jueves, 2 de diciembre de 2010

El traje del emperador (El imperio al desnudo)

Edgar Borges (Desde España. Especial para ARGENPRESS CULTURAL)

Como en el relato "El traje nuevo del emperador" de Hans Cristian Andersen, las filtraciones de Wikileaks están mostrándole al mundo el verdadero traje de la política exterior del país más poderoso de la tierra. Como en el famoso cuento, todos (a nivel mundial) en realidad sabíamos (calladamente) que el emperador estaba desnudo, es decir, en el fondo (en las esquinas, en los bares) era un "secreto público" la forma de hacer política exterior de las diversas embajadas estadounidenses. ¿Quién no sospechaba que los servidores del Departamento de Estado se comportaban en el extranjero de manera autoritaria, pretendiendo dictar las pautas de las diversas políticas nacionales? Sin embargo, tuvo que venir Wikileaks, interpretando el papel del niño que no se muerde la lengua ante las verdades, a gritar a toda voz que "el señor emperador estaba desnudo". Pero, a diferencia del relato, aquí nadie había estafado al emperador. Al contrario, el emperador nos había estafado a todos (El nuevo traje tenía el viejo diseño del imperio). La estafa había sido cometida (consecutivamente) a los distintos ciudadanos del mundo. La estafa radicaba (y radica) en que hace mucho tiempo que la política nacional se decide a puertas cerradas y en inglés.

El caso de Wikileaks necesita múltiples lecturas, importantes discusiones. Semejante escándalo debería ser una oportunidad para sincerar las relaciones diplomáticas entre una nación (Estados Unidos) y el resto de naciones. O somos un asunto global de intercambios diversos o somos colonias de un centro llamado USA. El problema del necesario análisis radica en la saturación de la información, muy de moda en estos tiempos. No será fácil detenerse a discutir todo cuanto "estamos descubriendo" (y lo que falta) en el camino, cuando es escasa la ocasión que nos dan de reflexión. ¿Cómo enderezar el rumbo de una sociedad uniforme a la que se le ha cambiado la interpretación del tiempo?

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.