viernes, 12 de noviembre de 2010

¡Al bate Ernesto Guevara… el Che!

Armando Ruiz Aguilar (Desde México. Especial para ARGENPRESS CULTURAL)

Introducción

Recién fuimos testigos en 2008 de los Juegos Olímpicos de Beijín 2008 (antes Peipin y Pekín) sede dada a un país caracterizado de comunista, y se recordó en su momento que precisamente la distensión que originó que la República Popular China obtuviese esa designación nace a partir de que los EUA diseñaron la Política del Ping Pong, dispuesta por el dúo Richard Nixon–Henry Kissinger


Desafortunadamente esa política no fue implementada de igual manera hacia la Cuba Revolucionaria y que de haberse considerado se hubiese logrado sin duda un acercamiento entre Cuba y los EUA, al menos diplomático, ya que ambas naciones compartían y comparten mayoritariamente el gusto por el béisbol desde hace más de cien años, antes de la Guerra Fría y de la Crisis de los Misiles Nucleares en Cuba

Sirvan estas líneas para recordar en parte esas épocas considerando que los próximos juegos olímpicos se celebrarán en Beijing en donde se enfrentarán precisamente los Estados Unidos y Cuba, además se pretende documentar un pasaje poco conocido del deporte nacional en Cuba, su práctica por el Che Guevara quién aunque no cultivó su afición, si lo jugó.

El Che en el dogout


Una de las facetas muy divulgadas en los últimos años de Ernesto Guevara de la Serna es la de sus aficiones y prácticas deportivas realizadas desde su niñez, tanto para lograr una buena condición física como para resistir a su eterna compañera, la enfermedad de toda su vida: el asma.

Su padre narraría que el Che se consagró a los ejercicios físicos para lidiar su lastre asmático y hacer más llevadera su existencia logrando incluso ser un buen nadador “en estilo mariposa y un excelente jugador de golf. Además, practicó la esgrima, el patinaje, la equitación, el boxeo, la pelota a mano y con paleta, el tenis, el futbol, el rugby y el alpinismo” en. (1)

El Che Guevara en la primera base (los cubanos del M26 en México y el béisbol)

Siguiendo con la información relativa a los deportes en la vida del Che es de mencionar que durante el tiempo en que vivió en México, de septiembre de 1954 a noviembre de 1956, el Che tuvo oportunidad de realizar, con los cubanos del Movimiento 26 de Julio (M26) de Fidel Castro, entrenamientos intensos de acondicionamiento físico, practicando desde remo en el lago de Chapultepec, excursiones y caminatas en Milpa Alta, alpinismo en el Cerro del Chiquihuite y en el Popocatepetl, así como tiro en Texcoco e incluso lucha libre en un gimnasio en la Avenida Bucareli en la ciudad de México.

Al relacionarse con los cubanos muy pronto Guevara sabría del béisbol dadas las aficiones deportivas de ellos por ese deporte, quienes solían informarse sobre los resultados del campeonato de Cuba y de las Grandes Ligas, así es sabido que: “…Sus amigos (cubanos) gustan del beisbol y el argentino del rugby y el futbol. Nos dijo Antonio Darío López, El Gallego, que ellos buscaban las noticias el campeonato cubano y de las grandes ligas y el gaucho las de rugby futbol y otros deportes…”en: (2).

Así el Che, aunque prefería el rugby y el fútbol, aprendió por primera vez, la lógica del béisbol para luego practicarlo eventualmente en Cuba.

Como la situación económica de los exiliados cubanos y del propio Che Guevara era precaria, se tuvieron que emplear en diversos oficios para sobrevivir, así Fidel Castro actuó como extra de cine en algunas películas de Juan Orol, el Che además de un trabajo de alergista en el Hospital General de México con sueldo irregular, tuvo que incrementar sus ingresos cono fotógrafo ambulante en calles céntricas y parques de la ciudad de México, así como fotógrafo deportico cubriendo para una cadena informativa argentina los Segundos Juegos Panamericano que se celebraron en 1955 en la misma ciudad de México y se dio la circunstancia de que otro integrante del M26 “Calixto García intentó ser beisbolista en México, vivió 17 días con un café con leche en la mañana como único alimento y terminó como extra de cine lanzándose un montón de veces de una altura de 20 metros a un río en China (sic), (Sheena) la reyna de la selva….”(3).
Por cierto que el año de 1954, en que llega el Che a México se inauguraría el nuevo parque de beisbol del Seguro Social, y al año siguiente se coronarían por primera vez los Tigres capitalinos en la veraniega Liga Mexicana, quienes por cierto contarían en su line up con un cubano que brilló en las grandes ligas, pero que no pertenecía al grupo político de los cubanos exiliados de Fidel Castro: Luis Tiant.

