viernes, 19 de noviembre de 2010

La candidez de los chilenos…

Andrea Dufournel (Desde Temuco, Chile. Especial para ARGENPRESS CULTURAL)

Aprovechándose de la candidez ciudadana el gobierno de Piñera se desdice de lo que públicamente dice, salen personeros, muy serios ellos, a explicar lo que alguien, que se ha salido de madre, ha dicho metiendo la pata hasta el fondo, aparecen voceros de gobierno aclarando lo que la vocera a querido decir, ejemplos hay muchos, partiendo con las frases célebres de su excelencia.

Han tratado sus colaboradores directos de remendar la imagen de Piñera…pero es irremendable. Todo señala que no se lo puede convertir en nada que no sea él mismo: ese remedo de calidez, con la sonrisa dibujada en la cara, bajo unos ojos muertos que miran fijamente a sus presas como las serpientes. Y lo que es peor, se ha rodeado de yes men y yes woman a toda prueba que lo defenderán a todo evento, aún no hay nadie en su entorno que se haya atrevido a decirle a su majestad que anda desnuda…Todo en Piñera es fanfarria, ocultamiento, falsificación. Los hombres no son lo que dicen, sino lo que hacen; y Piñera, en su hacer, nos ha dado pruebas elocuentes de su verdadera y tóxica condición de adalid de una ideología desalmada y contaminante.

Además de todo lo anterior, durante estos largos 9 meses de su mandato nos hemos dado cuenta que a sus “cualidades” suma el no escuchar a nadie que le señale al oído “respete el protocolo señor presidente”, estos días lo hemos visto encarar, muy molesto, a quienes han osado decir públicamente que él tuvo directa responsabilidad en lo ocurrido con la elección de la nueva directiva del futbol profesional y que tendrá como consecuencia la salida del director técnico Marcelo Bielsa, echando por tierra todo el magnífico proceso logrado con su trabajo.

Para demostrar su gran capacidad de pronunciar frases célebres a descalificado a sus detractores diciendo “ miente, miente, que algo queda” , frase famosa utilizada nada menos que por Joseph Goebbels, colaborador de Hitler encargado de propaganda y que continuaba : “ mientras más grande sea la mentira, más gente la creerá”. Aquí podemos concluir dos cosas: de historia sabe un pepino, o lo hace deliberadamente.

El pasado de Piñera es público, marcado por los escándalos, Banco de Talca, proceso que lo llevó a estar algún tiempo prófugo; Piñera Gates, campaña de desprestigio de la senadora Mathei , grabación telefónica de por medio… en fin son muchos más, la actitud frente a la vida y los negocios de este tan insigne personaje es la de cuanto me queda en la pasada y su máxima parece ser la de que “cada día se levanta un tonto…el que se lo encuentra es para él”, al parecer el 11 de enero de 2010 los tontos se levantaron en patota creyendo que Piñera les solucionaría todos sus problemas terminaría con la delincuencia, gobernaría con excelencia, esperanza y futuro, que habría, en realidad, un cambio, como se dice tan sabiamente en el campo, los que lo votaron cambiaron carne por charqui…excelente negocio, para la “ nueva derecha”.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.