jueves, 4 de noviembre de 2010

Un viejoven

Gustavo E. Etkin (Desde Brasil. Especial para ARGENPRESS CULTURAL)

Elástico, gimnástico y fantástico, taco, taco y taco por la Plaza San Martín. Sol brilla y pega en ojo. Dia lindo carajo, mujeres pasan se mueven lindas. Autos, bocinas, ruidos vereda blanca plaza verde, respirar bien hasta el fondo y caminar, ganas, patovica loco. Elástico, gimnástico y fantástico el día de mi onomástico. Veinte años, carajo, pa todo el mundo, pago yo. Okey. Primero yo. A papá ?.......pobre de ellos. Manga de perros rabiosos, al Mastín de Baskerville en la Plaza San Martín lo reviento de un patadín, te chupo toda nena, camisa abierta, brazos al aire, bien quemadito por el sol pa las mujeres soy un amol, yo te daré, te daré, cruzar la calle aguita flotando en el aire ojos de viejito, me mira a mí..... ¿Lo cruzo abuelo........? (vejete tembleque tiene joroba está reventado).

Si me hace el favor......

¿Qué hace ?.......deja el bastón y se me apoya!?

.....con cuidado, despacio con el cordón....

¿Qué hace ?.....tiene la mano metida en una media de lana, la mano o que carajo, es como una U chiquita dentro de la media, debe tener solo dos deditos, te voy a vomitar encima viejo asqueroso, con éste calor ponerse una media en la mano, debe tener la mano podrida, dos huesitos debe tener, uyyyyy como aprieta, tenacita, viejo puto.....

.....hay que aprovechar ahora que hay luz verde.....

Sí, sí, claro, yo hago lo que puedo, usted yá vé, uno hace lo que puede, asi son las cosas.

Y dígame, abuelo, siempre tuvo eso?

¿Qué?

Eso

Ah, la coleosis. No, siempre no, me enfermé de la columna más o menos cuando tenía tu edad, pero antes no, no, yo estaba bien, yo tenía sueños, sueños de pibe, mamita, mamita seré un triunfador decía, quería ser jugador de Alumni, pero eran otros tiempos, tiempos bravos, si señor, tiempos bravos en que le negaban un pedazo de pan a un pobre obrero mientras los magnates con sus locas tentaciones iban a la milonga.

¿Qué milonga, abuelo?

Y.....lo de Hansen, Armenonville, el Tambo, el Tabarís, el Chantecler, el Palais de Glace, eran otros hombres mas hombres los nuestros los muchachos de antes no usaban gomina.

Pero viejito, ahora tampoco.

No los de antes. Los de antes de los de antes. Yo soy de antes, pero antes estaban los de antes. Ahora, marihuana y cocaína.

Y su familia, abuelo, su mujer, sus hijos, usted no está solito, no?

Mi mujer me abandonó en lo mejor de mi vida, la acuné en mi pecho frío, la lámpara del cuarto, los frasquitos adornados con moñitos todos de un mismo color, pero ella.....

Me aprieta con la tenacita.

.....volvió una noche....

- Abuelo, mejor trate de apurarse porque nos van a pisar los autos. Están todos tocando bocina.

.....no la esperaba, había en sus ojos tanto dolor. Me dijo humilde si la perdonaba, y la perdoné. Y tuvimos un nidito de amor.

¿Tiene hijos, abuelo?

- Cuando el músculo duerme la ambición trabaja, tengo hijos médicos, ingenieros, abogados, arquitectos, empresarios, antropólogos, pero cuando voy a sus casas no me dejan entrar y me ponen la comida en la puerta. Uno me confió que les da vergüenza por los vecinos, que vean que tienen un padre jorobado, por la colosis, sabe.

Que malos hijos, abuelo, que desagradecidos.

- Y, así son los hijos de un zapatero inmigrante y trabajador, que va a hacer, uno los cría y después echan alas, es la ley de la vida, y si después ven un pobre mendigo harapiento le dan vuelta la cara, la vida es como una vieja recova, tiene sus rinconadas pero uno aprende, eso sí, la vida enseña, sí señor, yo volví vencido a la casita de mis viejos, cada frase era un consejo que se agitaba en mi memoria, pero yo estaba cambiado, había en mi frente tantos inviernos que tan solo por la coleosis me reconocieron.

....tocan bocina, tocan bocina abuelo......

- Hoy la gente vive apurada, todo es un cambalache, da lo mismo ser cura que ladrón o bailarín.

Ese del taxi se nos tira encima.

