viernes, 13 de mayo de 2011

El líder

Juan Alonso (Especial para ARGENPRESS CULTURAL)

Para hacer la obra mutua
se marcha bajo sus órdenes
por propia voluntad
Al líder se le mira con afecto cada día
conociendo adónde va
para que el error o el triunfo sean compartidos
Se le debe criticar porque no es un amo
y abandonar si abandona el pacto
El poder que administra el líder de todos
debe contener un pequeño espacio soberano:
el seguidor
sencillo, disciplinado, consecuente
libre
nunca obediente ciego
El asunto es claro pero se ha enmarañado en la historia:
pueblos han llorado tarde por haberlos absolutizado

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.