viernes, 13 de mayo de 2011

Al Capone y los siete enanitos juegan a la Ruleta Rusa

Guillermo Guzmán (Desde Barcelona, Venezuela. Especial para ARGENPRESS CULTURAL)

A propósito de Obama y de los siete enanitos, jugar a la “Ruleta Rusa” es una advertencia de que el suicidio no es un acto de valor ni de cobardía sino de enajenación de la conciencia.

La convicción razonable de que tú haces bien o mal, está vinculada, al menos, a valores respecto al hombre y a la sociedad; el hombre valora las cosas individuales y colectivas, a su modo.

Las cosas son buenas o son malas, son bonitas o son feas, frías o calientes, chavistas o escuálidas, claras u oscuras y etc., de acuerdo a lo que tú tengas en la cabeza.

Pero, lamentablemente, la cabeza de muchos no es más que un basurero de ideas envenenadas, atapuzadas por la televisión de Al Capone. Luego, la calificación de los valores de la realidad, depende considerablemente de una estimación errónea, en muchísimos casos.

Pienso que la objetividad es inalcanzable inclusive en la rigurosa ciencia de la matemática, en muchos casos. En el campo de las ciencias sociales alcanzar la objetividad se hace todavía más improbable; es decir, que la objetividad es poco probable de lograr en tanto que somos sujetos y es la subjetividad lo atinente, antes que la objetividad, puesto que no somos objetos.

Pero, el objeto tampoco parece estar interesado en sí y en su calificación puesto que, en tanto objeto, no piensa ni razona a menos que se trate de “Exo” que suele denominarse “Objeto del deseo”.

Es decir, la objetividad debe ser cualidad del objeto, no del sujeto; mientras que la subjetividad, sí debe ser propia del sujeto. Mas, el hecho es que muchos se califican de objetivos siendo que no lo son y eso es incongruente; no obstante, asuma el sujeto la calificación del objeto pero no como “corso por su casa”-quiero significar, no coger la vega pa´potrero-sino con ponderada sindéresis.

Obama USA a Superman-objeto-en función de “sujeto” y lo asume en persona (ya la basura mediática ha hecho suficiente trabajo en todo el mundo) por lo que su versión de la realidad es reasumida por millones como “Non plus ultra”.

Obama montó acá en Venezuela una organización denominada MUD para intentar tumbar a Chávez y en la que figuran enanos mentales, siete de los cuales destacan por sus necedades, a saber: El Vampiro, El Cataco, El Raroski, El Tigre, El Old Parr, El Mazamorro y La Maria Tomasa-todos los ocho, entre “”, por favor-mas, no volverán.

Pero son muchos otros, los zombis aspirantes a majunches; no obstante, se vislumbran esos siete enanitos para jugar a la Ruleta Rusa, el 12 de febrero de 2012, para escoger a un oponente contra Chávez.

Lo mejor que puede ocurrirle a cualquiera de ellos es que Al Capone les cancele su trabajo-con cesta tikect, inclusive-y, designe a un outsider porque lo que va a llevar el referido “Majunche” escogido, es julepe con butría.

Chávez es un “boxeador inteligente” que está en forma; él conoce cada golpe clásico del boxeo (político) y cuando, donde y como aplicarlo. De otra forma no habría podido sobrevivir; es que tiene la cabeza sobre los hombros, no en otra parte.

A veces él-Chávez-mete la pata pero, el manager (el pueblo)-no obstante que lo coscorronea- asume, de propio, el asunto.

Es que se trata de una relación. No olvidar que los valores no parecen ser expresamente, propiedades del objeto o del sujeto, propiamente dichos, sino de la relación entre el objeto y el sujeto.

Para entender algunas claves de la Revolución Bolivariana, habría que empezar por escarbar en la relación de Chávez con el pueblo venezolano; tanto con la oligarquía como con los pobres.

A mi modo de ver Chávez sostiene una relación de valores con el pueblo de Venezuela y la esencia de esos valores es que valen porque no son trucados sino encarnados a cuatro vientos.

Mas, si determinado periodista sedicente quiere comprender un poco más, sólo tiene que entrevistar a una piedra y, ejercer.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.