A mediados de 1956 los futuros expedicionarios del Granma fueron delatados ante la policía mexicana y los encarcelaron en un penal que se encontraba en la calle de Miguel Schultz, en la colonia San Rafael entre el 20 y el 31 de junio.

Ahí, para matar el tiempo, los revolucionarios leen todo lo que les cae en las manos y como “les permiten salir a tomar el sol al patio, improvisan juegos de béisbol de tres esquinas. Será la primera vez que Ernesto practique el deporte nacional de los cubanos, aunque no realmente como se juega, ni con las reglas establecidas… (4).
El Che Guevara en la segunda base (el Che en Cuba)


Ya en Cuba durante el período de la guerrilla revolucionaria el combatiente Camilo Cienfuegos y el Che desarrollaron una gran amistad, dándose charlas sobre política, economía e incluso sobre tópicos relativos al béisbol por haber sido Camilo un ferviente aficionado y buen jugador de pelota, a continuación una constancia de hechos:”Guevara pasó por el fragor de la Sierra Maestra con un fusil entre los dedos y un tablero de ajedrez a mano. Maldijo hacia adentro cada vez que los trinos gruesos del asma partían el silencio que exigía una emboscada. Se frustró en los reposos de batalla cuando buscó contrincantes para el ajedrez y halló ignorancia sobre el juego. "Es que, cuando Capablanca murió, el ajedrez se olvidó mucho", expresaba”. Entre combate y combate, le explicaron cómo se jugaba al béisbol y practicó junto a Camilo Cienfuegos, uno de los líderes míticos del proceso revolucionario cubano en: (5)

Otra anécdota, testimoniada gráficamente en los inicios de 1958 por el fotógrafo mexicano Manuel Camín, muestra al Che en plena actividad beisbolística en Cuba (6) relatándose que jugaba con sus compañeros en el irregular campo cafetalero-guerrillero de la Otilia. Se trataba de un área con sólo dos bases, con dos equipos de seis jugadores: receptor, pitcher, primera, segunda y dos filders, capitaneados por Che y Camilo, como lanzadores. Hay que imaginarse los deseos que tendrían de jugar, pues el terreno era bastante irregular y a cada rato la pelota rodaba pendiente abajo, por lo que costaba bastante trabajo encontrarla. (7).
Después del triunfo revolucionario y a pesar de los incontables compromisos de trabajo que absorbían todo el tiempo de la nueva dirigencia política cubana, el Che se dio tiempo para jugar y asistir al béisbol. Al respecto una fotografía lo descubre en el Estadio Latinoamericano, malla de por medio, saludando a dos peloteros estando acompañado por su esposa Aleida y el vicedirector del Instituto Nacional del Deporte. La foto tomada el 1° de marzo de 1964, testimonia su presencia en el juego entre los equipos Industriales y Occidentales, que ganaron los primeros 5 a 4. (8).
Otra prueba de la práctica beisbolística del Che, está documentada el 10 de agosto de 1963 cuando apareció una reseña deportiva, con fotos de Fidel pitcheando y del Che jugando la primera base, en donde se comenta que el Comandante Fidel Castro, el director del Instituto del Deporte, José Llanusa y el conocido mentor beisbolero Gilberto Torres, se dirigieron al terreno de béisbol de la playa de Santa María del Mar para jugar un partido, mismo que no pudo completarse por oscuridad, en un ambiente de jovial camaradería, sobre todo, por la novedad de ver a Che Guevara jugando pelota. (9).
El 9 de agosto (de 1964, el Che) juega en Santa María del Mar con el equipo de Fidel, de segunda base, es la primera vez en su vida que lo hace. El periodista Eduardo Galeano, según se supo después, le reprochará el que haya abandonado el fútbol y se haya pasado al béisbol. “Traidor, le dije, usted es un traidor. Le mostré el recorte de un diario cubano cuando aparecía jugando beisbol”.

