jueves, 4 de noviembre de 2010

No existen las ciencias sociales

Juan Alonso (Colaboración especial para ARGENPRESS CULTURAL)

Hay algunos que tienen más datos que otros,
más libros leídos, años en escritorios, palabras raras,
títulos, relaciones
se reúnen, discuten, hacen afirmaciones, publican
Pero no es posible saber si acertarán sus predicciones;
lo suyo son opiniones a veces hiperbólicas a menudo vendidas
y el prestigio que les rodea proviene de sus beneficiados
Creyendo que comprenden de raíz las amenazas, los errores y las soluciones humanas
muchos esperan que produzcan explicaciones universales sobre hoy, ayer y mañana;
una equivocación porque sus ojos tuertos siempre abarcan un solo lado
son militares, economistas, religiosos o ecologistas
que ni siquiera conocen todas las hojas de sus propias ramas
Mejor es oír a los que de buena fe y sin gran remuneración semillan hechos e ideas
invitando a construir posibilidades sostenibles;
los que no ocultan que también se pueden hundir en las inseguridades,
pero dicen con honestidad que la azarosa decisión del cambio debe estar en manos de los pobres y sus amigos

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.