jueves, 16 de diciembre de 2010

La entrañable y dolorosa historia de un poeta metido a presidente del cabildo, la ofrenda a Colón y "diciembre" de Natalia Sosa

Liberto Asudem Ibarenden (Desde Canarias. Especial para ARGENPRESS CULTURAL)

HOLA mi siempre querida, admirada, recordada, añorada ELSA, ME SIENTO
ORGULLOSO DE QUE ME CONSIDERES UNO DE TUS TANTXS AMIGXS, NO SÓLO POR SER Y EJERCER DE ALDEANA LIBERTARIA Y REVOLUCIONARIA SIN COMPLEJOS, SIN PREPOTENCIAS PATÉTICAS...

...ASÍ, NATURALES, ESPONTANEOS, TRANSPARANTES, COMO LA BRISA
TEMPRANERA QUE NOS EMBRIAGA DE TANTOS SUEÑOS, DE TANTÍSIMOS ANHELOS GENEROSOS, SOLIDARIOS, CUANDO DESDE LAS BARQUILLAS ATUNERAS, --COMO LAS VALIENTES BARQUILLAS ATUNERAS DEL SIEMPRE ENTRAÑABLEMENTE RECORDADO POEMA DE PEDRO LEZCANO "LA MALETA"...

...LAS DE LAS DOS PROAS...LAS QUE VAYAN DONDE VAYAN SIEMPRE
AVANZAN...EL QUE NOS ANIMABA A QUEDARNOS ENTRE LOS NUESTROS...EL QUE NOS SUGERÍA QUE NO ERA UN DEBER, SINO UN DERECHO, NO SÓLO PODER APRENDER NUESTRA HISTORIA, NUESTRA CULTURA PASADA Y RECIENTE COMO ÚNICO CAMINO POSIBLE PARA LLEGAR A CONOCER LO QUE FUIMOS, LO QUE SOMOS, LO QUE PODRÍAMOS LLEGAR A SER...EL SABÍA. EL LO SABÍA...Y LE DOLÍA...LE DOLÍA PORQUE SIN CONOCERME SE CONFESÓ CONMIGO...CON ALGUIEN QUE NO CONOCIA, CON ALGUIEN QUE SOLO FUE A VENDERLE UNOS LIBROS...

....Y NO SOLO ME COMPRÓ LOS QUE LE OFRECÍ, SINO QUE ME PIDIÓ QUE SI LE PODÍA VENDER MUCHOS MÁS...POR SUPUESTO QUE EL LOS HABIA LEIDO TODOS...Y ALLÍ...EN AQUEL INMENSO DESPACHO CON DESMEDIDAS ESTANTERIAS DE VIEJA MADERA....SENTADOS EN VETUSTAS SILLAS TAMBIÉN YA POR ARRIBA DEL TIEMPO Y DEL ESPACIO QUE HABITÁBAMOS LOS DOS ...PERSONAJES DE UNA NOVELA NO ESCRITA DONDE AMBOS FUIMOS CÓMPLICES SIN LUZ NI TAQUÑIGRAFOS....

"ME PREGUNTÓ MUCHAS VECES CUANDO LLEGO EXHAUSTO A MI CASA QUE ESTOY VIVENDO UNA EXISTENCIA QUE A MI EDAD YO NO HE ELEGIDO...NO SÉ SI ENTIENDES LO QUE QUIERO DECIRTE, LO QUE ME ENCANTARÍA QUE COMPRENDIERAS"--EMPEZÓ a HABLAR COMO EN UN AGRADABLE Y TIERNO SUSURRO, MIENTRAS YO CONTENÍA LA RESPIRACIÓN Y LO MIRABA FIJAMENTE. SIN PARPADEAR...NO SABÍA QUÉ DECIR, QUÉ HACER...ASENTÍ LEVEMENTE CON LA CABEZA...Y CONTINÚO...

