miércoles, 15 de junio de 2011

La mejor pluma de la bataraza…

Carlos Alberto Parodíz Márquez (Desde Lomas de Zamora, Argentina. Especial para ARGENPRESS CULTURAL)

Lo de los anuncios y del autobombo, me tienen algo preocupado. No quiero sumarme pero tampoco restarme a ciertas cuestiones que nuestra sociedad alberga. Por eso cuando me enteré que en Rio Negro, florecía un ejemplo más de coloniaje encubierto, recordé algunas fantasías que ya hiciera públicas y que, Tomás el comentarista de turno, reflotara, como la lenteja en el guiso. Para ser sincero, Tomás… que Tomás, confieso que esa coincidencia se alojó por un tiempo considerable en el depósito de cosas útiles.

Esta y otras cuestiones, del mismo palo, repasaba mientras atendía detalles de mi mudanza, sobre todo luego de una vida estacionada en el mismo sitio. En esta casa de Alejandro Korn, recibí ocho palmeras, sin afirmarlo, centenarias y una familia de búhos en su techo donde hacen apropiación indebida. Puedo decir gracias por tanto y perdón por tampoco, que me enseñara Santi, cronista de deportes y ojo en la noticia.

El Alfa gris tripulado por el Vasco, creo que hizo salir a los habitantes a la calle, por lo menos a los tierreros, para admirarlo. Yo suponía que la intuición de Yon es más efectiva que un GPS, y estaba en lo cierto. Aunque hizo una larga gira para hablar de lo mismo cuando, ahora, por la distancia, estas cosas se vuelven morosas. El tenía la misma información salvo el irónico aditamento.

- Creo que sos la mejor pluma, de la bataraza -, no quise darle atención, por lo menos importante y menos, darme por aludido. Parece que me estoy auto elogiando en exceso y eso no es bueno para nadie, menos para mí, que nunca me creí una historia. Pero el chascarrillo ardía en mis orejas.

- Fue Carlos, el hurón de Cañuelas, que comanda la administración del diario, el usuario redundante de la broma. Era necesario tener presente que los ausentes (yo) nunca cuentan, la gente habla a sus espaldas, es más cómodo. Pero él parece que conocía tus andanzas literarias y me las tiró por la cabeza, cosas de la inseguridad. Supo a destiempo que hay noticias que confirman tus predicciones de años atrás y carga el acoplado para no perder privilegios, dudoso, tal vez, de conocerte – Viniendo de Yon era un discurso casi demagógico. Miré para arriba invitando a ver la familia hurónica, algo que me pareció prudente.

- La cuestión es denunciada desde el pasado, cuando los países grandes se comían a los chicos, débiles para resistir la mordida del tiburón blanco. En el presente, subsiste el ejercicio gastronómico con las salvedades que dicta la globalidad. Hay un orden, en cuanto a las prioridades. Los frentes de conflicto abiertos desde Afganistán, pasando por Irak, Libia, mientras se prepara la lluvia de spots para estupidizar a la gente con garantías, muestran que las armas tienen un abanico superior - razonó el vasco con fragmentos de un cable de noticias, casi reciente. Con olor a nuevo. El mensaje precisaba:

“es más frecuente que prometan dólares por nuestra tierra y nuestra población. Antes, nosotros nos resistíamos, aunque la superioridad militar del conquistador quitaba chance. Ahora, nos conformamos porque creemos que nos van a aventajar en algo: suelen prometer inversiones”.

- ¿Y que es a lo que apunta esta acusación?-

-Ahora, compran o arriendan directamente nuestra tierra para asegurar su propia seguridad alimentaria, que está en peligro por el cambio climático, el aumento de la población y el sobre consumo de agua que amenaza con dejar en seco a más de un acuífero, sigue el cable – ameritó el vasco con la seguridad de los fenicios..

- Nosotros vendemos o arrendamos tierras sin reservas (bienvenido sea el reciente proyecto del gobierno) y les regalamos beneficios impositivos, puertos, agua, porque creemos que esos negocios son de beneficio mutuo. Además organizamos, junto a ellos, consorcios internacionales para enajenar nuestra tierra –de modo que el 10% de nuestro suelo ya es de propiedad extranjera” –, resumió Yon con una autoridad cautivamente, casi un político en busca de ideas.

- Me parece – le dije, - que siempre es el mismo cuento que cuenta la necesidad creciente de sociedades que, en el mejor de los casos, se olvidaron del trabajo, para vivir de la prebenda -, intenté bajarlo del caballo sin que se lastime. Para agregarle – ¿y a que viene eso? -

-ahora, la implantación en nuestra provincia (Río Negro), con una entrega de tierras, agua, puerto, oficinas, exenciones impositivas y vaya a saber qué ventajas más a una empresa china – recitó Yon, leyendo el cable..

- Que empieza recibiendo 3.000 ha de regalo y cerca de 250.000 en préstamo, que probablemente pagará menos impuestos que los demás ciudadanos, y uno debe preguntarse acerca del por qué de un acuerdo cuyos beneficios para Río Negro están lejos de ser claros. De la lectura del acuerdo sólo surgen beneficios para los chinos.

La legalidad del Acuerdo firmado en octubre también ha sido cuestionada. No se ha hecho estudio de impacto ambiental, ni el acuerdo ha pasado por la Legislatura, ni se han hecho las audiencias públicas que la ley establece – dijo el vasco engolando la voz luego de dar lectura al penúltimo párrafo.

- ¿Y cómo la ves?

“Los chinos son una nación "emergente", miembro de la línea llamada BRICS (Brasil, Rusia, India, China, Sudáfrica). Nos conviene asociarnos con este grupo, pero los humanos son iguales en todas partes y no se debe esperar que los nuevos colonizadores se porten mejor que los antiguos”- , concluyó Yon,

La tira de asado que nadie cuidó, sangraba copiosamente, bueno para el pan casero comprado en la ruta, mientras tomábamos tiempo, siempre hay algo para tomar en la viña del Señor, que no es el de los anillos, porque en un fresco hueco de la tierra, un Chateau Vieux, prometía mejor destino. Lo miré a Yon, en este tiempo de reconocimientos temporales y mojamos el pan, para avanzar en otro almuerzo fuera de todo protocolo.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.