miércoles, 24 de noviembre de 2010

¿P’a qué sirve el amor?

Jesús Dapena Botero (Desde Vigo, España. Especial para ARGENPRESS CULTURAL)

À quoi ça sert l'amour? ¿P’a qué sirve el amor?
On raconte toujours Se cuentan siempre
Des histoires insensées historias insensatas.
À quoi ça sert d'aimer? ¿P’a qué sirve amar?
L'amour ne s'explique pas! ¡El amor no se explica!
C'est une chose comme ça! ¡Es una cosa como esa!
Qui vient on ne sait d'où Que viene sin saberse de donde
Et vous prend tout à coup. Y te toma de golpe
Moi, j'ai entendu dire He oído decir
Que l'amour fait souffrir, que el amor hace sufrir,
Que l'amour fait pleurer, que el amor hace llorar,
À quoi ça sert d'aimer? ¿P’a qué sirve amar?
L'amour ça sert à quoi? ¿El amor p’a qué sirve?
À nous donner de la joie Nos da alegría
Avec des larmes aux yeux... con lágrimas en los ojos...
C'est triste et merveilleux! ¡Es triste y maravilloso!
Pourtant on dit souvent Por tanto se dice lo siguiente
Que l'amour est décevant que el amor es decepcionante
Qu'il y en a un sur deux que hay uno sobre dos
Qui n'est jamais heureux... que jamás es feliz…
Même quand on l'a perdu E igual cuando se pierde
L'amour qu'on a Cornu El amor que ha sido infiel
Vous laisse un goût de miel te deja un sabor a miel
L'amour c'est éternel! ¡El amor es eterno!
Tout ça c'est très joli, Todo eso es tan bonito
Mais quand tout est fini mas cuando todo ha acabado
Il ne vous reste rien No deja nada
Qu'un immense chagrin... más que una inmensa tristeza…
Tout ce qui maintenant Todo eso que ahora
Te semble déchirant Te parece desgarrador
Demain, sera pour toi mañana, será para ti,
Un souvenir de joie! ¡Un recuerdo de alegría!
En somme, si j'ai compris, En suma, si he comprendido
Sans amour dans la vie, ¿sin un amor en la vida
Sans ses joies, ses chagrins, sin alegrías ni sus tristezas
On a vécu pour rien? ¿Uno ha vivido para nada?
Mais oui! Regarde-moi! ¡Pero, claro! Mírame a mí!
À chaque fois j'y crois! ¡Cada vez que creí!
Et j'y croirai toujours... Y yo creeré siempre…
Ça sert à ça, l'amour! ¡Para eso sirve el amor!
Mais toi, t'es le dernier! ¡Pero tú eres el último!
Mais toi, t'es le premier! ¡Pero tú, eres el primero!
Avant toi, y avait rien ¡Antes ti, no había nada;
Avec toi je suis bien! ¡Contigo estoy bien!
C'est toi que je voulais! ¡Eres tú lo que quería!
C'est toi qu'il me fallait! ¡Eres tú lo que me faltaba!
Toi qui j'aimerai toujours... Tú a quien amaré siempre-
Ça sert à ça, l'amour!... ¡Para eso sirve eso, el amor!

Eso cantan Edith Piaf y Théo Sarapo, tras estas divertidas caricaturas:

Que aquí vemos cantar en vivo y en directo:

Bien sabemos quién era la Piaf, el gorrión de París; Sarapo, un joven de veintiséis años, se casa con ella cuando era ya una mujer envejecida prematuramente por sus adicciones y la enfermedad, pareciera ser un hijo que cuidaba de una madre anciana, pero tras su muerte en un accidente automovilístico en 1970, la acompañaría para siempre en su tumba. ¿Fue el primero y el último?

Michel Emer, el compositor y poeta de esta bella canción en la que ella convence al hombre de para qué sirve el amor, escribiría para Edith una veintena de canciones.

El enamoramiento, nos dice Rodolfo Moguillansky, es una búsqueda de lo Uno, como medio unificante del ser en falta, para acceder a la completitud, lo cual pareciera ser una fugaz ilusión, pero lo importante es que a pesar de que ese sueño eterno y maravilloso no se dé, no dejemos de de buscar realizarlo.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.