrado e ignorante no es solo él, sino los que le hacen los discursos y lo asesoran en su relación con los micrófonos. NO es fácil imaginar siquiera que durante el tiempo que le queda como presidente supere este “ detallito” y que los demás países donde se hable castellano en el mundo le permitan estas licencias y no comenten estos descalabros lingüísticos que harán ruborizar a más de algún chileno ante tanta vulgaridad, haciendo temblar a sus asesores . “¿con que va a salir ahora?”.

Dentro de los que han dirigido nuestro país podemos reconocer solo dos personajes limitados en el lenguaje, Pinochet quien hacía transpirar a sus devotos y Piñera. Sin duda cuando el dictador improvisaba quedaba la grande. Tema aparte es la afición de Piñera de parafrasear al padre Hurtado como “dar hasta que duela”, o demostrar su afición a las metáforas o los sinónimos, que utiliza en tripletas, como temple, coraje, fortaleza.

No cabe duda que en lo que queda de gobierno…que ya es mucho…tendremos más términos y frases para reírnos, impresionarnos o avergonzarnos, según sea el caso ya que la ramplonería en el gobierno actual abundan, y por supuesto…que tema aparte son las salidas de protocolo o la falta de respeto a la majestad del cargo.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.