"NO SÉ SI ESTO ES UNA CONDENA, UNA OBLIGACIÓN, UNA NECESIDAD, UN IMPRESCINDIBLE COMPROMISO....PERO NO ALCANZO A ENCONTRAR UNA RESPUESTA QUE ME RECONCILIE...ALGO...UNA SEÑAL...CUALQUIER SIGNO QUE ME HAGA SABER QUE ESTO Y NO OTRA COSA ES A LO QUE ME DEBO...." Un silencio
sonoro embargaba el desmedido despacho, en aquella desmedida mesa, con sus desmedidos ventanales, arropados por desmedidas cortinas rojas, como igualmente el desmedido rojo de la alfombra que pisábamos.

Entonces tosió, se disculpó y continúo:"YO, QUE SIEMPRE HE SIDO UN MILITANTE ACTIVO PARA EVITAR CAER EN LOS SIEMPRE IMPREDECIBLES, INCONTROLABLES, PELIGROSOS TENTACULOS DEL PODER, ME VEO A MI EDAD IMPOTENTE...EN UN LUGAR QUE YO NO HE HE ELEGIDO,EN UN CARGO QUE NUNCA BUSQUÉ, Y SOMETIDO A UN ANACRÓNICO Y DESFASADO PROTOCOLO QUE SIEMPRE DENUNCIE, IRONICÉ, RECHAZÉ POR SIMPLE Y NECESARIA HIGIENE MENTAL..."

---HIZO UN LEVE GESTO CON LA MANO, ME MIRÓ, Y MIS OJOS PENETRARON EN LA PROFUNDIDAD DE SU ALMA LUMINOSA, Y ENTONCES SI VI Y COMPRENDI CLARO Y PRECISO EL ALCANCE SINCERO DE SU DISCURSO....

....SUPE QUE ME HABALABA DESDE SU AUTENTICO SER, QUE AQUELLAS PALABRAS ERAN LAS PALABRAS DE UN HOMBRE QUE SUFRIA...QUE ESTABA HACIENDO UN ESFUERZO SUPERIOR AL QUE SE LE EXIJIA...PARA PODER ESTA R A LA ALTURA DE LAS CIRCUNSTANCIAS, PARA NO DEFRAUDAR A QUIEN HABIA CONFIADO EN EL-....DESCUBRÍ QUE NO PENSABA EN EL---QUE NO ERAN LAS FACILES PALABRAS DE UN POLITICO INTERPRETANDO UN PAPEL PARA EL QUE NO HABÍA SIDO PREPARADO...Y SENTI PENA.

ERA LA PRIMERA VEZ QUE UN POLITICO...BUENO UN POLITICO NO...UN POETA, QUE FUE DESIGNADO PRESIDENTE DEL CABILDO DE LA INSTITUCIÓN MÁS IMPORTANTE DE LA ISLA DE GRAN CANARIA, AÚN SIN PODER, NI QUERER...

ENTONCES, SUS PALBRAS SE HICIERON MÁS IMPERCEPTIBLES Y ME INCLINÉ LEVEMENTE HACIA LA MESA...."ESTA ES LA ULTIMA VEZ...QUE ESTARE EN ESTE
CARGO..." "NUNCA IMAGINÉ QUE LLEGARÍA A REALIZAR COSAS QUE ERAN
PROPIAS DE ESTE RANGO Y ME VI EN AL OBLIGACIÓN DE HACER...."

SE DETUVO UN INSTANTE Y CONTINÚO...--"ME SIENTO SUCIO, SIENTO QUE ME HE TRAICIONADO....Y ESTO NO ES DE LO QUE SE SOLUCIONA CON UN REZO,
NO...ESTA ES LA CONDENA QUE PAGARÉ MIENTRAS VIVA..."

ERA EL AÑO 1992. EL DIA ANTERIOR, EN LA OFRENDA A COLÓN, UN GRUPO DE INDEPENDENTISTAS, ENTRE LOS QUE SE ENCONTRABA VÍCTOR RAMIREZ, LE HABÍA GRITADO: "¡¡¡TE JODISTE, PEDRO, TE JODISTE PARA SIEMPRE!!!"...