Otro pasaje del Che y el beisbol aparecerá cuando: “En marzo de 1964 surgirá una crisis política en el seno de la dirección revolucionaria cubana durante el proceso a Marcos Rodríguez, un miembro del PSP que había sido infiltrado durante la revolución en las filas del Directorio y que había delatado a la policía batistiana a varios de los militantes que participaron en el asalto al Palacio.

Detenido en el 64, al regresar de una beca en Praga conseguida por antiguos miembros del PSP, su proceso provocó un fuerte enfrentamiento…

Sorprendentemente el Che parece al margen de la polémica y el 10 de marzo, excepcionalmente se toma un rato libre y se va con Aleida al béisbol, a ver el duelo entre industriales y Occidentales en el Parque Latinoamericano.

Otra anécdota que relaciona al Che con el béisbol es señalada por el cronista deportivo de la Revista Bohemia, Rubén Rodríguez, donde se reseñó uno de los partidos más originales en donde participó el Che, celebrado en agosto de 1964 de la siguiente manera:

El juego estaba pactado entre el Estado Mayor General y el Ejército de Occidente, pero la lluvia insistía en impedirlo. Nuestro gran líder Comandante Fidel Castro había salido hacia Managua (Cuba) pero allí la lluvia llegó primero y fue imposible jugar. Siguieron después a Mazorra y la amenaza era inminente y decidieron ir a la Ciudad Deportiva donde el compañero José Llanusa, Director del INDER, se dirigía a los alumnos del Pre-Curso De Educación Física de la escuela “Comandante Manuel Fajardo”. Y precisamente cuando Llanusa terminaba sus palabras arribaba Fidel. Llanusa invitó a los alumnos a presenciar el juego Yo creo que aquí podemos jugar algunos innings, así que vamos a prepararnos –dice Fidel-. Rápidamente se vistieron y se organizaron las dos alineaciones. La lluvia llegó temprano pero pudieron jugar cinco entradas donde el fango hizo descender la defensiva del equipo de Fidel y provocó su derrota por 7 por 5. Sólo una carrera había sido limpia. El choque fue matizado con escamoteos brillantes del Che en primera (base) y buena ofensiva de Raúl.

Por lo que leemos el reconocido cronista elogia el juego del Che y de Raúl. En las fotos que acompaña el artículo, aparece el primero bateando con el siguiente texto: "También el Che bateó un sencillo" (10).
Por otra parte es sabido de la incursión del Che Guevara en el deporte gemelo del beisbol, el “softball (y) según Arturo Guzmán que por aquellas fechas (1964) fuera viceministro de industrias: “Nos refirió que entre los trabajadores de ese ministerio (a cargo del Che) organizaron dos equipos de softball con el fin de distraerse un rato después de la jornada. Algunos pensaron que Che no estaría de acuerdo con la idea; sin embargo cuando éste se enteró participó con ellos en varios partidos, pues era conocedor de que la mayoría de los jugadores regresarían a continuar sus labores hasta altas horas de la noche. La base que jugaba era la primera. (11).
Un pasaje más nos revela que: “El Che no quería, con el pretexto de que había sido el administrador del dinero del país., tener más que los otros. Su guardarropa estaba casi vacío: solamente algunos uniformes. Para desahogarse iba a golpear pelotas de béisbol y regresaba a jugar con los niños….”en: (12).
Por otra parte la influencia político-cultural del béisbol fue también un recurso que utilizó el Che en el discurso público pronunciado el 22 de octubre de 1964 ante la Asamblea de Emulación del Ministerio de Industrias donde trató sobre la calificación en la Emulación Socialista en temas como: producción, calidad, ahorro, ausentismo, capacitación, trabajo voluntario, trabajadores emulando; etc.; para que las empresas del Estado fuesen más eficaces y eficientes

Habló de la importancia de la disciplina financiera como uno de los aspectos más importantes de la gestión de las empresas de las fábricas y al explicar qué son los fondos básicos y su importancia en todo el análisis de la gestión de la Empresa el Control de Inventario con una óptica de emular los esfuerzos colectivos para tratar de triunfar siempre sobre los demás, pero siempre con un honor socialista; pero nunca tomarlo como una cuestión de amor propio, de ese de «patria o muerte», de club de pelota, que de todas maneras hay que ganar y protestar los fallos y decir que el umpire está vendido o cualquier cosa de ésas cuando uno no gana, no se trata de eso. Se trata de que la emulación tenga siempre un carácter fraternal, y se trata de ver siempre el fin de la emulación, que es el fin de crear más riquezas, de crear más bienes de todo tipo para que nuestro pueblo tenga más cosas a su alcance, para que vaya alcanzando la categoría de país socialista.

