jueves, 4 de noviembre de 2010

Atrae a miles la “Marcha para restablecer la cordura” en Estados Unidos

Beatriz Andino (Especial para ARGENPRESS CULTURAL)

Decenas de miles de estadunidenses, en su mayoría jóvenes y anglosajones, acudieron en esta capital a la “Marcha para restablecer la cordura” que organizaron Jon Stewart y Stephen Colbert, conductores del programa satírico Daily Show. El mitin ocurre dos meses después de la concentración religiosa “Restaurando el honor”, organizada por el conductor conservador Glen Beck, que reunió también a una gran cantidad de personas.

A tres días de los comicios intermedios, la marcha busca “corregir” lo que los organizadores ven como el extremismo y deshonestidad que ha infectado el sistema político estadunidense, en especial entre los conservadores, a quienes acusan de inyectar miedo en el público. Aunque la cita fue al mediodía, desde temprana hora, numerosas personas avanzaban por las calles aledañas al Mall de Washington, para acudir a la cita.

En el escenario, instalado desde hace días, Colbert hizo su aparición enfundado en un traje de superhéroe y emergiendo de una cápsula con la leyenda El Fénix, similar a la usada para rescatar a los mineros chilenos. El conductor salió coreando la porra “Chi, Chi, Chi, le, le, le”, que se hiciera conocida en todo el mundo a raíz del rescate de los mineros. “Este es un muestreo demográfico perfecto de Estados Unidos, porque si hay demasiados blancos, entonces su causa es racista, pero si hay muchas personas de color entonces están exigiendo algo: derechos especiales (...) cosa que como sociedad no estamos preparados a otorgar”, sostuvo por su parte Stewart. El conductor destacó que entre los asistentes había “72 por ciento de blancos, 14 por ciento de gente de color y el resto de los otros”. “De esto se trata Estados Unidos, jóvenes, gente mayor, gente de color, todos juntos”, señaló Kevin Curtis, con un traje de los patriotas estadunidenses del siglo XVIII con una bolsa de té cruzada en el pecho, indumentaria adoptada por seguidores del Partido del Té. Stewart aclaró que la concentración no tenía como objetivo ridiculizar la religión de ningún estadunidense, la “sanidad está y estará siempre en el ojo de quien mira”, subrayó. Una de las consignas del evento era: “No tengo miedo de musulmanes y cristianos; inmigrantes y gays o socialistas y gente del Partido de Té”. Los asistentes presenciaron un espectáculo que durante tres horas satirizó la división de creencias y posturas políticas entre los estadunidenses.

Un gran número de jóvenes acudieron vestidos con disfraces típicos de la fiesta de Halloween, que se celebra el 31 de octubre en Estados Unidos. Uno de los disfraces más populares entre los asistentes fue el de bruja, con el que jóvenes parodiaron a la candidata republicana al Senado, Christine O’Donnell, quien causara controversia al reconocer que habría asistido a ritos de brujería cuando era adolescente. Otros que llevaban trajes de personajes de la Guerra de las Galaxias sostenían pancartas con la leyenda: “el miedo lleva al lado oscuro”. Asimismo, había numerosos mensajes contra los conservadores, como: “Por favor, no bebas el té” haciendo referencia al movimiento del Partido del Té, “Glen Beck enséñanos tu diploma de preparatoria” y “Los poderes mágicos no son una opción”, en alusión a O’Donnell.

En la marcha, que Stewart y Colbert insistieron en calificar como un evento no político, participó un gran número de organizaciones progresistas. Según reportes de prensa, organizaciones demócratas pagaron el trasporte y alojamiento de algunos participantes a cambio de que hagan trabajo voluntario a favor de sus candidatos en los días que restan antes de la elección. Al cierre de la concentración, el cantante Tony Benett interpretó “América la hermosa”, conocida como el segundo himno nacional estadunidense.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.