NO FUE UN GRITO. FUE UNA FRASE DICHA CON LA CONTUNDENCIA, LA
INDIGNACIÓN, Y LA REPUGNANCIA DE UN ESCRITOR A UN POETA QUE SE
CONOCIAN BIEN, QUE SE HABIAN LEIDO, QUE SE ADMIRABAN
RECÍPROCAMNETE....

....PERO AQUELLA FRASE...Y EN UN ACTO QUE ERA MÁS UNA HUMILLACIÓN,
SIGNIFIABA CELEBRAR CON FLORES A UN CÓMPLICE DE NUESTRA ESCLAVIUD, DE NUESTRA OPRESIÓN...Y AQUELLA FRASE QUE DON PEDRO OYÓ CON INDECIBLE DOLOR Y SOPORTÓ CON ESTOICISMO Y SABIENDO QUE ERAN CIERTAS...QUE VICTOR TENIA LA VERDAD DE SU LADO....FUERON UNOS INSTANTES QUE PARECIERON ETERNOS....COMO SI EL TIEMPO SE DETUVIERA Y OCURRRIERAN INFINIDAD DE ACONTECIMIENTOS SIN SENTIDO NI CONEXIÓN.....

UN DIA DEPUES FUI A SU DESPACHO DE PARTE DE VICTOR RAMIREZ...ME
RECIBIÓ INMEDIATAMENTE...

"SIENTATE POR FAVOR, ¿¿¿QUÉ LIBRO ES???--PREGUNTÓ INTERESADO MIENTRAS LEIA LA DEDICOTARIO DE UN EJEMPLAR QUE LLEVABA EN LA MANO Y LE DIJE, QUE ESE SE LO DEDICABA ESPECIALMNTE PARA USTED LA ESCRITORA NATALIA SOSA AYALA....

"¡NATALIA!"--EXCLAMÓ CON EVIDENTE CONTENTA ADMIRACIÓN...

"SÍ, MIRE DON PEDRO, ACABAMOS DE PUBLICARLE ESTE POEMARIO LLAMADO "DICIEMBRE", A NATALIA SOSA AYALA...COMO VE LA PORTADA ES UNA REPRODUCCIÓN DE UN CUADRO DEL MALOGRADO JORGE ORAMAS...UN PAISAJE DE TAFIRA...Y LA INCIATIVA FUE DE FRANQUELO, DE VÍCTOR, Y MI COMPAÑERA ESTHER Y YO LE ECHAMOS UNA MANO...NATALIA NO SOLO ESCRIBE MUY BIEN...SINO QUE ES UNA MUJER EXTRAORDINARIA....AHORA, CON UNA HEMIPLEJÍA VIVE EN LA CALLE PORTUGAL, CON SU GATITA COMO UNICA COMPAÑÍA... CERCA DE LA CICER, AL LADO DE LAS CANTERAS....Y SUELE SALIR CUANDO TIENEN ANIMOS, LA VERDAD QUE CADA VEZ MENOS...A PASEAR POR LA AVENIDA...MIRANDO AL
HORIZONTE....COMO QUIEN ESPERA UN HERMOSO PEGASO QUE LA PASEE POR EL ESPACIO ISLEÑO..."CON DIOS YA ARREGLARE MIS CUENTAS..."-ME DIJO EN CIERTA OCASIÓN....

MIENTRAS LE CAÍA UNA LÁGRIMA SOBRE LA PAGINA QUE NATIALIA LE HABIA DEDICADO, ME DIJO, "¿NO ME PODRIAS VENDER OTROS 50 EJEMPLARES...YA SABES...PARA CADA COLEGIO...PARA LAS BIBLIOTECAS...?"...EVITANDO QUE SE NOTARA MI ALEGRÍA LE DIJE QUE POR SUPUESTO, QUE MAÑANA SE LOS TRAERÍA SIN FALTA...." "NO HACE FALTA QUE YO ESTE AQUI...SE LOS PUDES DEJAR A MI SECRETARIO..." ME FIRMÓ EL ALBARÁN POR CIEN LIBROS, Y CUANDO ME DESPEDIA...ME LLAMA, Y ME DICE "¡AH!, SE ME OLVIDABA...DILE A VÍCTOR QUE LO SIENTO MUCHÍSIMO...QUE LO ENTIENDO Y QUE OJALÁ ME PERDONE ALGÚN DIA...Y LE DAS MUCOS RECUERDOS DE MI PARTE Y QUE SE CUIDE", DESDE LUEGO, ADIOS DON PEDRO.....Y GRACIAS, MUCHAS GRACIAS, ASI SE LO DIRÉ, NO SE PREOCUPE.