.....pero apurate notredame y la-puta-que-te-parió...!!!!

Hoy se falta el respeto, se atropella la razón, cualquiera es un señor, pero antes.....

Abuelo, hace media hora que estamos dando vueltas en medio de la calle, tenemos que llegar a la vereda, nos van a pisar los autos.

- Mary, Peggy, July, rubias de Niú York, esas eran mujeres y la paica Rita que me dio su amor, criaturas deliciosas perfumadas me daban el beso de sus boquitas pintadas, muñecas bravas bien cotizadas pero al final, porque un hombre debe sentar cabeza y formar un hogar, me casé con Estercita y la saqué de la milonga.

- ¿Y la coleosis no era impedimento para las mujeres?

- Al contrario. Todas me la tocaban. Decian que traía suerte. Por eso los de la patota me decían el rey del bailongo.

- ¿Así que era patotero, abuelo?

Yo en mi vida tuve muchas muchas mujeres, pero ninguna mina. Ah, sí. Yo respetaba mucho, sí señor, y eso que me gritaban feo cuando iba camino del taller, pero siempre respeté, nunca tiré manises a nadie, así como me ve yo también tuve mis pobres y comía en mantel de puro hilo.

Abuelo, abuelo.....

.....y tenía mi smokin....

-.....no podemos seguir más así.....

- Cuantas mujeres lloraron en su solapa.....

- Abuelo, eh! abuelo, tengo las rodillas lastimadas, esto es asfalto, cemento, no lo puedo llevar más a caballito y seguir dando vueltas, eh abuelito !, sea bueno.

-.....pero no tenía fama de gigoló, no señor, yo respetaba: más aún, le confiaré un secreto, jovencito.

Está arriba mío y todavía me sigue apretando con la tenacita de la media. Tendrá miedo de caerse, pobre viejito. Tiene mal aliento.

......yo quería hallar el olvido cambiando tanta mujer. Allá por las madrugadas, cuando dejaba la farra, sentía oprimido mi pecho por un recuerdo querido y me ponía a llorar.....
- Pobre abuelo, que vida, como sufrió.

.....hico, hico.....vamos, vamos.....yo soy del treinta, sí señor, del treinta, cuando a Irigoyen lo embalurdaron.....hico, hico.....

Yá estamos llegando a la vereda, abuelo, falta poco, tenga paciencia.

.....paciencia canejo, fuerza y no llore, que un hombre macho no debe llorar.

Abuelo, abuelo, me está cagando, no puede aguantar hasta que lleguemos a la vereda ?. Me está ensuciando todo.

Hico, hico, vamos, vamos......y saludar a los forasteros que quieren llegar.....hico, hico caballito se me está parando el pito.

¡No abuelo! ¿Qué va a hacer ?!!!. Aquí, delante de todos no, nos pueden ver, nos van a ver desde las casas, pasa gente, los autos nos pisan.....

- .....mi mocosita no me dejés morir.....hico hico caballito.....huija, huija Isidorito.....

¡Ay ay ay..... !!!!

- .....toda la calle Florida me vió con mi polaina galera y bastón, bas-tón, bas-tón, bas-tón, bas-tón, ba-tón, bas-tón, bas-tón, bas-tón,bas-tón, bas-tón,bas-tón,bas-tón,bas-tón,bas-tón.....mi Buenos Aires queriiiiidddooooo........!!!!!!!! Me hubiera gustado verte, pero tenerte añoso......

Yo quiero morir conmigo, sin confesión, pero respetando las canas.

Usted me entra sin fallar, abuelo. Por eso nunca le voy a entrar a fallar.

Así me gusta m’hijo, por eso lo digo: si le hace falta un consejo, una ayuda.....lo que sea.....

Pobre mi abuelo querido, yo nunca le voy a dar disgustos.

Este mocoso me va a salir bueno.

A ver, a ver, límpiese esas lágrimas usted, que lleno de esperanzas busca el camino.

Llegamos, abuelo, llegamos y dejamos la calzada con su loca algarabía.

A éste pendejo de mierda le falta tomar mucha sopa todavía.

Claro m’hijo, claro. Bueno, gracias por todo, y si alguna deuda chica.....

Faltaba más, abuelo que da consejos, es un amigo. La experiencia no se paga con nada.

-Así me gusta m’hijo. Que Dios lo bendiga.

Igualmente, abuelo. Y adiós.

Adiós, m’hijo.

Ahí se va. Con paso elástico y gimnástico. ¡Fantástico!. Quien tuviera veinte años.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.