jueves, 2 de diciembre de 2010

Tropezón con la bondad

Mallela V. Pérez Palomino (Desde Panamá. Especial para ARGENPRESS CULTURAL)

Desfallecí contigo en el discurso triste,
Me bañé en tus palabras de lágrimas mojadas,
Sin levantar un dedo siquiera, engullí tus ansias que llevaban
Dentro pedazos del alma.
Adolorido espíritu a traspiés camina,
Tratando mostrar dignidad supina:
La pena, el dolor que el pecho purifica,
Limpia, reconforta, humaniza.
Invasión de vibraciones de humildad, de encanto
Y se obnubila el llanto con una sonrisa,
Arco iris nacido después de la tormenta
Coloreando el cielo ayer enlutado.
Tu sonrisa, ¡Oh, Dios, qué regalo!
Imagen en mi mente para evocar sin prisa.
Toda la noche soñando con tu mirada limpia,
No haces nada: sólo me miras.
Me envuelves con dulzura, sin razones:
Ternura que fluye de tus pupilas prístinas.
Tu semblante laxo, tu rictus, amable
Y esa mirada posada en mi boca
¡Dios del verbo! ¿Qué he hecho para merecerla?
Y de paso ser blanco de tus bendiciones.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.