Cuando empecé a bajar las escaleras empecé a recitar en voz baja...aunque subiendo levemente de tono su poema más legendario...su poema LA MALETA....

Ya tengo la maleta,
una maleta grande, de madera:
la que mi abuelo se llevó a La Habana,
mi padre a Venezuela.
La tengo preparada: cuatro fotos,
una escudilla blanca, una batea,
un libro de Galdós y una camisa
casi nueva.
La tengo ya cerrada y rodeándola
un hilo de pitera.
Ha servido de todo. Como banco
de viajar en cubierta,
y como mesa y, si me apuran mucho,
como ataúd me han de enterrar en ella.
Yo no sé dónde voy a echar raíces.
Ya las eché en la aldea.
Dejé el arado y el cuchillo grande,
las cuatro fanegadas de la vieja...
- La hostelería es buena, me dijeron.
Y cogí la bandeja.-
Si señor, no señor, lo que usted mande,
servida está la mesa...
Yo por vivir entre los míos hago
lo que sea.
Vi a las mujeres pálidas del norte
arrebatarse como hogueras
y llevarse las caras como platos
de mojo con morena,
tanto que aquí no dejan ni rubor
para tener vergüenza...
Vi vender nuestras costas en negocios
que no hay quién los entienda:
vendía un alemán, compraba un sueco,
¡y lo que se vendía era mi tierra!
Pero no importa, me quedé plantado.
Aquí nací, de aquí nadie me echa.
(Hasta que el otro día lo he sabido,
y he hecho de nuevo la maleta.)
He sabido que pronto van a venir de afuera
técnicos de alambrar los horizontes,
de encadenar la arena,
de hacer nidos de muerte en nuestras fincas,
de emponzoñar el aire y la marea,
de cambiar nuestros timples por tambores,
las isas por arengas,
las palabras de amor por ultimátums,
por tumbas las acequias...
Si se instalan los técnicos del odio
sobre nuestras laderas,
los niños africanos, desvelados
bajo la lona de sus tiendas,
mirarán con horror las siete islas,
no como siete estrellas,
sino como las siete plagas bíblicas,
las siete calaveras
desde donde su muerte, y nuestra muerte,
indefectiblemente se proyectan.
Yo por mi parte cojo la maleta.
La maleta que el viejo
se llevó a las Américas
en un barquillo de dos proas,
¡Qué valientes barquillas atuneras!
Tienen dos proas, una a cada lado,
para que nunca retrocedan.
Vayan a donde vayan siempre avanzan.
¿Quién dijo popa? ¡Avante a toda vela!
Y yo...voy a marcharme, reculando.
Voy a dejar que crezca
sobre esta tierra mía
toda la mala hierba.
Voy a volver la espalda al forastero
que vendrá con sus máquinas de guerra
para ensuciar de herrumbre las auroras,
de miedo las conciencias...
Pensándolo mejor, voy a sacar de la vieja maleta
el libro, la escudilla, la camisa,
la batea, voy a pintar y a barnizar de nuevo
su gastada madera,
voy a quitarle el hilo y a ponerle
la cerradura nueva.
Y con ella vacíame acercaré a la Isleta,
y al primer forastero de la muerte
que llegue a pisar tierra
se la regalo, para siempre suya,
y que la use y nunca la devuelva.
¡No quiero más maletas en la historia de la insular miseria!
Ellos, ellos, que cojan ellos la maleta.
Los invasores de la paz canaria
que cojan la maleta.
Los que venden la tierra que no es suya
que cojan la maleta.
Los que ponen la muerte en el futuro
¡que cojan la maleta!
Que cojan la maleta,
que cojan para siempre la maleta!

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.