jueves, 21 de octubre de 2010

Y después del rescate,… ¿qué?

Andrea Dufournel (Desde Temuco- Chile. Colaboración para ARGENPRESS CULTURAL)

La eficiencia del Estado , tantas veces cuestionado por los que quieren privatizar toda empresa estatal bajo el argumento de que el Estado no es capaz de administrar ni menos ser eficiente, por lo tanto hay que entregarle todo a los privados, ha quedado demostrada con el magnífico rescate de los 33 mineros coordinado por Codelco a través de André Sougarret hemos visto que: el Estado sí puede realizar un trabajo de excelencia a diferencia de la empresa privada responsable del “accidente”, responsable de no respetar las leyes laborales y no proteger la vida de los trabajadores por encima de los intereses económicos, por lo que no podemos olvidar que los mineros, junto con ser considerados héroes, también se debe recordar que son víctimas, víctimas de un sistema brutal e inhumano en que la vida de los trabajadores chilenos están muy por debajo del capital económico, porque los gobiernos, hasta hoy, no ponen en práctica el convenio 176 de la OIT suscrito por Chile en 1995, convenio que establece las condiciones laborales y de salud que deben primar en labores tan riesgosas como es la minería.

Lo han manifestado los mineros rescatados, las declaraciones realizadas por ellos han sido retiradas de la televisión, dando paso sólo a lo que enaltece la participación de Piñera como verdadero maestro de ceremonia antes, durante, y después del rescate.

Lo denunciaron los dirigentes sindicales, organizaciones sociales y parlamentarios.

El discurso oficial, ahora, es que las condiciones laborales de los trabajadores chilenos va a cambiar sustancialmente, pero ¿qué han hecho en ese sentido durante estos 70 días de ocurrida la tragedia?, o ¿el discurso es parte de la exposición mediática y de la euforia del presidente?. La ratificación del Convenio 176 no figura de momento en el paquete de iniciativas anunciadas por el gobierno de Sebastián Piñera en respuesta al grave accidente minero el pasado 5 de agosto, en la comisión formada por el gobierno para estos efectos no hay presencia de dirigentes sindicales ni actores sociales.

El compromiso de Piñera, por lo menos de palabra no ha considerado su apoyo al Convenio 176 y sería la mejor forma de comprobar si es efectivo o no el renovado interés de los dirigentes políticos por mejorar las condiciones de trabajo en el interior de los yacimientos.

Una vez que todo esto haya pasado, que los mineros comiencen de a poco a retomar sus vidas, que ya no sean atractivos para la prensa, una vez que se den a conocer las encuestas post rescate podrán exigirle al gobierno que cumpla su palabra.

Durante estos largos días en la mina San José, días en que los mineros y sus familias bailaron con la muerte en cada suspiro, cada lágrima derramada por la angustia y el temor a perderlos para siempre, encomendándose a cuanto santo y creencia posible, ha germinado el deseo de luchar para que nunca más en Chile haya que vivir con la angustia de que algunos de nuestros hermanos muera o sea, nuevamente, víctima de la irresponsabilidad de la empresa privada.

No te preocupes por mí, mi turno ha terminado y uno nuevo está a punto de empezar, el turno de exigir derechos laborales para todos los trabajadores…

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.