Porque todavía hoy no tenemos nada más que la categoría de país que está construyendo el socialismo, que está en este primer período de transición, donde todavía quedan muchos rezagos de épocas anteriores en las relaciones de producción incluso, y sobre todo en la conciencia de la gente” en: (13).
Una vez le confesó a Celia, su madre:”Me encanta ayudar en la zafra. Cortar caña es una evasión, un descanso mental y también un ejercicio físico. Al rugby y al futbol aquí no juega nadie, Y EL BÉISBOL NO ME GUSTA. Salvo alguna que otra partidita de ajedrez (cada tanto…porque insume demasiado tiempo) o ir a pescar, no tengo otras evasiones. A veces también me cuelgo la cámara y voy a tomar fotos, pero muy de vez en cuando” en: (14).
El Che de la Cuba revolucionaria resaltó el valor del deporte, entregó premios en diversas competiciones, vio algún partido de fútbol, aprendió aviación con el profesor Eliseo de la Campa y pronunció la expresión "otro puntico para Cuba" ante cada triunfo de un deportista de la isla.

Durante un viaje a Moscú, Guevara sacó a la luz un recurso argentino que consiste en explicar lo que sucede apelando al lenguaje del deporte. Un cronista soviético le preguntó si se pronunciaba a favor de los republicanos o de los demócratas para las siguientes elecciones norteamericanas. Respondió brevemente: "Estados Unidos es enemigo de Cuba desde hace más de un siglo. No creo que cambie ahora porque se vaya un presidente que juega al golf (Dwight Eisenhower) y venga otro que practica yachting (John Kennedy, quien sucedió a Eisenhower). En todo caso, en vez de querer pegarnos con un palo, es probable que nos ataquen desde un barco".

La metáfora resonó más de una vez. En una oportunidad, Guevara introdujo en el golf a Fidel Castro, con quien también compartió ratos de BÉISBOL, excursiones de pesca y visitas a espectáculos deportivos. Tras los ensayos, hubo alguna consulta de la prensa. Allí Castro dejó sus primeras impresiones sobre el golf que le había enseñado el Che: "Nosotros le podemos ganar a Kennedy y Eisenhower" en (15).

El Che Guevara en tercera base (se prepara para Bolivia)

Durante una visita de K. S. Karol a Santiago de Cuba (el 26 de julio de 1967), éste escribió: “La plaza, situada frente al barrio de San Pedrito, que se había habilitado especialmente para acoger a varios centenares de miles de personas estaba llena a rebosar cuando alcanzamos la tribuna de los invitados, cerca de las dos del mediodía..Fidel empezó su discurso a las seis, su retraso se debía a que había escuchado, junto con los otros dirigentes, la retransmisión del partido de béisbol entre Cuba y los Estados Unidos, en el marco de los juegos panamericanos que se desarrollaban en Canadá. El “pueblo reunido” encontró esa razón perfectamente válida, tanto más si tenemos en cuenta que Cuba había ganado y que esta buena noticia encabezó el discurso del líder de la revolución.” (Se preparaba el Che para entrar a Bolivia por esos días) en: (16).
Sobre los entrenamientos en Pinar del Rió del contingente guerrillero que partiría para Bolivia: “A los quince días aparece la documentación falsa con las supuestas biografías y lo que en espionaje se llama “leyendas “Uno se torna comerciante ecuatoriano, otro tratante de carne Uruguay y a estudiar el himno nacional de Colombia, los equipos de beisbol de Panamá, o la prensa ce Montevideo…”en: (17).

