viernes, 29 de abril de 2011

Crítica literaria: “Ciudad del crimen”, de Charles Borden

Francisco Vélez Nieto (Desde España. Especial para ARGENPRESS CULTURAL)

No es la intención de este artículo abordar con juicio crítico de autor el desmesurado drama de la droga y sus consecuencias en la sociedad actual. Pero resulta que coincide dos días que me ha llevado la lectura de este impresionante libro de no ficción del reconocido escritor que es Charles Borden (1945), con la también lectura de una amplia noticia sobre la marcha de miles de mexicanos en la calle “para clamar contra la violencia”. Entre los que se encontraba el poeta Javier Sicilia con el dolor de quien acaba de sufrir la pérdida de un hijo y su pregunta” ¿Qué somos cuando nos matan a un hijo?” así como el hallazgo por la policía de 59 cadáveres en varias fosas comunes en el norte del país.

La otra lectura es un magistral artículo de Carlos Fuentes titulado “Señor embajador” que no tiene desperdicio, donde comenta que de los “Doscientos cincuenta millones de seres humanos, globalmente, usan drogas. Solo 25 millones son dependientes lo cual, en sí, indica que el tratamiento es más importante que el castigo” Noticia y artículo (publicados en el diario El País), se suman a la de miles de reportajes, artículos y ensayos, noticias y opiniones, que constantemente podemos conocer a través de los medios de comunicación. Por eso señalar esta coincidencia fresca con la lectura de esta obra “crónica extraordinaria” precisamente elaborada con envidiable profesionalidad sobre una tragedia que es el angustioso pan de cada día para millones de familias.

Es una narración devastadora de alto periodismo, sobre Ciudad Juárez, donde con escritura envolvente y dinámica retrata el real vivir, malvivir o sobrevivir, de la vida de sus habitantes. Advirtiendo que no es una obra de ficción sino de documentación, eso sí compuesta por ese estilo de periodismo americano que convierte datos, hechos y cifras, escalofriantes, en literatura de no ficción, aunque de un realismo sólidamente argumentado, que coloca tan estremecedor trance, repito, ampliamente abordado desde las más diferentes ópticas del papel de los gobiernos y de la sociedad ante esta tragedia. Mostrando el escaparate y pasarela de la vida cotidiana de la Ciudad Juárez, que también Carlos Fuentes en su artículo señala en las manera que “las políticas prohibicionistas no reducen el mercado ni el consumo de dogras”porque “las políticas en vigor han atacado la oferta mas no el consumo”

Estamos ante una exposición que es cascada insistentemente de actualidad enlutada, una escalofriante tragedia colectiva bien conocida, con censura y sin ella, por toda persona no dormida o indolente que lo desee, que para mayor fuerza y contundencia argumental en esta obra está elaborada sobre una base real Charles Borden muestra una entrega profesional y comprometida que refuerza su carácter profesional sustentando las doscientas setenta páginas de su crónica-relato, con un apéndice de ochenta y dos páginas. Apéndice, que como bien señala “Al principio es simplemente una Tarea de oficina. Leer periódicos y poner los nombres, y si las hay, la hora y la causa de la muerte. Entonces aumenta el volumen y el reporte se vuelve superficial. La gente desaparece y nunca se informa de su destino. Tampoco existen números de los secuestrados porque las familias apenas informan de tales conocimientos, pues tiene miedo de ser asesinado”, lo que certifica con una estadística minuciosa de 1652 asesinatos sucedidos en 2008.

Y todo esto un fruto responsablemente elaborado, porque “En Juárez se debe a las drogas, la policía y los militares luchan por las ganancias, la prensa se encuentra restringida por la intimidación y el asesinato de periodistas, y la línea entre el estado y los carteles parece no haber existido nunca” En resumen Ciudad del crimen, es un reportaje dantesco, un “descenso al infierno” pero, imposible de la belleza lírica que el Dante supo tallar en el Infierno de su Divina Comedia.

Traducción de Jordi Soler - DEBATE

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.