miércoles, 23 de marzo de 2011

A alegrarse, a alegrarse, Trump quiere candidatearse.....

María Luisa Etchart (Desde San José, Costa Rica. Especial para ARGENPRESS CULTURAL)

Confieso que a veces casi necesito pellizcarme para comprobar que no estoy soñando.

Hoy ha sido uno de esos días, cuando veía y oía en uno de los maravillosos noticieros con que CNN nos suele enseñar de qué se trata la realidad del mundo, vista desde el lado de los eternos “ganadores”: nada menos que a Donald Trump haciéndonos participar de dos de sus alentadores mensajes.

Por una parte, se tomará probablemente hasta junio para decidir si se presentará como candidato a la presidencia de los Estados Unidos, puesto para el que se siente totalmente capacitado con su gran experiencia en hacer dinero y, como para aumentar sus chances de que se lo considere elegible, narrando cómo estafó a Gaddafi alquilándole un enorme terreno para que pudiera acampar con su comitiva en tiendas de campaña con motivo de una reunión internacional a la que concurrió y luego, fingiendo que no sabía nada del asunto, lo obligó a marcharse del lugar. Parte de su jactancia es que le cobró por el alquiler de algunos días más de lo que la propiedad de los terrenos costaba. Y, como broche de oro, lo desalojó.

Lo peor no es que se jactó de haberlo estafado, sino que se reía felicísimo de haberlo hecho, en medio de la sonrisa rígida de los locutores festejando su “viveza”.

Tras escucharlo y tener que soportar la visión de su estúpido rostro reptil, no me cupo ninguna duda que tal vez llegue a presidente, o al menos merecería serlo, ya que hace años nos vienen acostumbrando a que el Imperio tenga por cara visible a seres de esa calaña. Ah, pero eso sí, elegidos libremente y con todos los procedimientos democráticos de rigor, lo cual realmente no habla muy a favor del pueblo que los vota y luego asiste en silencio a todos los desmadres y guerras que el rostro de turno decida iniciar.

Obama, mientras tanto, en una gira por Sud América muy acotada y poco clara en cuanto a su finalidad, finge estar casi de vacaciones y no ha dado una sola explicación sobre el ataque aéreo en Libia mientras los generales y personajes entrevistados al respecto, no saben ya qué decir pues por enésima vez su país inicia ataques (no defensas) contra tierras lejanas que tienen una realidad en común: la presencia abundante de petróleo en sus sub-suelos, justificándose con que lo hacen para defender poblaciones civiles, mientras siguen cometiendo crímenes con sus cobardes drones donde también mueren seres que son tan civiles como los de Libia.

¿Es que todavía necesitamos más pruebas de la codicia y la locura de este modelo que está llevando a nuestro bellísimo planeta al peligro de extinción?

¿No es suficiente para los hombres y mujeres de buena voluntad tener que comprobar día a día el rumbo incierto que se está imprimiendo al mundo, para encima tener que escuchar al gran número de “idiotisaurios” poner caras de entendidos en cada tema y justificar lo que no tiene justificación posible, llenándose la boca de acusaciones contra los “dictadores” y fingiendo saber todo sobre países de los que realmente nada sabemos?

Lo que más me sorprende es que en su mayoría se llaman a sí mismos “cristianos”, como si el ser a quien dicen adorar hubiera alentado las guerras, la muerte, la destrucción, en vez del amor y la compasión., o hubiera procurado acumular riquezas y suntuosos palacios en vez de transitar casi en harapos y en compañía de los pobres los senderos pedregosos de su tierra natal.

Las realidades de cada día son suficientemente dolorosas y preocupantes, para encima tener que deglutir tanta mentira e hipocresía que las acompaña, para lo cual no hay medicamento digestivo que surta efecto, aunque seguramente algún famoso laboratorio ya debe estar trabajando para producirlo. Eso sí, va a tener varios posibles efectos colaterales, entre los que puede estar el anestesiar parcial o totalmente nuestras conciencias, pero que seguramente igual va a ser aprobado por la DEA. Así que, muchachos, DON´T WORRY, BE HAPPY!

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.