jueves, 18 de agosto de 2011

Generación del 61: Cincuenta años

Eduardo Palma Moreno (Desde Chile. Especial para ARGENPRESS CULTURAL)

Cincuenta años atrás,
-cuando yo era más flaco que una lienza-
toda nuestra generación se movía nerviosa
en el punto de partida.
Estábamos ansiosos de descubrir el mundo:
subirnos a los tejados de los sueños,
enfrentar definitivamente a los molinos de viento,
-desvirginizar la vida-
y sembrar esa semilla generosa
largamente cultivada en nuestra Escuela.

Cincuenta años atrás
-cuando las hojas de los árboles se movían libremente-
y las páginas en blanco esperaban las palabras,
las palabras para ser escritas
-las palabras para pronunciar el mundo-.
Así, nos sumergimos en la lluvia,
llenamos los desiertos,
buceamos los ríos y los mares,
los bosques de la machi,
la montaña sagrada.

Cincuenta años atrás
-cuando aprender y enseñar no era un mercado-
dimos rienda suelta al compromiso,
transparentamos la luz:
HICIMOS LA TAREA.
¿Por qué, entonces, la oscuridad,
el desencanto,
el caos?

En todo caso, en la Alameda,
la juventud escribe la utopía
y las tierras del sur se visten de hualles y laureles.

Eduardo Palma Moreno es ex alumno normalista (ENREV, Generación 1961).

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.