viernes, 13 de mayo de 2011

Libro Ecológico

Carlos López Dzur (Desde San Juan de Puerto Rico. Especial para ARGENPRESS CULTURAL)

Fragmentos

7.

Deja el soliloquio, Nemoroso,
que ahora lo que estuvo umbrío como bosque
de pena se vuelve memorioso, Nemoris
de riqueza. Reacciona, Nemo, que la hembra
nereida es que abrió los ojos y ha mirado
hacia las fuentes inagotables,
a inmensos tesoros disponibles
(donde todo lo que existe se renueva).

Reconstruye tu canción de amor,
no lamentes, Polifemo, que Teócrito ha pedido
el Nuevo Idilio para los seductores.
El amor se escribió para sus despertares,
predestinado fue, grabado ya en las almas
y Damón lo comunicó para las piérides,
Alfesibeo fue testigo:
«No todos lo podemos todo»; pero,
elegir lo grabado en alma de Nereidas sí es posible.
Despierta de la pena, Nemoroso,

Elisa / Galatea / nereidas amadas
con los ojos de cíclopes / profetas del Ajna Chacra,
no se mueren con la Muerte,
no se asocian a la excresencia del fósil.
Transformarse no acabará suS cuerpos,
no pausarán las trascendencias
y la otra vida es sustentabilidad,
eterno presente, digno del círculo dinámico
de vida, presencia biocombustible
de los viejos bosques que llamaste Nemoris
porque no descubriste consuelo,
sólo el fósil del desgaste
en sólido carbón,
en oscuro petróleo oleaginoso
y olor de gas, vapores mefíticos
que han sido acumulaciones lacrimosas
de arcaicos seres vivos que murieron
(¿quién supo a ciencia cierta cuántos millones
de años o de siglos han pasado?

Ya, fosilizado el tiempo, por la mente caprichosa
del lamento son meros rastros de carbón o hidrocarburos).
¿Quién dirá para un poema de Virgilio / Ovidio /
Teócrito / Savannaro / Garcilaso
lo que necesitas por consuelo, Nemoroso:
que hay energía de sol que no se gasta,
aire que muele los vientos,
imanes de amor, cuánticas visitas
de unidad que dan el adiós a los fantasmas
de las zonas pantanosas de los bosques
y las grandes masas de plancton marino
acumuladas en el fondo del mar?

8.

Con enlaces de alta energía,
tu mundo volverá a ser
el más bello de los mundos,
tu experiencia de amor
no motivo de lágrimas.
Luz y oscuridad no significarán
el bosque umbrío, el alojo del monstruo
ante el trágico fin de la belleza...
Mira la alternativa, descrita
como la posibilidad de renovación.
La materia orgánica que se descompuso
parcialmente por falta de oxígeno
y por acción de la temperatura,
la presión y determinadas bacterias,
han sido depositarias de un secreto
y el Hallazgo Primario
son almacenes moleculares
con enlaces de alta energía.

9.

«La esencia del construir es el dejar habitar. […]
Solo si somos capaces de habitar podemos construir»:
Martin Heidegger

La experiencia más bella de lo humano
es evitar que el habitar [das Wohnen].
caiga en el olvido.
Que la ética originaria se vuelva
desconocimiento nemorioso,
indeterminación del tener, insuficiencia
del pensar vivo y no sepa
ni Salicio lo que tiene
por constitutivo de su ser
ni lo sepa Nemo, el cíclope
al olvidar que el mundo
tiene su mundo – entorno
y hay nereidas en él...
Un mundo donde los partícipes
disfrutan de su apertura descubriendo
y asumiendo acuerdos antes de
llamarse habitantes.

10.

«El imperio de lo dis-puesto quiere decir:el
hombre está puesto, interpelado y provocado
por un poder que se hace manifiesto en la esencia
de la técnica, y que él mismo no domina»:
Martin Heidegger

¿Qué haces tú del habitar [das Wohnen],
tú, inspector con ojo ciego, cristalino míope,
tú, con el ojo del apresamiento,
y el Gestell de las bestias?
¿Proteges algo con la virtud del quehacer
schützen —que el marino-poeta llama
el para qué de sus protecciones al mundo,
a la Cuatarnidad / a todo lo que quiera,
o no quiera, dioses? ... El argonauta mienta
su combate a las imposiciones
desde una posición total que es la estructura
de emplazamiento, el dispositivo, la disposición,
tu predisposición Nemoroso.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.