El siguiente relato da una idea de un Che muy interior, muy reflexivo a raíz de haber tomado un ejemplo de Fidel Castro y el béisbol:

Durante los últimos días de abril el Che, que busca que sus hombres se repongan de la terrible experiencia de la expedición, trata de conseguir abastecimientos y explora algunas rutas de salida de la zona. Una patrulla de la guerrilla (en Bolivia) hace contacto con la Cruz Roja, que busca los cadáveres de la primera emboscada, y más tarde con un camión del ejército, y en lugar de tirotearlo, los guerrilleros le piden que se retire. El Che permanece inmóvil durante tres días más, Debray cuenta: Indignado, no cruzó una sola palabra con nadie durante los días siguientes. Apartado, sentado en la hamaca, fumando una pipa, bajo una cobertura de plástico, leía, escribía, pensaba, tomaba mate, limpiaba su fusil, escuchaba Radio Habana en su transistor por la noche. Ordenes lacónicas. Ausente, Encerrado en sí mismo: atmósfera tensa en el resto del campamento. Disputas, susceptibilidades nacionales, discusiones sobre la táctica a seguir, todo avivado por el agotamiento, el hambre, la falta de sueño y la permanente hostilidad de la selva. Otro se había mezclado con la tropa hablando o bromeando con todos. El Che ponía la disciplina al desnudo, sin adornos ni relaciones personales. ¿Existe acaso un carisma de la distancia? En Absoluto me responde con humor, poco después, una noche en que a solas, en plan de confidencias le pregunté sobre sus relaciones tan deferentes hacia Fidel y tan tirantes con todos los demás. Uno hace lo que puede con sus desventajas, soy argentino, estoy como perdido entre los tropicales. Me resulta difícil abrirme y no tengo las mismas dotes que Fidel para comunicarme. Me queda el silencio. Todo jefe tiene que ser un mito para sus hombres. Cuando Fidel quiere jugar béisbol inmediatamente convence a quienes le rodean que son ellos los que quieren hacerlo y le siguen al terreno de juego. Yo en Cuba, cuando los otros me hablaban de coger un bat les decía “luego”, y me marchaba a leer en un rincón. Si por eso no le caigo bien a la gente al principio, al menos, me respetan porque soy diferente. (18).
El Che Guevara en el home plate (el Che en un equipo mágico de béisbol)

Después de la muerte del Che en Bolivia han corrido muchos ríos de tinta para documentar su historia, sus luchas intercontinentales. Desde entonces su figura ha sido retomada como emblema de la lucha por la libertad, la justicia y de la pureza revolucionaria, al grado que ha impactado a generaciones y latitudes distintas a las que le tocó vivir. Por ejemplo para los Estados Unidos se volvió en una suerte de obsesión como lo muestra una hipotética formación beisbolera sui generis, en la que el Che aparece como pitcher novato.

De tal forma en la página web "The Wonderland Warriors" se informa que se ha diseñado un listado fantástico de beisbolistas que incluye como manager al General Casper Weinberger quién en un tiempo se desempeñó como Secretario de la Defensa de los Estados Unidos, como jugadores de cuadro se contaría con Omar Bradley en la primera base, Bob Hopkins en los jardines, Douglas MacArthur de jardinero central, George C. Marshall como catcher, Sir Hiram Maxim de segunda base, George Meade como shortstop, Richard Meadows en el jardín izquierdo, Chester Nimitz como jardinero derecho Oliver North, como segunda base, George Patton como primera base, John Pershing como tercera base, y como pitchers a William Calley, Karl Von Clausewitz, George Custer, Robert E. Lee, Colin Powell, J.E.B. Stuart, Sun Tzu y como pitcher novato a Ernesto Guevara, mejor conocido como el Che en: (19).
A manera de conclusión: “los juegos del Che”

De todo lo anterior se desprende que:

1.- El Che Guevara conoce del béisbol en México y Cuba lo jugó

2.- El Che pudo digerir una actividad tan pro-norteamericana tan arraigada entre la población cubana como lo sigue siendo el béisbol cuando por tradición él era más susceptible de seguir las noticias de los deportes tan europeos como son el futbol soccer y el rugby, se pudo haber tenido una diplomacia del béisbol que antecediese a la Diplomacia del Ping Pong que se estableció en la década siguiente con el futbolero Secretario de Estado de los EEUU Henry Kissinger cuando con ese pretexto pingonesco se iniciaban la relaciones con el odiado enemigo comunista de la República Popular China pudo haberse dado también una Diplomacia del Béisbol entre Cuba y los Estados Unidos, en fin no se dio así pero estaba el ánimo y la tradición beisbolista entre Cuba y Estado Unidos con un argentino ya adentrado en la práctica del béisbol.

