jueves, 10 de marzo de 2011

El intelectual celoso de su pureza

Juan Alonso (Especial para ARGENPRESS CULTURAL)

Desde abajo de un limonero amarillo observa
el ejército del mal está invadiendo el país de mudecines del atardecer
los muertos ya se queman al sol,
lo reprueba con firmeza
mas calla porque ahí reina un sátrapa turbio
y es justo que desaparezca en ataques que nublen el sol
Tiene los ojos limpios entre las hojas verdes
inmóvil prefiere la brisa y el cielo azul
donde vela para que sus escritos no puedan ser acusados de desequilibrio,
prefiere escribir después páginas blancas de ira
condenando lo que ha visto hacer al imperio más poderoso de la historia
La complicidad es cómoda desde la fruta sabiendo
que es imposible que el humanismo gane si se exige lo perfecto en la lucha

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.