3.- Esa deseada diplomacia del béisbol pudo haberse dado entre Cuba y los Estados Unidos, pero la arrogancia y prepotencia norteamericana no lo permitieron, en fin, no se dio así, pero estaba el ánimo y la tradición beisbolista entre Cuba y Estados Unidos con un argentino ya adentrado en la práctica del béisbol listo para haberse efectuado.

4.- Ese deseado acto diplomático pudo haber sido pretexto de convenios políticos y comerciales más justos y convenientes que hubiesen evitado el innecesario bloqueo económico que aún padece la isla, además de que haberse logrado en lo deportivo, la gestión de promover juegos de exhibición entre equipos de béisbol cubanos y norteamericanos, dado el excelente nivel de juego de ambas naciones.

Como un antecedente de lo anterior, es de recordar que durante la celebración de la Reunión de Ministros de Economía del continente en Punta del Este, Uruguay en 1961, se encontraron en una fiesta privada en Montevideo el representante de Cuba, el doctor Ernesto Guevara con el representante de EUA Richard Goodwin y se reunieron a solas por un espacio de tres horas donde un acto inicial fue el obsequio de unos puros habanos que daba en regalo el gobierno cubano al representante del presidente Kennedy, pero que finalmente llegaron al propio presidente norteamericano (20).
A fin de cuentas Kennedy sería informado que Cuba no entraría al Pacto de Varsovia, mientras que el Che tendría la impresión de que EUA cesaría su política de hostilidad e intimidación” (21).
Al respecto, es de mencionar que el 29 de noviembre de 2003 se dio a conocer en la prensa el contenido de unos documentos desclasificados del Archivo Nacional de Seguridad de la Universidad George Washington en donde se lee que: “En secreto, Castro y Kennedy buscaban forma de cambiar la relación Cuba-EUA”, según eso se informaba que el 11 de noviembre de 1963 el médico de Fidel Castro, René Vallejo llamó a Lisa Howard, enlace norteamericana de Kennedy quienes al fraguar el envió de un emisario norteamericano a Cuba o a México para entrevistarse con Castro para tratar un encuentro para mejorar las relaciones entre ambos países, se especificaba que sólo Castro y Vallejo estarían en esas platicas , no el Che, finalmente y con el lenguaje de juerga deportiva se menciona en ese reporte que para el día 19 de noviembre de 1993 Gordon Chase, asistente del consejero de seguridad nacional reportó a su jefe Mc George Bundy que” la pelota está en el campo de Castro , tan pronto como hable (Carlos) Lechuga (embajador cubano ante las Naciones Unidas), Bill (Atwood) hará una cita para discutir la agenda, Bill estará en contacto con nosotros” en (22).

El 23 de noviembre de 1963 fallecía asesinado Kennedy en Dallas, Texas

Por otra parte queda la constancia del Che por ejercer diversas prácticas deportivas donde el béisbol tuvo un espacio importante que le ayudaron a paliar su delicada salud ante su asma y además por tener varios testimonio gráficos jugando al béisbol para así tener otra faceta icónica de su vida, además de la famosa foto de Alberto Korda reconocida mundialmente durante la ceremonia de las víctimas el sabotaje al buque la Coubre y la foto mostrada en el lavadero boliviano donde la prensa mundial pudo fotografiar su cadáver

Podemos decir que el Che fue el deportista asmático más célebre de la historia, de él mismo testimonió que: "Muchos me dirán aventurero y lo soy; sólo que de un tipo diferente y de los que ponen el pellejo para demostrar sus verdades", afirmó cerca de su final. Así ganó, así perdió, así vivió. Y así también jugó.

No deja de ser curioso que entre los libros que le incautaron a su asesinato en La Higuera en Bolivia estuviese entre los poemas que él transcribió se encontrase en su mochila uno en el que se hace una referencia al béisbol, según se detalla a continuación:

ELEGÍA A EMMATT TILL

“Un niño con su trompo,
con sus amigos, con su barrio
con su billete para el cine,
con su pupitre y su pizarra,
con su pomo de tinta
CON SU GUANTE DE BÉISBOL,
con su programa de boxeo,
con su retrato de Lincon,
con su bandera norteamericana,
negro.

Un niño negro asesinado y sólo,
Que una rosa de amor
arrojó al paso de una niña blanca.

En: (23).

Finalmente, queda la constancia del Che por ejercer diversas prácticas deportivas donde el béisbol tuvo un espacio importante que le ayudaron a paliar su delicada salud ante su asma y además por tener varios testimonio gráficos jugando al béisbol para así tener otra faceta icónica de su vida, además de la famosa foto de Alberto Korda reconocida mundialmente durante la ceremonia de las víctimas el sabotaje al buque la Coubre y la foto mostrada en el lavadero boliviano donde la prensa mundial pudo fotografiar su cadáver

Estas fotos nos muestran simplemente otra faceta de un Che alegre y deportista, investido en una práctica beisbolista más allá de las mundanas obligaciones políticas y filosóficas

Notas:
1) Gálvez Rodríguez, William. Che deportista. Editora Política. La Habana. 1995, página 4.
2) Gálvez Rodríguez, William. Che deportista. Op cit; página 122.
3) Taibo II, Paco Ignacio. Ernesto Guevara también conocido como el Che México: Editorial Planeta. Nueva edición definitiva, corregida y actualizada. 2003, página 102
4).- Gálvez Rodríguez, William. Op. Cit. página 140
5).-Scher, Ariel “Ernesto Guevara, La aventura del deporte. Los juegos del Che” en: La Patria Deportista. Buenos Aires Editorial Planeta. 1996 en: Educación Física y Deportes. Año 3, nº 9. Buenos Aires. Marzo 1998 http://www.efdeportes.com/
6).-Hart, Armando. Che en la Revolución Cubana, 1955-1966. Selección fotográfica y textos de Ricardo Efrén González y Pedro Álvarez Tabío. La Habana: Oficina de Publicaciones del Consejo de Estado. Instituto Cubano del Libro.1997, pp. 22, 23 y 163)
7) Gálvez Rodríguez, William. Op. cit; pp. 143-144.
8) Ibid, sección de fotografías sin paginar.
9) Ibid, página 173.
10) Ibid, página 175.
11) Ibid, página 176.
12) Cormier, Jean. La Vida del Che. Mística y coraje. Buenos Aires: Editorial Sudamericana segunda edición. 1997, página 249.
13) Guevara, Ernesto. Artículos, Discursos y Conferencias, (1964). 22 de octubre de 1964 en: Periódico Revolución. La Habana. 23 de octubre de 1964.”
14) Gambibi, Hugo. El Che Guevara. Buenos Aires: Editorial Paidos Serie: Biblioteca Mundo Moderno Volumen no. 29 Quinta edición 1973, página 401
15) Scher, Ariel “Ernesto Guevara, La aventura del deporte. Los juegos del Che” en: La Patria Deportista. Buenos Aires Editorial Planeta. 1996
16) Karol, K.S. Los Guerrilleros en el Poder. Itinerario Político de la Revolución Cubana. Barcelona: Editorial Seix Barral. Serie: Biblioteca Breve. Colección: Ensayo no. 339 1972, página 371.
17) Taibo II, Paco Ignacio. Ernesto Guevara también conocido como el Che México: Editorial Planeta. Nueva edición definitiva, corregida y actualizada. 2003, página 603.
18) Taibo II, Paco Ignacio. Op. cit; página 640-641.
19) http://www.cosmicbaseball.com/97wwr.html
20) Selser. Gregorio. Punta del Este contra Sierra Maestra, Kennedy-Frondizi-Guevara. Buenos Aires: Editorial Hernández, pp.- 121-122
21) Selser. Gregorio. Op. Cit. 121-122
22) Arreola, Gerardo corresponsal. “Documentos desclasificados revelan intentos por modificar “el esquema hostil” La Jornada sección Mundo. Sábado 29 de noviembre de 2003, página 30
23) Taibo, Paco Ignacio II. (Prólogo). El Cuaderno Verde del Che. México Seix Barral. PP 122-125. 2007.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.